El componente blindado del Ejército de Liberación de Rusia en la Segunda Guerra Mundial

(Para Andrea gaspardo)
25/01/23

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Alemania de Hitler se involucró en una lucha total con la Unión Soviética que en gran medida fue más allá de los confines de un mero "choque de poder" hasta convertirse en una verdadera "lucha por la supervivencia" en ambos lados. No obstante, es interesante notar que a lo largo del período entre 1941 y 1945, más de 1 millón de ex ciudadanos soviéticos colaboraron activamente con los alemanes y sus aliados del Eje de una forma u otra.

En este panorama jugaron un papel significativo las unidades colaboracionistas "rusas" que, además, fueron las únicas en estar dotadas de su propio componente blindado autónomo. Curiosamente, la primera de estas "unidades rusas" no se originó en la Unión Soviética sino en territorio yugoslavo.

Después de la destrucción del Reino de Yugoslavia por las fuerzas del Eje, un grupo de ex oficiales zaristas caracterizados por inclinaciones políticas pro-alemanas y fuertemente anticomunistas crearon el llamado Cuerpo Independiente Ruso que, tras una serie de transformaciones, adquirió una dimensión divisional y fue absorbida por la Wehrmacht con el nombre de Cuerpo de protección ruso en Serbia. Las filas de esta división se completaron atrayendo voluntarios de las comunidades de emigrados rusos antisoviéticos dispersos por toda el área de Yugoslavia (especialmente en Serbia).

En su apogeo, el RSS (Russisches Schutzkorps serbio) contaba con alrededor de 12.000 hombres (aunque los que servían colectivamente eran muchos más) y estaban equipados con varios tanques de premio franceses Hotchkiss H39. El RSS se utilizó durante toda la guerra en operaciones contra los partisanos yugoslavos y, más tarde, sus miembros corrieron la misma suerte que Tito reservaba para los traidores a Yugoslavia. Sin embargo, la reserva más importante de que disponían los alemanes para encontrar "colaboradores" era, sin duda, la vasta población de prisioneros de guerra soviéticos que languidecían en los campos de concentración del Tercer Reich y del resto de Europa tras las devastadoras victorias alemanas en la primera fase de la Segunda Guerra Mundial. guerra contra el enemigo oriental. Muchos de estos prisioneros de guerra soviéticos (aunque NUNCA LA MAYORÍA) se sintieron tentados a aceptar las ofertas alemanas de colaboración tanto para escapar de las espantosas condiciones de vida en los campos de prisioneros como por odio al régimen soviético al que consideraban responsable (¡no del todo equivocado!) de sus vidas. miserias

Si bien el reclutamiento de voluntarios pertenecientes a las más dispares minorías étnicas se llevó a cabo con rapidez y tanto la Wehrmacht como las Waffen-SS pudieron reunir numerosos reclutas con los que formar diferentes legiones y divisiones, no fue así con los "rusos étnicos". " ya que Hitler estaba firmemente en contra de ver a los que consideraba "los subhumanos por excelencia" (junto con los judíos) luchando al lado de los alemanes. A pesar de esta hostilidad por parte de la dirección, el problema fue superado lentamente en los niveles inferiores.

Como en otros casos, las más rápidas en aprovechar la situación fueron las Waffen-SS que ya a finales de 1941 crearon una unidad de policía auxiliar bajo su control en un área entre los oblasts soviéticos de Bryansk, Orel y Kursk. La unidad inicialmente contaba con solo 200 hombres, pero luego creció a una cantidad considerable de 10 a 12.000 hombres bajo el mando de Bronislav Vladislavovich Stroganof Kaminski y se conocía oficialmente como Sturmbrigade de las SS (brigada de asalto de las SS). Conocida coloquialmente como "Brigada Kaminski" (por el nombre de su comandante), con el tiempo pasó a llamarse "RONA" (acrónimo que significa "Ejército Popular de Liberación de Rusia"), sin embargo nunca tuvo la función que dejó el altisonante nombre. Entiendo, de hecho aún en su momento de máximo "esplendor", no era más que una banda de sicarios utilizada por las Waffen-SS para operaciones antipartisanas y para sembrar puro terror entre la población civil de las tierras del este de Europa, como ocurrió por ejemplo durante el levantamiento de Varsovia, entre el 1 de agosto y el 2 de octubre de 1944, cuando fueron precisamente los hombres de la "Brigada Kaminski" junto a los de la brigada penal de las Waffen-SS "Dirlewanger" (comandada precisamente por Oskar Paul Dirlewanger ) que cometen los actos de crueldad más atroces contra guerrilleros y civiles polacos.

Durante sus casi tres años de existencia, con el fin de cumplir mejor su tarea como unidad antipartisana y gozar de una cómoda ventaja en potencia de fuego, a RONA también se le asignó una unidad blindada compuesta por 1 carro pesado KV-1, 8 T-34 tanques (foto de apertura), 5 tanques ligeros BT y algunos vehículos blindados.

Tras destacarse en la represión del levantamiento de Varsovia, Bronislav Kaminski (foto) fue acusado por los altos mandos de las SS de aprovecharse de su posición para saquear los bienes de las poblaciones que sus hombres aterrorizaban y, posteriormente, fusilaban junto con los todo el personal general de su unidad. Los restos de la "Brigada Kaminski" fueron disueltos y absorbidos por otra unidad "rusa" que Alemania estaba creando en ese momento: LaEjército de Liberación de Rusia (más conocido como “ROA”).

La ROA nació oficialmente a fines de 1944 para servir como el ejército de la KONR, siglas que significan "Comité para la Liberación de los Pueblos de Rusia". El general Andrey Andreyevich Vlasov se colocó al frente de esta última organización, fundada en noviembre de 1944 bajo el impulso de los alemanes; una vez una estrella en ascenso en el Ejército Rojo que se convirtió en colaborador después de su captura por los alemanes en el frente de Leningrado en junio de 1942.

En el corto lapso de su existencia, el ROA logró establecer solo 3 divisiones:

- el 600a División de Infantería Rusa, con 20.000 soldados;

- el 650a División de Infantería Rusa, con 12.000 soldados;

- el 700a División de infantería rusa, con 10.000 soldados.

En general, la experiencia de ROA podría resumirse con la expresión "demasiado poco y demasiado tarde". Aunque a finales de 1944 había 800.000 ciudadanos exsoviéticos en armas en las filas de la Wehrmacht y las Waffen-SS, ambas instituciones se mostraron extremadamente hostiles a la perspectiva de "entregar" a sus "soldados de origen soviético" a el naciente ROA tanto que, al final del conflicto, solo una de las 3 divisiones del ROA, la 600, bajo el mando del general Sergey Kuzmich Bunyachenko había entrado en pleno funcionamiento. Y fue precisamente esto lo que recibió un componente blindado importante, aunque pequeño. Originalmente estaba compuesta por una pequeña cantidad de tanques T-34 y vehículos blindados BA-10, pero después de que la división pudo, a principios de febrero de 1945, distinguirse en las luchas contra la cabeza de puente soviética de Neulowin, fue "recompensada". con la venta de 9 tanques T-34, 2 cañones de asalto SU-85, algunos vehículos blindados BA-10 y, sobre todo, una compañía cazacarros de 10 Jagdpanzer 38(t) Hetzer.

En cualquier caso, la Segunda Guerra Mundial casi había terminado y los soldados de la ROA, apretados entre el Tercer Reich y la Unión Soviética, estaban como condenados esperando su condena final.

Enfurecidos por años de humillación a manos de los alemanes, los oficiales de la ROA, especialmente el general Bunyachenko, desobedecieron las órdenes de suicidio del Alto Mando alemán y condujeron a sus hombres a Checoslovaquia donde, en una batalla final codo con codo con los partisanos de los checoslovacos. resistencia, contribuyeron significativamente a defender Praga del intento de las Waffen-SS de arrasarla como habían hecho con Varsovia el año anterior, tras lo cual encontraron su inevitable fin a manos de sus ex-compañeros del Ejército victorioso Rojo.

Foto: web / Bundesarchiv

defensa de rheinmetal