La caballería de Saboya en la tierra de Rusia

(Para Mario Veronesi)
13/04/21

En memoria de mi padre Angelo, fallecido en 2009 poco antes de que naciera mi sobrino, y a todos los hombres de la Caballería de Saboya.

A partir de la primavera de 1941, el Caballería de Saboya fue utilizado para la ocupación de Croacia y, en el verano del mismo año, fue asignado al frente ruso, como parte de la 3a división Rápido Príncipe Amedeo Duca d'Aosta, del Fuerza expedicionaria italiana en Rusia (CSIR).

Il Savoia partió de Italia el Julio 22 1941 en el ferrocarril, dividido en secciones, los días 24 y 25, pasó el Brennero. Cruzó Austria y llegó a Hungría en la estación de Borsa a 80 kilómetros de la frontera rumana. Luego llegó a Frasin, donde dejó el tren y continuó en camión durante 150 kilómetros hasta Botosani en Rumania. Desde este lugar el regimiento continuó a caballo. El camino hacia el frente se realizó en etapas sucesivas por los Cárpatos por las carreteras de Moldavia, Besarabia y Ucrania, siguiendo la ruta Trusesti-Nikoreny, llegando el 10 de agosto a Soroki donde el regimiento se detuvo durante un día.

Ucrania les dio la bienvenida con sus amplios paisajes, campos de trigo, centeno, avena, girasoles, acompañados de un gran calor. Por kilómetros y kilómetros, hay bosques a bosques, campos a campos, esparcidos por las manchas oscuras de las casas, sin campanario, torre que delimite su existencia. También hay pocas franjas de caminos, mientras que las de tierra o barro son visibles, debido a la alineación como militar, de los postes de madera del telégrafo, y de la luz que los recorre. Un paisaje milenario, atisbos de la vida medieval que aparecen y desaparecen en la inmensidad del llano. Escuadrones de prisioneros rusos empeñados en trabajar testigos silenciosos de un paso de todo tipo de vehículos, movidos por una carrera frenética hacia el este. A los lados de la carretera, las señales de la guerra que acaba de pasar, restos de tanques de los que aparece una estrella roja, cañones, autos destrozados y ya oxidados, restos evidentes de los enfrentamientos relámpago que los alemanes habían tenido en su carrera rápida. hacia el este.

29 agosto, el Saboya continuó hacia Ositeski, Novo Alexandrovka, Novo Ukrainka, Adzamka.

A principios septiembre el regimiento llegó al río Dnieper, mientras los alemanes preparaban la campaña en Kiev y el mar de Azov.

Il 5 septiembre todo el regimiento está en Jodssjolk Oulj. Desde el día siguiente hasta el 25 permaneció desplegado en la margen derecha del Dnieper.

26 septiembre, la Turín, la Rápido y los Tagliamento Blackshirts comienzan el avance desde la cabeza de puente de Dnepropetrowsk. Cuatro días después, toda la fuerza expedicionaria italiana pasó bajo el control del ejército de von Kleist. En los mismos dias el Savoia Primero se enfrentó a los alrededores de Dnepropetwosk, enérgicamente defendido por los rusos.

Así comenzó la tarea que habría llevado a cabo con valentía y abnegación: la patrulla y el control de un vasto territorio entre Auly y Romanocovo.

En la noche entre las 1 y 2 de Octubre, el regimiento cruzó el río Dnjepr en un puente tirado por los ingenieros.

18 octubre, la división inició el movimiento hacia la ciudad de Stalino (ahora Donetsk) el Savoia Marcharon a la cabeza, precediendo la mayor parte de unos 30 kilómetros. La marcha pronto se volvió agotadora por el barro y el frío.

1 noviembre il Savoia llega a Korssunj y permaneció allí hasta el día 3, al día siguiente fue a Sofyeva, permaneciendo cinco días desplegado a pie, luego un departamento de la pasubio reemplazó al regimiento que regresó a Korssunj. Después de unos días fue a Gorlovka.

5 noviembre el contingente italiano ocupa Nikitovka, el contraataque soviético dura seis días y obliga a los italianos a retirarse con cientos de muertos y heridos.

6 noviembre, ha caído la primera nieve, el frío quema el rostro y las manos se pegan al metal, el aliento se condensa, y el sol ilumina y hace brillar la nieve, pero no calienta. Con el avance del invierno, la vida parece cada vez más irreal, los días son muy cortos también por el hecho de la alineación del tiempo con Berlín y ya desde las primeras horas de la tarde poco después de las tres oscurece. Los hombres no tienen orejeras, pasamontañas, chaquetas acolchadas ni guantes acolchados. El número de hombres que sufrían congelación se multiplicó exponencialmente. Los caballos también sufren de frío y hambre. La avena no llega, la paja helada en los techos de las cabañas no apacigua el hambre, pero por otro lado les enferma de muermo, (enfermedad infecciosa contagiosa que afecta a caballos y burros, dañando sus mucosas, piel y órganos internos); el cólico prospera y los caballos mueren. Los caballos no podían soportar este terrible clima con la misma resistencia que los rusos.

En los siguientes días de noviembre el mando del CSIR ordenó que un escuadrón de la Savoia actuó en su servicio, y durante aproximadamente un mes, más o menos entre mediados de noviembre y fines de diciembre, operó en todo el frente de la división, los rusos lo definieron: El escuadrón fantasma. Tenía la tarea de patrullar la brecha entre los Rápido y algunos departamentos alemanes y para mantener contacto entre sí.

27 noviembre se ordenó al regimiento retirarse e ir a Awdiewka para la reorganización de las unidades y para un período de descanso. El mes de diciembre fue particularmente rígido y el regimiento estaba bloqueado por el frío, mientras los suministros eran cada vez más escasos.

25 diciembreEl día de Navidad, los rusos desataron su ofensiva contra las posiciones italianas, atacaron Nowaja Orlowa precedidos como siempre por un fuego de artillería muy violento. El mayor impacto lo sostuvieron los Bersaglieri del 3er regimiento y los Camisas Negras del Tagliamento. A las nueve de la mañana, toda la zona era un círculo del infierno, los rusos avanzaban presionando contra el centro del país. Era la 296a División de Infantería de Rusia. Hacia la noche, el país ya estaba en manos de las tropas soviéticas. Afortunadamente, formaciones de tanques alemanes gravitaron en las cercanías, que intervinieron, al día siguiente los rusos abandonaron Nowaja Orlowka. Los rusos antes de retirarse destruyeron sistemáticamente las puertas y ventanas de todas las casas, que no pudieron derribar por completo. Así que incluso los pocos que quedan en pie son inutilizables y constituyen un refugio insignificante contra el frío.

Santo Stefano, el termómetro marca 46 grados bajo cero y sopla un viento tan fuerte que es imposible caminar por las calles reducido a una capa de hielo.

30 diciembre, finaliza la batalla de Navidad, las bajas italianas son 168 muertos, 715 heridos, 305 congelados y 207 desaparecidos. Los rusos propusieron con esta batalla, romper las líneas sostenidas por el CSIR, y llegar a Michailowka y desde allí apuntar a la ciudad de Stalino, si se lograba este objetivo, habría puesto en crisis un frente de más de 100 kilómetros, esa es toda la matriz alemana hasta el mar, que habría estado amenazado de cerco.

21 de marzo, primer día de primavera, con treinta grados bajo cero y medio metro de nieve. A finales de marzo seguía nevando profusamente, y por la noche se desataban las tormentas primaverales que azotan pantanos y bosques, y congelan a quien no ha encontrado un agujero en el suelo, o un refugio improvisado.

In abril las condiciones meteorológicas cambiaron definitivamente, la temperatura desciende a cero grados, la nieve y el hielo se derriten. Con el objetivo de integrar las diezmadas filas del CSIR, llegan también las Ustascià de Pavelich. Es una unidad croata entrenada en Italia que luchará durante unos meses con los italianos, y luego pasará directamente por debajo de los alemanes. Casi todos morirán en el bolsillo de Stalingrado.

En Primavera 1942 Se conformó la agrupación de tropas a caballo, incluidos los regimientos: Savoia, Lanceros de Novara e Artillería a caballo. Constituyendo una gran unidad íntegramente montada a caballo. Se utilizó en patrullas y en el control del territorio para limpiar el frente, con tareas de exploración y, sobre todo, en el control de la retaguardia para tapar las filtraciones que se abrían continuamente en el demasiado grande despliegue ítalo-alemán. La Grupo de escuadrones cosacos, Mejor conocido como Grupo Maggiore Campello, adscrito a la Oficina de Información del 8º Ejército (ARMIR), integrado por unos trescientos cosacos, caballeros altamente capacitados y anticomunistas convencidos. Los cuadros de la unidad estaban formados por oficiales y suboficiales que fueron reconocidos con el rango que ostentaba en el Ejército Rojo. Llegaron nuevas divisiones de Italia para montar ARMIR junto a los veteranos, a los que se encomendó la tarea de avanzar en la zona del gran bucle del Don, y asentarse en las orillas del río cerca de Serafimovic. El personal incluía, además de los grupos ya presentes en suelo soviético y enmarcados en el XXXV ° Cuerpo de Ejército (CSIR), las divisiones sforzesca, Rávena, Cosseria y agrupación de camisas negras 23 de marzo con grupos leona e Valle de Scrivia, enmarcado en el 2do Cuerpo de Ejército, y las divisiones Julia, Cuneense e tridentina, constituyendo el cuerpo de ejército alpino. La división se sumaría más tarde a estas fuerzas Vicenza, formado por sólo dos regimientos de infantería, con deberes de guarnición en los territorios ocupados, y por los servicios del ejército, para un total de 220.000 soldados y 7.000 oficiales.

Los feroces combates se mantuvieron del 30 de julio al 13 de agosto por el Rápido para la conquista de la pequeña cabeza de puente del Don de Serafimovic.

24 agosto el famoso paso cargo de Izbusensky (a veces también conocido como "Isbuschenskij"), ubicado en el distrito de Serafimovicskij cerca de un recodo en el río Don. 650 caballeros se enfrentaron a unos 2.000 soviéticos. Las bajas, para el regimiento, ascendieron a 32 muertos, 52 heridos y más de 100 caballos fuera de combate. Para los rusos, sin embargo, las pérdidas fueron 150 muertos, 300 heridos y 500 prisioneros. También dejaron en el campo 4 cañones, 10 morteros, 50 ametralladoras y cientos de rifles. Este día ganó el regimiento 54 medallas de plata, la medalla de oro para el Mayor Litta, el Capitán Abba y el estandarte. El capellán Don Lidio Passeri anotó los nombres de los caídos, junto a cada nombre dibujó una pequeña cruz, tendrá que enviar el doloroso mensaje a las familias. Los cuerpos de los 32 caídos fueron compuestos con amor por compañeros soldados y enterrados en un pequeño cementerio cerca de Bolschoi. Cada uno de los caídos fue acompañado hasta la morada extrema por una andanada de fusil del piquete de honor y por las oraciones de Don Lidio Passeri.

13 septiembre, el cambio se produce con las tropas alpinas, y el Savoy se retira a la segunda fila en Duboskoj y luego en Papoff.

6 octubre una compañía de Film Luce llega al campamento de Savoy y durante un día entero filma al regimiento en posiciones repetidas para su futura proyección en Italia. De la carga real solo hay unas pocas tomas borrosas, tomadas por el Capitán Abba, antes de caer muerto.

19-20-21 Diciembre, los soviéticos completan el ataque. El retiro italiano comienza con dos columnas, la primera formada por las divisiones Rávena, pasubio, Y Turín; el segundo de las tasas de la pasubio, a partir de Rápidoy de la sforzesca.

24 diciembre, la primera columna italiana, cerrada en el bolsillo de Arbusovka, rompe el cerco, pero partes del Pasubio y Turín permanecen cerradas en Certcovo.

En la noche de 28 diciembre, la segunda columna italiana también llega a las líneas alemanas en Skassisrkaia. El Cuerpo de Ejército Alpino compuesto por las divisiones: Cuneense, Julia e tridentina todavía están desplegados en el frente del Don.

Finales de diciembre, una parte de los caballeros ha ido a pie y destinado a luchar con infantes y tropas alpinas en Rossosk, muy pocos volverán.

16 enero en la noche con 35 ° bajo cero la columna sale con los caballos blancos de escarcha y los soldados a pie para evitar heladas fáciles. El paseo por la nieve es de más de 1.000 km. Las nuevas líneas alemanas se alcanzarán el 4 de febrero. Un tren hospital parte hacia Italia con heridos y enfermos. Los demás continúan la marcha a caballo y llegan a Jarkov y luego a Gomel.

19 enero, ochenta minutos de artillería concentrada suena el comienzo del ataque ruso, luego las primeras olas rusas avanzan en la espesa niebla. Es el final y el comienzo de lo que la historia recordará como la trágica retirada de Rusia. Los tanques soviéticos habían llegado a Valujki en Oskol a 120 kilómetros del punto de partida. El dispositivo alemán abandona el Cáucaso. El Cuerpo de Ejército Alpino también está prácticamente rodeado. A las 10.00 recibe la orden del general Gariboldi de retirarse. Comienza otra tragedia. Los rusos lanzaron 21 divisiones de infantería, 11 de caballería y 10 brigadas blindadas, unos 650 tanques, contra siete divisiones alemanas, apuntando al ferrocarril Dnepropetrovsk-Stalino, por el que pasaron todos los refuerzos del 17º ejército.

26 enero, a las 12.00 horas comienza la batalla de Nikolajewka, será una fecha que muchos soldados y muchas familias nunca olvidarán. En Nikolajevka (ya no existe, habiendo sido absorbido por la ciudad de Livenka), varios pelotones y compañías enteras fueron a la muerte. Los carros rusos habían pasado el Don, habían esperado a que el espesor del hielo en el río fuera de más de un metro, cubierto por otro metro de nieve, momento en el que habían lanzado sus carros T34 que barrían la estepa nevada. Detrás de ellos, como siempre, miles de infantes de Siberia y de las repúblicas caucásicas, hombres con rasgos típicos asiáticos y como sus antepasados, fuertes y crueles. Los soldados capturados iban desarmados y partieron en largas filas hacia el este, y las columnas se adelgazaban cada vez más, cada hora, cada noche. El camino estaba marcado por una hilera de cadáveres que, afortunadamente, la nieve fresca cubrió. Aquí la historia presentó su relato, la retirada fue un drama atroz que costó decenas y decenas de miles de muertos, y la destrucción total de todo nuestro ejército en la tierra de Rusia, miles de camiones, cañones, cuadrúpedos, y todos los almacenes desaparecieron en el nieve de la estepa.

Marzo 9 1943, la marcha no había parado, el termómetro indicaba entre 27 y 10 grados bajo cero, a los 17 días la Caballería de Saboya llega a Gomel. El regimiento todavía tiene fuerzas para entrar en Gomel en perfecto estado y desfilar, estandarte al viento, ante la incrédula admiración de la guarnición alemana. Han pasado 50 días interminables desde la salida de Nikitowka, y se han recorrido 1.068 km, con sólo 13 días de descanso. Espíritu y disciplina han hecho que las pérdidas en los hombres hayan sido mínimas, siempre por congelación.

Marzo 26 1943 il Savoia regresa a Italia, les espera una traducción, una corta marcha hacia la estación de ferrocarril, o más bien hacia sus ruinas, bajo un fuerte aguanieve. De Bielorrusia bajaron a Ucrania, bajaron a Winniza y luego, cruzando los Cárpatos, entraron de nuevo en el puzsta húngaro.

Abril 2 1943 el regimiento llegó a Italia, a la estación de Osoppo, donde atendió todas las operaciones previstas para las tropas que regresaban del frente, todo el personal permaneció durante quince días en un campamento contumacial, relegado a un gran cuartel fuera de la ciudad; Se prohibió la salida libre y no pudieron tener ningún contacto con civiles.

Abril, ARMIR también repatria divisiones Rávena e Cosseria, llegará a Italia el mes siguiente. Así termina, con un tremendo desastre de hombres y medios, la aventura deseada por Mussolini en la tierra de Rusia.

Bibliografía

Bibliografía Riccardo Balzarotti - Alessandro Bettoni Cazzago

Mario Veronesi - Mi Rusia (diario de una guerra)

Maurizio Brignoli - La historia de la Savoia Cavalleria

Foto: autor