Clase Marconi, el intento del submarino nuclear italiano

(Para Stefano Peverati)
06/10/21

A finales de la década de 50, muchas naciones de Europa Occidental y más allá del Telón de Acero estaban realizando estudios sobre energía nuclear con el objetivo de expandir sus arsenales de guerra, el Gobierno de Roma estaba preocupado por el dinamismo mostrado por Bucarest y Belgrado al monitorear constantemente la 'investigación instituto de Vinca. Además de esto, el ministro de Defensa Andreotti apoyó firmemente la necesidad de equipar a la Armada con submarinos de propulsión nuclear para contrastar con los últimos modelos que los soviéticos estaban poniendo en línea o completando.

Además, Andreotti siempre consideró el desarrollo de un submarino de ataque nuclear (SSN) un paso obligado para poder posteriormente llegar a la construcción de submarinos de ataque reales armados con misiles balísticos (SSBN).

Se decidió desarrollar un barco fuertemente inspirado en los estudios sobre el barco experimental. Albacora y similar a la clase Skipjack (foto de apertura) caracterizada por el diseño de lágrima alargada, timones colocados en la vela y de pequeñas dimensiones, soluciones que le permitían un buen grado de agilidad además de poder alcanzar una velocidad de 30 nudos gracias al empuje del Westinghouse S5W reactor.

Tras la aprobación por parte del gobierno Firmar la construcción de la Guglielmo Marconi fue confiada a los astilleros Tosi de Taranto mientras el Centro de Aplicaciones Militares de Energía Nuclear (CAMEN) debería haberse hecho cargo del reactor, pero el cambio de administración estadounidense y la posición considerada no demasiado "fuerte sobre el comunismo" en Roma llevaron en julio de 1963 a la negativa de Washington a transferir materiales y know-how fundamental para el desarrollo de esta tecnología, reduciendo el interés por los submarinos nucleares aunque el paréntesis se cerró definitivamente solo con la adhesión al pacto de no proliferación nuclear, porque aún quedaba abierta la posibilidad de SSN y continuaba el CAMEN de S. Piero a Grado en funcionamiento hasta el cierre de las centrales nucleares en Italia en la década de 80.

Al mismo tiempo, la Armada con el Programa 58 ordenó la producción de los cuatro barcos de la clase Todos (foto), modernos submarinos con los que sustituir a los viejos submarinos Jade, Vortice y el reconstruido Calvi (Por ejemplo, Bario) además de apoyar a las antiguas clases americanas Gato e Balao actualizado al estándar Guppy (Programa de mayor potencia propulsora submarina).

I Todos representaron los primeros vehículos submarinos de producción nacional después de la guerra y fueron la punta de lanza de los "delfines" hasta finales de la década de los 80, a estos barcos se fueron sumando paulatinamente otros barcos de la ex Marina de los EE. UU. Tenca e Espiga entregado bajo el Programa de asistencia de defensa mutua a principios de los 70. La paulatina obsolescencia de los primeros barcos americanos y los 4 primeros acabó Todos, habiendo reconocido que no habría SNN, los jefes del componente submarino tuvieron que elegir entre un Todos alargada o una nueva embarcación para renovar el componente. Eligieron lo nuevo que luego se convirtió en la clase. Sauro que paulatinamente entre 1980 y 1989 entró en servicio con sus tres primeras series.

Después de la cancelación de la quiebra Proyecto S90 se decidió mejorar el Sauro, configurando la cuarta serie de la clase Sauro para compensar el envejecimiento de Todos, pero era necesario equiparse con barcos modernos equipados con tecnología AIP (Air Independent Propulsion) y tras la quiebra de la empresa Maritalia, que iba a producir el motor diesel de ciclo cerrado o independiente del aire, Italia se incorporó al Submarino alemán. Consorcio en 1994 para el desarrollo de una nueva clase de barcos denominada tipo 212A interviniendo en el proyecto inicial con importantes mejoras.

Estos barcos rebautizados en casa como clase Todaro (siguiente foto) tienen características importantes partiendo del casco en material no magnético, características de diseño orientadas a reducir la firma acústica y celdas de combustible para producir energía a partir de la reacción entre hidrógeno y oxígeno asegurando un aumento significativo en el tiempo de inmersión en comparación con embarcaciones anteriores.

El jefe de la clase Salvatore todaro (S-526) entró oficialmente en servicio a principios de 2006, seguido al año siguiente por su gemelo Scirè (S-527) e inmediatamente fueron utilizados en importantes misiones de entrenamiento (Ejercicio de la Fuerza de Tarea Conjunta) junto a los submarinos nucleares de la Marina de los Estados Unidos después de haber recorrido las 15.000 millas en el Atlántico, logrando una de estas simulaciones el 27 de julio de 2008 para "hundir" el USS Roosevelt (CVN-71). También en el mismo período se ejerció la opción sobre los dos barcos de la segunda serie (Venuti e Romei) entró en servicio exactamente diez años después de que los dos primeros barcos ya presentaban algunas pequeñas mejoras en los sensores, un aumento de la autonomía.

La necesidad de que la Armada reemplace las últimas cuatro clases. Sauro condujo al desarrollo de una nueva versión del U 212A llamado Submarino del futuro cercano, que tendrá un casco ligeramente alargado en comparación con la versión U 212A, nuevas baterías de iones de litio capaces de permitir un mayor rendimiento y autonomía, equipos electrónicos de última generación que permitirán reducir la tripulación a 29 unidades y finalmente la posibilidad de estar armados con misiles de crucero dándoles la capacidad golpe profundo.

De cara al futuro, cuando llegue el momento de sustituir la primera serie de U 212A conceptualmente estaría inspirado en un barco con las mismas características que elU 212NFS pero más grande para acomodar al menos 6 vls como en el proyecto de clase Dosan Ahi Changho derivado de la clase Sohn Won-yil (Escriba 214). Ya que en los escenarios en los que se encuentra y se encontrará operando la Armada del futuro, además de los roles tradicionales, los "delfines" constituirán la punta de lanza de las capacidades ofensivas de la fuerza armada, pudiendo lanzar misiles crucero o , como ya lo hacen, actúan a partir de vector para la inserción de núcleos de la Grupo de Raiders transportar los medios de soporte relativos.

A estas tareas se suman tareas que en ocasiones quedan alejadas de la percepción común de problemas y prioridades, como la capacidad de disuasión y seguridad en las cuencas marítimas de interés nacional y las infraestructuras críticas relacionadas que se desarrollan a lo largo del fondo marino.

En este contexto, la orientación de la Armada hacia los ROV y AUV ya es evidente para el cumplimiento de esta función y la capacidad de albergar diversos vehículos. no tripulado.

En conclusión, después de haber repasado brevemente la historia de los submarinos italianos en el período de la posguerra, se puede entender por qué la Armada, en virtud de su posición geográfica y su visión estratégica (actual y limitada, ndd), no necesita actualmente barcos para nucleares. propulsión.

Lo diferente es para las grandes naciones que pasan por alto la inmensidad de los océanos con inmensas zonas económicas exclusivas incluso lejos de la madre patria que para la vigilancia de las cuales se requieren otras tecnologías que, sin embargo, no todas son capaces de desarrollar o al menos exigen altos transferencias de tecnologías. No en vano las naciones que contarán con submarinos nucleares en línea son las naciones victoriosas de la Segunda Guerra Mundial (Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China y Francia) presentes tanto en la versión de ataque (SSN) como en el portador de misiles balísticos (SSBN), además de este club restringido, India, Brasil y en los próximos años, gracias a los recientes acuerdos de AUKUS, también Australia.

A estas naciones se suman Pakistán, Israel, Corea del Norte y Corea del Sur que, aunque no cuentan con barcos de propulsión nuclear, son capaces de lanzar misiles desde sus submarinos armados con ojivas nucleares.

Foto: Marina de los Estados Unidos / Marina