El dragón chino en el puerto de Taranto: el colonialismo infraestructural chino "despierta" COPASIR

(Para Filippo Del Monte)
24/08/20

Las uñas del dragón chino pronto podrían apoderarse de la infraestructura estratégica de Taranto. Para advertir al Palazzo Chigi de este peligro fue el presidente de Copasir, el Excmo. Raffaele Volpi: "Con referencia a la cuestión más amplia de los intereses de las empresas chinas en los activos estratégicos nacionales, Copasir, en su función institucional, ya [...] ha adquirido un documento resumen, de los organismos de inteligencia, sobre los intereses expresados ​​por las empresas China hacia el área estratégica de Taranto o las plantas industriales de Ilva y la asignación de la gestión del puerto de la ciudad de Apulia " y pedir al ejecutivo que tome las "decisiones consiguientes" para salvaguardar estos importantes polos logístico-industriales nacionales en las costas jónicas.

En particular, el interés de los chinos se habría dirigido al puerto de Taranto, uno de los más importantes de Italia, ubicado en el corazón del Mediterráneo, a caballo entre las rutas comerciales euromediterráneas. Sobre todo, el puerto de Taranto se encuentra a 172 millas náuticas (318,544 km) de la ruta Suez-Gibraltar, la gran serpiente mercante del Mare Nostrum, y por tanto ha caído en la órbita de la capital del estado chino interesada en ampliar las redes comerciales de Pekín. en los "mares cálidos". El puerto de Taranto tiene 1.600.000 metros cuadrados de áreas operativas y 1.150.000 metros cuadrados de áreas de concesión y una terminal ferroviaria interna de contenedores conectada a la red nacional; también se ve afectado por las obras de modernización y mantenimiento programadas con la aprobación en 2019 del nuevo Plan Regulatorio que sigue fundamentalmente los lineamientos estratégicos del gobierno de Monti (2011-2013).

Para el manejo de contenedores, el puerto de Taranto ocupa el puesto 11 en Italia con un declive radical en la última década, pero también es importante subrayar que a lo largo de los años el puerto jónico se ha transformado en una infraestructura logística con algunos especificidad: sus muelles son de hecho transportados principalmente carbón y hierro y en esta zona, ligada a la tradición de la ciudad de la industria pesada, se encuentra firmemente en primer lugar, separando significativamente el puerto competidor de Piombino.

El pasado mes de junio el comisario extraordinario del puerto de Taranto Sergio Prete encomendó a la empresa pública (en casa de los Ministerios de Infraestructura y Medio Ambiente) Sogesid las obras de recuperación de la zona portuaria definida ex Yard Belleli, la misma por la que Ferretti Group (histórica empresa boloñesa controlada en un 86% por la estatal china Weichai Group) ha solicitado a la Autoridad Portuaria de Jonia una concesión por cuarenta años en las últimas semanas. La zona ex Yard Belleli Mide 38 hectáreas y está ubicado en el puerto todoterreno de Tarento, entre el canal de descarga de la acería ILVA y el V Sporgente; con el Plan Regulatorio Portuario se utilizó para diversas actividades de procesamiento y para almacenamiento y logística al menos en parte funcionalmente conectado e integrado a la mercadería en contenedores manipulada. El proyecto del Grupo Ferretti ítalo-chino prevé la construcción de un centro de producción y un centro de investigación y desarrollo con la posibilidad de dar trabajo a unas 200 personas.

Taranto vuelve con Trieste (v.articolo), Génova, Rávena, Venecia, Gioia Tauro y Palermo entre las infraestructuras portuarias "observadas de manera especial" por los estrategas chinos de la "Iniciativa de la Franja y la Ruta" y el desarrollo de una "ruta marítima de la seda" que no solo mejora los vínculos comerciales de la República Popular chino con los países mediterráneos de Eurasia pero que permite a las empresas expresión directa del gobierno de Beijing o "satélites" para controlar sectores importantes de infraestructuras estratégicas.

Los riesgos para la seguridad nacional son evidentes, tanto más porque la extensa red de intereses chinos en Italia es difícil de censurar, y luego porque Roma es uno de los países de la Alianza Atlántica que, precisamente en Tarento, se encuentra en la zona portuaria de Mar Grande que en el de Mar Piccolo tiene importantes instalaciones militares como la Marina.

Los barcos de la OTAN amarrados en Taranto participan en la operación antiterrorista Sea Guardian pero sobre todo tienen una proyección operativa hacia el mar Egeo, zona en la que actualmente hay fuertes tensiones entre Grecia y Turquía (ver los sucesos de Kastellorizo) y que son el resultado de los movimientos en el tablero más amplio del Cindoterraneo que ven al bloque enfrentando China occidental y socialcapitalista.

La eurodiputada de la Liga Norte Anna Bonfrisco (miembro de la Delegación UE-OTAN) ya había planteado el problema de una presencia china profundamente arraigada en el puerto de Taranto y hoy la cuestión ha sido retomada por Raffaele Volpi y el senador Adolfo Urso (Hermanos de Italia) quien es vicepresidente de Copasir.

En noviembre de 2019, el canciller Luigi Di Maio (uno de los principales patrocinadores de la Nueva Ruta de la Seda) en una visita a Shanghai había hablado sobre futuras iniciativas chinas para el puerto de Taranto, acogiendo con agrado la noticia del interés de Beijing, ahora Copasir ha pedido al gobierno poder controlar la evolución de las negociaciones en la Ruta de la Seda por temor a acuerdos no transparentes y la apertura de un canal preferencial para las operaciones de espionaje industrial y militar chino.

En la próxima sesión de Copasir hablaremos sobre el puerto de Taranto, pero no se excluye de ninguna manera que no aprovechemos la oportunidad para discutir de manera más general los intereses económico-comerciales (y político-estratégicos) chinos en Italia y, por lo tanto, el impacto del Nuevo Via della Seta sobre la política exterior de Roma. Una vez más, el tema de la disputa es la posición geopolítica que el gobierno de Giallorossi pretende dar a Italia y la interpretación de su papel atlántico.

Foto: Autoridad del Sistema Portuario del Mar Jónico - Puerto de Taranto / Marina