De Tobruk a Zonderwater

16/02/21

La "Mina Premier", propiedad de la empresa de diamantes Petra Diamonds, ubicada en la ciudad de Cullinan, a 40 km. al este de Pretoria, es famosa por el descubrimiento, en 1905, del Diamante de Cullinan que, con un peso de 3.160 quilates, es el diamante en bruto más grande jamás descubierto.

En 1907 el gobierno sudafricano ofreció la piedra a Eduardo VII, rey de Inglaterra, con motivo de su 66 cumpleaños como muestra de agradecimiento al soberano por la autonomía concedida recientemente. Posteriormente la piedra se dividió en nueve enormes diamantes y en concreto se obtuvieron:

- el Cullinan I o Gran Estrella de África (530 quilates) que adorna el cetro imperial británico conocido como el "Cetro de San Eduardo";

- el Cullinan II (317 quilates) montado en la corona del estado imperial.

Tuve el placer de verlos a ambos, exhibidos en la Torre de Londres con todas las Joyas de la Corona Británica.

Bueno, en un terreno adyacente a esta famosa mina, en un páramo con forma de anfiteatro llamado Zonderwater (que en lengua boer significa "sin agua"), los ingleses, gracias a un acuerdo con el aliado sudafricano, comenzaron a trasladar a los primeros prisioneros desde los frentes de Eritrea y Cyrenaica; Ya después de la batalla de Sidi El Barrani (diciembre de 1940), el general Archibald Percival Wavell, comandante del Teatro Operacional que incluía a toda África y Medio Oriente, se encontró teniendo que manejar a miles de prisioneros que razones de seguridad requerían para sacar de esos escenarios. en continuo y rápido cambio, demasiado cerca de las áreas de operaciones, con la frecuente alternancia de avances y retiros recíprocos.

Pero volvamos a ese final de enero de 1941, en torno a Tobruk: por conveniencia me referiré a lugares y fechas referentes al grupo en el que se insertó mi padre, dando a entender que los hechos fueron replicados de la misma manera también para otros presos.

En la pieza anterior (v.articolo) habíamos dejado a los veinte mil defensores del Piazzaforte, despojados por los soldados australianos de todas sus posesiones o recuerdos personales, partiendo a pie, en largas columnas diferenciadas de unos dos mil hombres cada una, hacia el puerto de Sollum (foto); los heridos y algunos más afortunados también fueron llevados en camiones (unos veinte por vehículo).

Para todos fue un acto humillante, inhumano y contrario a las convenciones de Ginebra; durante cinco días no se distribuyó comida ni agua y decenas de presos murieron por deshidratación. La desesperación surgió y los comedores menos quisquillosos, incluido mi padre, por sugerencia de alguien que presumía de conocimientos de medicina, recogieron su orina en la botella y luego la bebieron por la noche, fresca, cuando la temperatura bajó significativamente; Siempre ha sido una de las primeras cosas que le decía mi padre a quienes le preguntaban cómo era su encarcelamiento (en consecuencia, el miedo a que le faltara agua lo atormentaba durante toda su vida: siempre bebía con avidez e inmoderación y dondequiera que iba el primer pensamiento era a traer agua a remolque).

En Sollum se embarcaron dos mil en barcos que podían transportar mil. Una vez en Alejandría en Egipto, después de aproximadamente un día de navegación, fueron cargados en trenes de mercancías para transportar ganado y trasladados a los distintos campos de clasificación a lo largo del canal de Suez.

Mi padre fue asignado al campamento 306, en la localidad de Geneifa, a unos cientos de metros del canal por la carretera de Ismailia a Suez. El campo constaba de una treintena de las llamadas "jaulas" de 100x100 m. rodeada por una cerca con los guardias caminando e iluminada por la noche por fotoeléctricas. Cada jaula podía acomodar hasta trescientos prisioneros.

En el interior de las jaulas se montaron carpas cónicas de planta circular, con un poste de hierro en el centro, donde se iba a dormir, ocho por carpa, vestido de tela y lleno de piojos.

Dormimos dispuestos radialmente con los pies hacia el poste; Para combatir el calor sofocante, los prisioneros ataron una cuerda a su pie conectado a la tela interior de la tienda y, a su vez, pedalearon para crear el efecto de abanico.

Hubo dos turnos de distribución de agua, de XNUMX a XNUMX horas y de XNUMX a XNUMX horas; había que hacerlo lo suficiente porque entonces los grifos permanecían cerrados todo el día.

Mientras tanto, había comenzado la desinfestación; Se distribuyó ropa de prisionero y se retiró el viejo uniforme del ejército italiano y se quemó junto con los piojos.

También se iniciaron los interrogatorios rituales que culminaron para cada uno con la asunción de la condición jurídica de Pow (Prisionero de guerra) y la asignación de un número de serie.

La comida consistía casi exclusivamente en una "sopa" de lentejas, garbanzos o frijoles mientras que para el desayuno repartían té, un trozo de pan y, en ocasiones, una cucharada de mermelada. De vez en cuando daban una lata de carne para dividir en dos y en este caso era recomendable ir a la fila con un amigo de confianza: uno tomaba la caja y el otro recogía el pan. Las peleas entre presos no eran infrecuentes porque quien recogía la caja, deshonestamente, intentaba hacerle perder la pista.

Mientras tanto, la noticia de la caída de Tobruk también había llegado a Cerdeña; como de costumbre se denunció la desaparición de mi padre y mi abuela, para recibir noticias, se dirigió al párroco del país quien a su vez activó al obispo que a su vez interesó al Vaticano (foto).

El 29 de abril de 1941, tres meses después de la captura, un grupo de aproximadamente 1500 prisioneros fue abordado en Suez para Sudáfrica.

El vapor, siguiendo la ruta del Mar Rojo, el Cuerno de África y el Océano Índico, con escalas en Adén (Yemen) y Mombasa (Kenia), aterrizó en Durban a los quince días.

Desde el puerto de Durban, a pie, fueron trasladados al campo de tránsito de Clairwood en las afueras de la ciudad: aquí tuvo lugar una segunda desinfestación con afeitado completo de barba y cabello y distribución de otras prendas. Luego subo a los trenes para llegar, tras dos días de viaje y 600 km de vía férrea, al destino final: Zonderwater. El calendario marcaba el 2 de junio de 1941 y el invierno había comenzado en la región de Transvaal.

El campo, inaugurado en abril de 1941, cuando llegó mi padre, contenía unos veinte mil prisioneros italianos.

El cuartel aún no estaba construido y los presos debían dormir en las habituales carpas circulares de ocho personas con un poste de hierro en el centro: muy peligroso porque cuando llovía atraía rayos y varios presos murieron por ello ya que las tormentas eran frecuentes y repentino.

El comportamiento de los guardias fue muy brusco y la comida absolutamente inadecuada; así lo atestiguan los diarios y cartas de los presos que escaparon a la censura, pero en particular los informes neutrales de la Cruz Roja Internacional.

Para el desayuno daban café y leche con un trozo de pan, para el almuerzo y la cena un trozo de pan, frutas, verduras y, alternativamente, un cucharón de polenta o caldo con un trozo de carne, patatas ... a veces un poco de queso. . También distribuyeron 5 cigarrillos "Springbocks" diarios, que los no fumadores intercambiaban por comida.

Mientras tanto mi abuela (era agosto de 1941) recibía de la Cruz Roja, a través del Vaticano, la noticia de que su hijo estaba vivo, internado en Sudáfrica (siguiente foto).

Mientras tanto, el número de prisioneros de los teatros de guerra del norte y este de África aumentaba mes a mes.

El punto de inflexión llegó a finales de 1942 cuando una personalidad sensible e ilustrada como el coronel sudafricano Hendrik Frederik Prinsloo fue enviado para dirigir el campo; de origen bóer, confinado de niño con su madre en un campo de concentración inglés en la guerra que los había visto oponerse a los bóers, había conocido de primera mano la dureza de la segregación y la privación.

Con previsión y concreción inició la construcción de carreteras y chozas de ladrillos, comedores, teatros, escuelas y gimnasios donde los presos pudieran evitar el aburrimiento y la postración.

En su configuración final, el campo llegó a albergar a más de cien mil prisioneros italianos. Era una pequeña ciudad prisión dividida en 14 bloques: cada bloque tenía 4 campamentos de 2000 hombres cada uno. Coordinado por un suboficial italiano que dependía de una contraparte sudafricana, cada campamento tenía 24 chozas con techo de hojalata. Cada bloque estaba cercado con alambre de púas y custodiado por guardias armados en los tejados; guardias de color circulaban a lo largo de la cerca, equipados solo con lanzas o palos, tal vez porque los soldados blancos sudafricanos los consideraban poco confiables. Dentro del bloque podía moverse libremente pero no podía pasar de un bloque a otro.

Hasta el 8 de septiembre de 1943 la división en bloques se hacía en base a ciertos criterios ideológicos a fin de evitar tensiones comprensibles entre los presos según las distintas orientaciones políticas; de hecho algunos habían optado por colaborar con los cuidadores obteniendo permiso para salir del campo a trabajar principalmente en actividades agrícolas, otros, creyendo que debían mantener la fe en el juramento inicial, prefirieron no colaborar mientras esperaban la repatriación en general más precaria condiciones y comida. Sin embargo, incluso la comida mejoró significativamente de tal manera que se definió como "excelente y abundante", ciertamente superior a lo que se distribuyó a los compañeros italianos en los frentes de guerra.

Treinta kilómetros de caminos conectaban las chozas con los comedores (3-4 por cuadra), los 17 teatros, escuelas para analfabetos o para quienes quisieran estudiar inglés. Se construyeron 16 campos de fútbol, ​​voleibol y baloncesto; entre los cien mil también había deportistas nacionales y europeos en diversas disciplinas. Al respecto, mi padre, aficionado al boxeo, contó el doble combate organizado en la primavera de 1943 entre dos boxeadores profesionales prisioneros; no recordaba los nombres pero luego descubrí que eran Verdinelli y Manca, arbitrados por el teniente Stevens, campeón sudafricano, al que asistió una gran audiencia pero también la prensa local.1.

Manca ganó ambos partidos y luego desafió al campeón sudafricano; El partido, que generó un gran debate en la prensa local, nunca fue autorizado por obvias razones de conveniencia.

Se organizaron actividades literarias y artesanales con exposiciones y premios a los mejores; periódicamente también se publicaron periódicos / boletines en italiano, editados por los propios presos. Se construyeron hospitales para un total de 3000 camas (foto) donde cada departamento estaba dirigido por médicos italianos, algunos que luego se hicieron muy famosos. Poco a poco se fueron construyendo también capillas o verdaderas iglesias donde los capellanes militares intentaron mantener ese mínimo de disciplina necesaria ante la ausencia de los oficiales internados intencionalmente en India en desacato a los Convenios de Ginebra.

Todo esto fue posible gracias a la previsión del coronel Prinsloo pero también a la actividad de la Cruz Roja Internacional así como a la presencia en Sudáfrica de una gran comunidad italiana que colaboró ​​activamente en los comités de asistencia que se fueron formando paulatinamente para hacer la vida menos onerosa. . de compañeros de prisión.

Se puede observar que nos hemos centrado solo en algunos aspectos positivos de lo que algunos historiadores han definido como un "buen encarcelamiento" en comparación, por ejemplo, con el reservado después del 8 de septiembre por los alemanes para los soldados italianos internados; fue y sigue siendo una historia de privación de libertad que, para quienes la sufrieron, fue sin embargo destructiva e insostenible. Es obvio que dentro del campo también hubo actos de vulgaridad y soberbia, episodios fraudulentos entre "pandillas" o hechos de delitos reales. Sin embargo, creemos que pertenecen más a la descortesía que a la historia.

De los cien mil, 252 no tuvieron la suerte de regresar a casa; murieron de accidentes o enfermedades y ahora están enterrados en un cementerio que, junto con un Museo, una Capilla y un monumento llamado "Tres Arcos", constituyen todo lo que queda después de que en 1947, con la salida de los últimos prisioneros, el campo fue desmantelado.

Una valiosa asociación llamada "Zonderwater Block ex Pow", presidida por el Dr. Emilio Coccia, un ingeniero muy estimado de Parma que ha vivido y trabajado durante varios años en Sudáfrica, ha obtenido del gobierno sudafricano el derecho al uso perpetuo de la Santuario y a la gestión del Museo donde se guardan documentos, objetos y recuerdos de esa época y de esos hechos.

Cada año, a principios de noviembre, la comunidad italiana y las Autoridades Diplomáticas de los dos países se reúnen para conmemorar a los 252 caídos pero también a los más de cien mil soldados que sacrificaron parte de su juventud a miles de kilómetros de Italia.

El artillero Manlio Sulis, nacido en 1911, Pow 190869, internado en el bloque 4 - campo 16, salió de Zonderwater con otros 444 prisioneros el 24 de agosto de 1944, zarpando desde Ciudad del Cabo en el barco motor SS “Nieuw Amsterdam” rumbo al Reino Unido.

El miedo a ser torpedeados por submarinos alemanes acompañó a los prisioneros durante todo el camino (trágica noticia del hundimiento del transatlántico "Laconia" - 12 de septiembre de 1942 - que salió de Ciudad del Cabo y se dirigió a Gran Bretaña en 1800 prisioneros italianos mientras navegaba frente a las costas africanas. costa cerca de la isla de Ascensión y el hundimiento del "RMS Nova Scotia" - el 28 de noviembre de 1942 - por el submarino alemán U-177 a unas 150 millas de Durban, con 769 prisioneros italianos de África Oriental).

Aterrizaron en Glasgow en una fecha que no pude determinar, presumiblemente a finales de septiembre; es cierto que el 14 de octubre de 1944 mi padre fue registrado en la entrada del Mellands Camp n. 126 en Manchester con el nuevo número de registro 162782. Permaneció en Gran Bretaña hasta su repatriación el 11 de febrero de 1946.

Surge espontáneamente una pregunta: ¿por qué los prisioneros italianos en manos de los británicos no fueron liberados después del 8 de septiembre de 1943 considerando que en esa fecha nos convertimos en "cobeligerantes" o aliados? ¿Por qué el gobierno británico se negó a repatriarlos incluso después del final del conflicto, tanto que la mayoría de ellos regresó a Italia solo a fines de 1946?

La respuesta… ¡estará en otra historia!

Giovanni Sulis (general de ca en licencia)

1 Gino Verdinelli, ex campeón italiano de peso welter / Giovanni Manca (1919-1982) Campeón de África Oriental y campeón italiano de peso mediano / Lawrence Stevens (1913-1989) Campeón sudafricano de peso ligero y medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles (1932).

Foto: autor