La batalla de Tobruk (21-23 de enero de 1941)

21/01/21

Los hechos de Tobruk se enmarcan en elOperación de brújula, provocado por el Fuerza del desierto occidental del general Archibald Percival Wavell contra las tropas italianas estacionadas en Libia al mando del general Rodolfo Graziani.

Fue principalmente un choque violento de artillería opuesta donde ganaron aquellos que pudieron combinar la potencia de fuego con la movilidad de las tropas.

Bardia acababa de caer (3-5 de enero) y, dado este resultado, no era de esperar que Tobruk —22.000 hombres y 340 cañones para 54 km de murallas defensivas— pudiera resistir mejor y más tiempo; peor aún, no podía haber ilusiones de que los británicos estuvieran deteniendo su ofensiva.

Graziani tuvo que tomar una decisión y el 9 de enero emitió las directrices para la batalla de arrestos en la línea Derna-Berta-Mechili, dando implícitamente a Tobruk perdido, a quien se le confió la tarea de ganar algo de tiempo; ¡la fortaleza debería haber repetido el milagro del Piave!

Desde el inicio de las hostilidades Tobruk había pasado por varias manos, pero desde que fue empleado por el XXII Cuerpo (18 de junio de 1940) se habían iniciado una serie de importantes obras de fortificación que incluían depósitos de combustible y municiones en cuevas, una planta de destilación de agua. Marina y una nueva zanja antitanque.

Por tanto, el 10 de enero el comandante del XXII Cuerpo de Ejército, general Enrico Pitassi-Mannella, ante la imposibilidad de recibir más refuerzos desde tierra, voló los puentes de la carretera a Bardia y la de Derna.

El 12 de enero, Graziani emitió la primera orden de batalla: la muralla defensiva, articulada en 16 fortalezas avanzadas, se dividió en dos sectores: el oriental bloqueando los orígenes de Bardia bajo el mando del general Barberis y el occidental bajo el mando del general Dalla Mura. como una barrera para los orígenes de Derna.

La artillería de maniobra, dispuesta en tres grupos, se asignaron dos al sector occidental (10º y 22º regimiento) y uno al sector oriental (25º regimiento. Dentro del cual se enmarcaba el grupo de 130 obuses, saliendo de Cerdeña. y aterrizó en Bengasi - vía Napoli - el 23 de octubre de 1940, compuesto principalmente por sardos, incluido mi padre Manlio).

A pesar de las medidas implementadas, Pitassi-Mannella tenía muy pocas ilusiones, sabiendo que algunas deficiencias no se podían llenar: los puestos de resistencia eran demasiado grandes, algunas obras de fortificación aún incompletas y un denso y persistente polvo de arena provocado por el viento. podría, como sucedió realmente, actuar como una niebla artificial a favor de los atacantes, haciendo imposible que los defensores observen.

Otro factor desfavorable fue la ausencia de reconocimiento aéreo: el Piazza Command tenía solo un par de aviones que no solo no podían traspasar el perímetro de Tobruk sino que en ocasiones ni siquiera despegaban debido a la presencia continua de cazas británicos. Por otro lado, gracias a los reconocimientos aéreos, habían adquirido fotografías que les permitían un estudio preciso de las alineaciones italianas.

En el lado italiano, por tanto, se sintió mucho la falta de información detallada sobre los adversarios, agravada por la uniformidad del terreno y por la movilidad de las tropas australianas y británicas que les permitió tomar el despliegue para el ataque sólo en el último momento y casi por sorpresa. Además, los italianos que habían escapado de Bardia y Sidi el Barrani eran pocos y de rango demasiado modesto y pudieron proporcionar información confiable sobre los medios y procedimientos tácticos del enemigo.

Las fuerzas británicas, enmarcadas en el 7º Cuerpo bajo el mando del general Richard O'Connor, incluían la 6ª División Blindada británica y la XNUMXª División Motorizada de Australia.

El frente de ruptura se eligió a unos seis kilómetros al este de la carretera a El-Adem; primero la 17ª y luego la 16ª y 19ª brigadas australianas atravesarían la brecha, mientras que la presión sobre el resto del muro se confiaba a las dos brigadas blindadas británicas.

De las 00.00 a las 02.00 horas del 21 de enero, el HMS Terror (foto) y dos cañoneras abrieron fuego contra Tobruk mientras algunos destructores interceptaban el San Giorgio para evitar que se haga a la mar.

Luego fue el turno de la Royal Air Force cuya acción también sirvió para tapar el ruido de unidades blindadas y artillería en movimiento. Si el fuego naval, no observado, fue absolutamente ineficaz, el bombardeo aéreo fue intenso. Sin embargo, ahora la guarnición estaba alerta; Desde hace dos semanas se vivía la sensación de un inminente atentado por lo que todos los días a las 04.30 la plaza estaba en estado de alarma, con el personal en los puestos de combate. Solo a las 07.30, cuando el sol estaba alto, se dejó descansar unas horas por turno. Por otra parte, los ataques aéreos del 19, con el lanzamiento de panfletos invitando a la rendición, habían acentuado la impresión de un ataque inminente, tanto que el general Pitassi-Mannella había pedido al Comando Superior un bombardeo aéreo para la mañana del 21.

A las 05.40 se desató la preparación británica que abarcó todo el frente sur; la artillería italiana reaccionó rápidamente. La actividad de la artillería contraria continuó con violencia durante más de una hora mientras un gran polvo provocado por los disparos entrantes y salientes envolvía las posiciones de la resistencia como un inmenso banco de niebla que impedía la detección de cohetes lanzados desde los baluartes atacados para invocar el fuego de bombardeo. Los oficiales de observación estaban ciegos: sus precarias disposiciones - postes de peldaños con un nido de cuervo desprotegido en la parte superior - fueron demolidos en muy poco tiempo, de modo que la acción de los grupos de artillería permaneció ligada a objetivos normales sin posibilidad de sumar donde era mayor. la necesidad.

Hacia el amanecer el fuego británico disminuyó tanto que se pudo escuchar el sonido de los vehículos blindados en movimiento y se creyó que la calma había regresado. Fue simplemente el tiempo que tardó la artillería británica en mover el fuego desde el área elegida para la ruptura a las áreas más profundas. De hecho, inmediatamente después de que la 17ª brigada australiana, que se había movido al abrigo de ese incendio, lanzó un asalto. Superar el obstáculo no fue difícil: dos hileras de minas y una valla colocada rápidamente con postes de madera mal fijados en el suelo rocoso. Los factores de éxito fueron la rapidez de ejecución, la luz aún incierta, el enorme alboroto en todo el sector así como la crisis de las conexiones telefónicas y de radio (los linieros y los ingenieros de los ingenieros, enviados para remediar la interrupción del sistema de transmisiones, casi todas desaparecidas tragadas por la pelea).

A las 07.00 horas el corte era de más de un kilómetro y los carros lo atravesaron. Los primeros en ser investidos fueron los grupos de artillería del grupo 25 donde estaba mi padre; un teniente comandante de la batería, a quien tuve el placer de conocer en Sassari hace cuarenta años, me dijo que, al ver aparecer repentinamente estos grandes vagones, de repente pasaron del bombardeo al fuego directo hasta que los vagones estallaron en el medio. a hombres y pedazos!

La lucha en la zona de despliegue de artillería siguió una secuencia inevitable: los vehículos blindados, seguidos de cerca por las compañías de infantería australianas, apuntaban a los flancos o detrás de las baterías cuya resistencia -basada en las pocas armas de la defensa cercana- no podía demorarse en un enemigo móvil que, además, emergió repentinamente de un manto arenoso.

La primera noticia del avance australiano llegó al Comando del Cuerpo de Ejército a las 08.45 cuando ya se había establecido y las Brigadas 16 y 19 de Australia también habían irrumpido en la brecha, apuntando directamente a Tobruk.

Alrededor de las 10.30, el sector oriental quedó completamente destruido. Hubo episodios de coraje tenaz y desafortunado y otros en los que la rapidez de un asalto inesperado desde varias direcciones prevaleció sobre la disposición de la defensa.

Mientras tanto, el comandante de la San Giorgio hizo una solicitud para dejar el puerto antes de que cayera la plaza. El Comando Superior de la Armada se pronunció favorablemente pero Graziani se opuso por las evidentes repercusiones negativas que tendría la salida del crucero en la moral de los defensores. Por tanto, se decidió que el barco permanecería luchando en tierra con su artillería el mayor tiempo posible. Entonces se hundiría.

Mientras se desarrollaban los hechos descritos, el sector occidental se mantuvo. Solo a última hora de la tarde las unidades de la Séptima Brigada Blindada británica se infiltraron en las fortalezas en el extremo norte de la posición de resistencia.

Al anochecer, más de la mitad de la plaza estaba en manos australianas. Durante la noche se elaboraron planes para destruir todo lo que no fuera explotado por el enemigo: destiladores, depósitos de combustible y municiones, vehículos y artillería. A las 04.15 del 22 la San Giorgio (foto) se hundió.

El general O'Connor sabía que había ganado la partida y en la madrugada del día 22 ordenó que se reanudara el avance en todas direcciones. No hubo más resistencia organizada. Cada elemento residual del cuadrado se defendió. Hacia las 16 de la tarde cayó prisionero todo el Comando del XXII Cuerpo de Ejército y con él el general Pitassi-Mannella (la guerra terminará en un campo de prisioneros en la India). El resto del día 22 y todo el 23 no fueron más que una redada continua de materiales y prisioneros.

El 400º Cuerpo del Ejército Británico tuvo poco más de 355 bajas, de las cuales 780 fueron australianas. Las bajas italianas fueron alrededor de 2000 muertos, 22.000 heridos y XNUMX prisioneros.

Unos días más tarde comenzaría un éxodo "bíblico" para ellos a pie por la Via Balbia hasta el puerto de Sollum, luego abordaría los barcos para Alejandría en Egipto y los campos de clasificación en el canal de Suez desde donde algunos tomarían el camino a la India, otros a Kenia; pero la masa, incluido mi padre, se encontró en lo que luego se consideró el campo de prisioneros más grande construido por los aliados en la Segunda Guerra Mundial, por donde se estima que pasaron unos 2 prisioneros italianos: Zonderwater en Sudáfrica ... pero esta es otra historia!

Giovanni Sulis (general de ca en licencia)

De archivo: Web