Guerras italianas en los conflictos de posguerra: el MB339 argentino del conflicto Malvinas / Falkland

(Para Manuele Serventi Merlo)
16/01/18

El MB339, así como su progenitor MB326, aunque en menor medida, tuvieron un buen éxito de ventas en el extranjero.

Favorecido por el buen desempeño general, su versatilidad de uso, y la capacidad de llevar una carga útil decente, el entonces nuevo modelo Aermacchi prevaleció especialmente en todos aquellos países que habían adoptado previamente la MB326.

Entre estos países también se encontraba Argentina que tenía en servicio desde el 1968 ocho MB326 en el escuadrón de ataque de la Armada 1 ° en la base Comandante Espora con el número de serie militar 3-A -... etc ...

Posteriormente, parte de estos aviones fueron transferidos a la Base Aérea de Punta Indio en el Escuadrón Aéreo Naval N. ° 4 en el 1972.

Satisfecho por el modelo anterior Aermacchi (foto), la Armada Argentina decidió en 1980, para adquirir incluso el MB339, en la versión A, para un total de diez muestras fueron redistribuidos a partir siempre de 1980 1 de Ataque de la escuadrilla aeronaval de Armada, enmarcado en 3 escuadrilla de aire naval, con la designación oficial MC.33.

El MB339, al igual que otros medios de transporte aéreo militares argentinos, se utilizó tan intensamente en el conflicto de las Malvinas, en virtud de su talento y fue rischierato a finales de abril 1982 la Base Aerea de Puerto Argentino (según el Inglés nombres de lugares de Puerto Stanley) junto con IA-58 Pucara y el mentor T-34.

Estos aviones fueron el único arsenal argentina, de hecho, que podrían operar desde pistas cortas de Puerto Argentino para llevar a cabo el reconocimiento necesario y apoyo táctico a las tropas de tierra dedicadas a la difícil tarea de impedir el desembarco de las fuerzas británicas de recuperar las Islas Malvinas .

Consciente del papel fundamental que pueden desempeñar estos aviones en el conflicto acaba de comenzar, las fuerzas armadas de Su Majestad Británica atacados desde las etapas iniciales de la guerra, la base de la fuerza aérea argentina en las islas para eliminar de forma permanente toda capacidad para hacer la guerra.

En este sentido, ya el 1 de mayo 1982 la Base Aérea de Puerto Argentino fue bombardeada por la RAF británica con el bombardero estratégico ahora obsoleto vulcano, entonces en vigor en los escuadrones n ° 44, 50 y 101, equipados para la ocasión del armamento convencional, con una incursión muy larga que requirió suministros múltiples en vuelo.

A pesar del fuerte compromiso, la incursión del único vulcano Usado en la misión "Black Buck", el resultado fue muy pobre: ​​solo una bomba golpeó la pista utilizada por los aviones argentinos, comprometiendo solo una pequeña parte de sus operaciones.

Otros efectos tuvieron el ataque realizado al amanecer del día siguiente por 12 Harrier de mar del grupo de ataque deArk Royal. Regresando sin pérdidas, yo Aguilucho Los ingleses lograron destruir uno Pucará y dañar otros tres aviones en Buenos Aires, que también causaron la muerte de un piloto argentino.

Así comenzó la vida turbulenta de la fuerza de ataque argentino sobre las Islas Malvinas, siempre sometido a partir de entonces la amenaza de apuestas a través de oponerse a los ataques aéreos, bombardeo naval, y acciones de comando, como ocurrió en la incursión en la isla de Pebble por SAS contra aeropuerto secundario local donde otros aviones argentinos eran riesgosos.

Una vida turbulenta también debido a las precarias condiciones de operación en las que operaban aviones y pilotos debido a las malas condiciones climáticas y la dificultad de tener conexiones logísticas estables con el continente.

De este estado de cosas hizo sus propios gastos un MB339A el 3 mayo que se estrelló contra el suelo debido a las malas condiciones climáticas con la muerte del piloto.

Las misiones del avión Ermitaño, sin embargo, nunca se detuvieron. Por el contrario, con el enfoque cada vez más evidente de la invasión inglesa para liberar las islas por mar, empleando tropas y ascuas de desembarco, su uso operativo se hizo aún más intenso y frenético.

Para lograr este resultado, los MB339 se usaron principalmente en misiones de reconocimiento y apoyo táctico cerca de las tropas argentinas en el área.

Una de ellas se hizo justamente famosa gracias, sobre todo, a la temeridad mostrada por el piloto argentino que la creó. La persona en cuestión fue el entonces teniente buque Owen Guillermo Crippa, irónicamente especie de origen italiano.

Las circunstancias de esta acción testifican claramente a las dificultades Crippa y sus colegas argentinos tuvo que enfrentar durante la duración del conflicto: la noche anterior a la de la famosa misión, en la devolución de un vuelo, el avión de su compañero de ala fue interceptado y asesinado por Aguilucho Los ingleses en el área de albergar el carro y debieron, por lo tanto, realizar un aterrizaje de emergencia en la pista de Puerto Argentino.

Aunque se usó toda la noche para reparar el avión, a la mañana siguiente solo el que piloteó Crippa pudo levantarse a la hora señalada para realizar las tareas asignadas.

Tareas asignadas que consistía, esencialmente, como se mencionó anteriormente, en hacer una encuesta sobre el estado de las fuerzas enemigas en inglés para arrebatar las intenciones y posiblemente atacar la nave de aterrizaje lanchas de desembarco que la fuerza de invasión Inglés destinada a traer a la tierra, dando así una mano a las tropas de tierra. Para cumplir con estos compromisos, contrariamente a las indicaciones del mismo piloto, el MB339A no viene armado con bombas.

Levantándose en vuelo desde su base, el Aermacchi voló sobre el mar en dirección norte. Posteriormente, el piloto decidió ingresar al Estrecho de San Carlos desde el norte, con el sol desde atrás, adosado a la costa, volando a pies 500 ya una velocidad de poco más de nodos 300.

Así fue como Crippa, cerca del promontorio de Quemes, se encontró frente a un helicóptero Sea Lynx de la Fuerza de Tarea Británica en una misión de vigilancia a una altura de aproximadamente 1.000 metros. Mientras estaba a punto de atacarlo, vio a lo lejos lo que temía el Alto Mando argentino: la fuerza de aterrizaje de Su Majestad escoltada por varios buques de guerra que ya habían comenzado a operar.

Dado un objetivo mucho más satisfactoria prácticamente en la última etapa de unión con el lince, el piloto argentino invirtió la ruta de ataque va prácticamente tocar el helicóptero y se lanzó a una inmersión desesperada hacia los barcos ingleses a toda velocidad realizando maniobras evasivas pequeña.

El fuego antiaéreo de los barcos de la Armada Real fue inmediatamente muy intenso, especialmente el del ametrallador. Sin embargo, Crippa logró acercarse a la flota y apuntar a una de las fragatas de escolta de entrenamiento.

Está armado sólo con el fusil y dispensadores 30 cohetes mm ZUNI el piloto argentino, sabiendo que no pueden en ningún punto de paso al hundimiento de la nave, que decidió rodar las antenas y el puente de la fragata enmarcado, que resultó ser el HMS Argonaut (imagen a la derecha, insignia óptica F56).

El daño producido por la acción de Crippa fue todo modesto: varios disparos llegaron al radar tipo 965 sin destruirlo. Por otro lado, el escape de fuego antiaéreo Inglés fue aún más espectacular, el MB339 - militar de primer año-A-4 115 - y su piloto, pasó literalmente en el medio de la flota enemiga confiando en que las naves, para no golpearse mutuamente , no habrían disparado. Y la cosa realmente funcionó al permitir que Crippa ganara preciosos segundos y llegar indemne a la base para lanzar la alarma de que el aterrizaje había comenzado y estaba avanzando.

Una vez más, sin embargo, se demostró al mundo el coraje y la habilidad de los pilotos argentinos, capaces de cumplir misiones desde "Kamikaze" no muy diferentes de las de sus colegas japoneses unos cuarenta años antes.

Si estas tácticas pilotos argentinos menudo no lograron alcanzar el éxito rotundo incluso cuando estaban disponibles armamento adecuado para el propósito - esto se aplica especialmente en relación con el uso de misiles anti-buque "Exocet" - con la misma frecuencia, sin embargo, las misiones se terminó trágicamente con la su muerte y la pérdida del avión.

Esto también sucedió con la línea MB339A. En concreto, el 21 mayo capitán de corbeta Daniel Miguel (foto), que puso a prueba el MB339A registrada-A-4 114, fue derribado por un spalleggiabile de misiles antiaéreos "soplete" operado por una Royal Marines mientras trataba, junto con una gregaria , para proporcionar apoyo aéreo cercano a las tropas argentinas que defendieron la aldea de Darwin.

En este punto, sin embargo, la guerra por la posesión de las Malvinas estaba ahora llegando a su fin y la superioridad militar británica ahora apareció después de los primeros momentos difíciles.

A principios de junio, Port Stanley cayó en manos inglesas y el 14 de junio firmó un alto el fuego entre las partes. Así terminó la guerra para Argentina con una fuerte derrota. Esto dará lugar a una aceleración significativa de la ya moribunda dictadura militar que incluso llevó a cabo el destino hasta entonces.

El nuevo sistema democrático, también para hacer frente a la ya difícil situación económica nacional, decidió un recorte drástico en el gasto militar. Muchos arreglos llegaron a ser tan inutilizables debido a la falta de repuestos y dinero necesarios para garantizar el mantenimiento adecuado.

Para garantizar un funcionamiento mínimo de las fuerzas armadas, se decidió descartar parte del material. Estos incluyen los MB339A comprados solo a principios de los años ochenta. Varios ejemplares del entrenador Aermacchi se convirtieron y se utilizaron como "guardián de la puerta" o piezas de museo. El MB339A de Crippa incluso se vendió a un coleccionista estadounidense privado.

Paradójicamente, todo esto no sucedió por MB326 antiguos que continuaron funcionando con la insignia de la Aviación Naval Argentina hasta especímenes 2007 11 y que fueron adquiridos también de Brasil en la versión MB-326GC.

(foto: web)