La Moskova 1812

(Para Paolo Palumbo)
23/04/22

De todas las batallas que peleó Napoleón, la de Borodino, o de otro modo llamado por la historiografía francesa de La Moskova, fue sin duda el más sangriento y feroz. Representó la culminación de la campaña napoleónica en Rusia en 1812 y quizás también el punto máximo de desgaste alcanzado por el ejército francés.

La victoria de Napoleón -porque fue una victoria- abrió el camino a los franceses hacia Moscú donde, sin embargo, habrían conocido la crueldad del invierno ruso y la miseria del hambre. Era el comienzo de un fuerte descenso a los infiernos, de una derrota sin retorno, donde los soldados perecían de hambre, congelados o atravesados ​​por la lanza de algún cosaco. Napoleón inició así su declive que lo llevaría a la fatídica Batalla de Leipzig en 1813.

En Borodino se enfrentaron dos ejércitos cuyas raíces eran profundamente diferentes: los soldados pertenecían a culturas disímiles. Los rusos tenían un ejército grande pero obsoleto y engorroso, especialmente en la cadena de mando; Napoleón, en cambio, tenía la Gran Ejército, una formación militar de primer orden, pero heterogénea.

El emperador, antes de invadir Rusia, quería involucrar a tantos aliados como fuera posible, aunque sabía que entre ellos había quienes no querían más que verla destruida: Austria y Prusia, por ejemplo, se unieron a la causa de Napoleón solo porque se vieron obligados por las humillantes derrotas sufridas en años anteriores. Es más, el ejército francés venía de allí desde hacía meses en los que no había hecho más que marchar: hambrientos, cansados ​​y reducidos a la mitad de sus efectivos, muchos regimientos estaban exhaustos y no veían la hora de enfrentarse a los rusos en una clásica batalla en campo abierto. . .

Entre los numerosos soldados que componían el ejército de invasión francés, también estaba el cuerpo de ejército comandado por el príncipe Eugenio de Beauharnais, virrey del Reino de Italia, que había puesto a disposición de su padrastro un contingente de infantería itálica. Cesare De Laugier, quizás el memorialista de la campaña rusa más conocido, estaba con el Guardia Real, cuerpo de élite y guardia personal de Eugene: "En la madrugada del 28 de febrero de 1812, 60.000 soldados italianos, seguidos de copiosa artillería y carruajes, partieron hacia Alemania, sin saber el motivo. Juventud, jovialidad, jovialidad, excelente hospitalidad de todo tipo, dispersan en ellos cualquier idea de ​el futuro . Acostumbrados a los triunfos, creen que Napoleón los conducirá a nuevas glorias. El 24 de junio de 1812, cuando llegaron a la margen izquierda del Niemen, encontraron otros 500.000 soldados más y diferentes naciones. Espléndido es el sol. Arringa Napoleónica les hace conocer los motivos que los impulsaron a invadir el Imperio Ruso”1.

La marcha a Moscú

Cuando el ejército de Napoleón cruzó el Niemen para invadir territorio ruso en junio de 1812, todos creyeron que el ejército del zar se había desplegado cerca de las fronteras, dispuesto a defenderlas, pero no fue así. Napoleón y su ejército, formado por soldados de más de 20 naciones, iniciaron una marcha extenuada en busca de los generales rusos que preferían retirarse, adoptando la famosa táctica de la tierra arrasada.

Como siempre, Napoleón trató de atraer al enemigo a una trampa, obligándolo a librar una batalla decisiva en el terreno de su elección; los rusos, sin embargo, a costa de su propia reputación, esquivaron a los franceses obligándolos a largas marchas hacia ninguna parte.

El general ruso Mikhail Bogdanovich Barclay de Tolly, autor de la retirada casi hasta las puertas de Moscú, fue sustituido por el general Mikhail Kutuzov (retrato) que -según el zar- debería haber devuelto al pueblo ruso la confianza y la esperanza de derrotando al invasor.

El nuevo comandante era un personaje de carácter difícil, a menudo juzgado mediocre como estratega e inmoral desde el punto de vista humano. Sin embargo, según las memorias del general francés Langeron, Kutuzov era un viejo zorro, capaz de interpretar el campo de batalla y comprender cuáles eran las mejores opciones para ganar un líder como Napoleón.

En septiembre, la situación del ejército francés era crítica, pero aún no desesperada; como ya se ha dicho, la larga marcha hacia el corazón de Rusia había mermado parte del Gran Ejército, que dejó a Alemania con unos 500.000 hombres; sin embargo, Napoleón seguía montando a caballo, confiado en que, con lo que le quedaba, todavía podría decidir el destino de la guerra.

De hecho, el optimismo del emperador encontró varias confirmaciones. Algún tiempo antes de Borodino, Napoleón ganó la tan ansiada batalla frente a la hermosa Smolensk; la noche del 13 al 14 de agosto de 1812 el general del genio Eblé arrojó sus puentes de pontones sobre el río Dniéper, dejando pasar unos 175.000 hombres. La caballería de Emmanuel de Grouchy, Nansouty y Montbrun proporcionó el escudo protector para lo que todos recuerdan como la obra maestra de Napoleón, la "maniobra de Smolensk".

El general Barclay de Tolly junto con Peter Ivanovic Bagration lucharon cada metro de terreno y, debido a una cadena de eventos desafortunados, el emperador no pudo dar el salto final que habría derrotado a los rusos.

Todo se pospuso durante unos meses, mientras Smolensk (imagen) -reducida a un montón de cenizas por los rusos que huían- se convertiría en la ciudad elegida por Napoleón para pasar el invierno.

La tentación y el ansia de gloria vencieron, sin embargo, a la razón: desde Smolensk, en efecto, se abrió el camino que conduciría a Napoleón o bien a San Petersburgo o bien a Moscú. La primera ciudad representaba el corazón administrativo de Rusia, el centro neurálgico del que partían todas las decisiones, mientras que Moscú -recordaba el conde de Ségur- significaba la nobleza, el encanto del poder y el antiguo honor de las familias rusas. Evidentemente, un comandante ávido de gloria como Napoleón sucumbió a la falsa visión de su propio espejismo de grandeza: mandó al carajo con la idea de hacer escala en Smolensk rumbo directamente a Moscú.

Entre las dos ciudades había que recorrer 450 km, una distancia abismal que habría requerido varios meses de caminata. Si todo hubiera ido bien, Napoleón podría haber llegado a Moscú en otoño (todavía un tiempo razonable), pero si algo salía mal, el ejército francés se habría enfrentado al duro invierno ruso en campo abierto. Napoleón estaba convencido de que su decisión era correcta: los últimos años habían demostrado que una vez conquistada la capital, el resto del país caería sin resistir. Alejandro I no podía permitirse el lujo de renunciar a su joya más preciada, el centro religioso del país, los salones dorados del Kremlin; perdida la ciudad llegaría a un acuerdo.

El 24 de agosto de 1812, el gran ejército abandonó los alrededores de Smolensk para dirigirse hacia Moscú: Napoleón dispuso la marcha de aproximación en tres columnas paralelas, a poca distancia entre ellas, para unirse tan pronto como los rusos se hubieran revelado en el horizonte. El centro estaba ocupado por la caballería de Joachim Murat seguida por el I y III cuerpo, a la izquierda los italianos del virrey Eugenio de Beauharnais ya la derecha los polacos del príncipe Joseph Poniatowski.

La batalla

La salida de Smolensk debería haber significado una cierta batalla. El honor del ejército ruso, según Napoleón, estaba ahora comprometido después de un mes de retiradas. Alejandro I, por su parte, no podía resistir mucho más tiempo negándose a la batalla porque su prestigio se habría resentido frente al pueblo.

Frente a la vanguardia francesa se abría un vasto territorio formado por arroyos, hondonadas y cerros salpicados de algunas arboledas, ideales para situar allí la infantería ligera. De vez en cuando las casas se reunían en pequeños pueblos entre los que los más importantes eran Fomika, Schivardino y Semionovaskaija. Un terreno similar representaba un campo de batalla ideal y fue precisamente allí donde los rusos comenzaron a fortificarse: se construyó un gran reducto en Schivardino mientras que el famoso "gran reducto" o "Raeveskij Reducido" se levantaba más al este. Las rondas que precedieron al choque se vieron empañadas por interminables lluvias que insinuaron a Napoleón la posibilidad de regresar a Smolensk y esperar un tiempo favorable. Sin embargo, el 31 de agosto, el sol brillaba en el cielo y todo parecía estar listo para un gran evento bélico.

Los generales rusos, Kutuzov a la cabeza, estaban decididos a arrastrar a Napoleón a una batalla de desgaste: la conformación del terreno, las reducciones y la resistencia de los cuerpos rusos habrían roto, uno tras otro, los asaltos de la infantería de línea francesa. . Los rusos se presentaron con un ejército fuerte en la moral, pero bajo en número: una parte de la infantería estaba compuesta de hecho por simples milicianos mal armados.

Kutuzov colocó cinco cuerpos de infantería en la línea del frente: "El 2º de Baggohufvudt y el 4º de Ostermann-Tolstoy se colocaron al norte de Gorki, así como un cuerpo de caballería regular y los cosacos de Platov. El 6º cuerpo de Dohturov se ubicó frente a Borodino, entre el pueblo de Gorki y el Reducto de Raevesky. Toda la línea al sur del Reducto como así como las flechas estaban protegidas por dos cuerpos del XNUMXº Ejército de Bagration”2.

Por lo tanto, dos ejércitos se encontraron en la línea de fuego: 130.000 hombres franceses frente a unos 125.000 rusos, que no podían esperar para liderar sus manos. El ícono de Smolensk de la "Madre de Dios" fue llevado al campo por orden de Kutuzov quien, para animar aún más la moral de sus hombres, organizó una procesión a gran escala. La religión fue quizás la mejor arma en manos del ejército de Alejandro I ya que, como ya ocurría en España, había demostrado ser un pegamento formidable para mantener unidos a los hombres.

El 7 de septiembre, poco después del amanecer, se disparó la primera salva de cañón, seguida de un atronador vaivén entre las dos artillerías. La evolución de la batalla fue lenta y progresiva, un crescendo de muerte y montones de hombres que se despedazaban en cuerpo y alma en defensa de los rusos.

Napoleón tenía un plan, sin embargo, con respecto al pasado, elaboró ​​una estrategia bastante tosca basada en la consistencia de ataques frontales y maniobras de distracción en los flancos. Los italianos de Eugenio habrían tenido la dura tarea de atacar a Borodino para luego concentrarse en el temible “gran reducido”. Las etapas iniciales de la batalla estuvieron completamente a favor de los franceses: el pueblo de Borodino fue abrumado y los cazadores del Guardia los rusos retrocedieron; Kutuzov luego intentó remediar esto enviando su reserva hacia adelante. Eugenio, que mientras tanto había ido demasiado lejos con sus italianos, se vio abrumado y empujado hacia atrás a las posiciones iniciales, mientras que el mariscal Davout se vio obligado a abandonar las famosas "Flechas Bagration" en manos de los rusos.

La trampa de los rusos pareció funcionar cuando Napoleón comenzó a enviar regimientos sobre regimientos para atacar, sin seguir un plan estratégico particular. La vida de los hombres se consumió en los bordes terrosos de los reductos rusos: varios oficiales resultaron gravemente heridos3.

Una de las señales de advertencia de la gravedad en la que se encontraba Napoleón era el uso de la Guardia Imperial; En cierto momento, después de que los reductos rusos se tragaran a cientos de infantería francesa, el emperador se vio obligado a enviar algunas unidades del Guardia Joven, sin embargo, sin movilizar el preciado Vieja guardia.

Los cuerpos I, III y VIII estaban destinados a muerte segura a conquistar las posiciones de Semionovskaija, junto con dos cuerpos de caballería y el apoyo de 250 cañones.

Fue una carnicería terrible y el propio Caulaincourt admitió que el gran reducto estaba literalmente destrozando a los franceses. Baste decir que durante esos terribles asaltos el Mariscal Ney, el "valiente de los valientes" fue herido 4 veces; durante todo el día el general Rapp, ayudante de campo del emperador, recibió 22 heridas.

Agotados por la fatiga y con la muerte en sus rostros, los mariscales Davout, Ney y el rey Murat le pidieron a Napoleón que cometiera Vieja guardia, pero él respondió con un rotundo no: en qué momento, hubiera sido imprudente tirar la picadora de carne de Borodino, el único recurso aún capaz de luchar incluso en los días siguientes.

Unas horas más tarde, Napoleón organizó el ataque masivo al baluarte mortal del "gran reducto".

El general Macellin Marbot, en sus memorias, recuerda la muerte del general Montbrun de la siguiente manera: "[...]. El general Montrbun propuso entrar en el reducto pasando por detrás con su caballería, mientras que la infantería lo atacaría por delante. Fue un consejo valeroso, aprobado por Murat y el emperador. Montbrun fue encargado de llevar pero mientras este intrépido general se organizaba para actuar, fue asesinado de un cañonazo, ¡fue una gran pérdida para el ejército! Caulaincourt, hermano del Gran Escudero en sustitución de Montbrun.Entonces se vio algo nunca visto en las glorias de la guerra: un inmenso fuerte defendido por numerosa artillería y varios batallones, atacado y tomado por una columna de caballería! de coraceros a la cabeza de la cual Marchó el regimiento 5, comandado por el intrépido coronel Christophe, dejó caer todo lo que impedía la entrada al reducto, llegó a la p ¡Orta, entró y cayó muerto, muerto de un balazo en la cabeza!”.4.

Mientras tanto, los italianos de Eugenio finalmente conquistaron la posición rusa, pero a un precio muy alto. “Una larga y sangrienta lucha había comenzado en las alturas, - recordó Faber du Faur - frente a las ruinas de Séménowskoi para la posesión de los reductos; después de varios éxitos, fueron tomados, perdidos y recuperados. Finalmente, alrededor del mediodía, quedaron en poder del vencedor. El reducto de la derecha fue capturado del enemigo por el resto de los 25a división (Wurtemburgés). Mientras tanto, la lucha continuaba en los reductos. Los rusos enviaban continuamente nuevas tropas desde las alturas de Séménowskoi y repelían las cargas de Murat. Fue en uno de estos retiros donde Murat, perseguido por coraceros enemigos, se refugió para no ser hecho prisionero, en el reducido tomado y ocupado por los 25a división […]. Un fuego enérgico, dirigido desde el reducto por nuestra infantería ligera y el fuego de nuestra infantería de línea apoyándola, pronto repelió a los coraceros, liberando al rey. Murat, en su infatigable ardor, se lanzó, al frente de la caballería de Bruyere y Nansouty, sobre la caballería enemiga que fue rechazada, tras repetidas cargas, en las alturas de Séménowskoi "5.

Hasta ese momento Kutuzov había jugado un papel secundario, confirmando la opinión que muchos tenían sobre sus verdaderas capacidades de liderazgo, sin embargo en el momento oportuno supo reaccionar ante su proverbial indolencia. Como se mencionó anteriormente, supo leer el campo de batalla: sintiendo el desvanecimiento de la presión francesa, lanzó a la refriega el cuerpo del general Doctorov junto con el V cuerpo bajo las órdenes del Gran Duque Constantino. Davout, que intuyó las intenciones del enemigo, pidió la intervención del Guardia, pero una vez más el emperador negó el consentimiento, permitiendo solo el uso de 80 armas de su reserva. Aquel providencial bombardeo repelió la contraofensiva rusa en la que el general Lev Tolstoy sufrió una grave herida.

En doce horas de lucha a muerte, los franceses habían conquistado apenas un kilómetro y medio de tierra; al amanecer del 8 de septiembre, el general Kutuzov consideró oportuno salvar lo que quedaba de su ejército. En teoría, Napoleón había ganado, pero había sido una victoria estéril, que no decidía nada.

La única noticia positiva fue la apertura del camino a Moscú, pero a partir de ahí se producirían nuevas tragedias que habrían desembocado en la masacre del Gran Ejército.

Los rusos retrocedieron hasta Moscú, sin embargo no fue una retirada brillante ya que carecían por completo del apoyo táctico de la caballería de Platov, lo que confirma que los cosacos sólo eran capaces si se enfrentaban a tropas desbandadas o mal organizadas. Para Kutuzov, el espacio para poder retirar el ejército se había reducido drásticamente y ahora, ante la disyuntiva de si defender Moscú o abandonarla en manos de Napoleón, se decidiría el destino de la guerra. De hecho, el comandante ruso tenía pocas alternativas: después de la derrota de Borodino, arriesgarse a una defensa total de Moscú significaba perder tanto el ejército como la capital. Así que la elección más dolorosa fue quizás también la más adecuada: Napoleón habría violado las puertas doradas del Kremlin.

Los rusos consideraron La Moskova como una gran victoria, el mismo Kutuzov, al final del día, se encargó de escribirle al emperador Alejandro contándole una gran victoria: el general fue nombrado salvador del país y tomó las filas de mariscal de campo. De hecho, los rusos habían ganado estratégicamente; en efecto, obligaron a Napoleón a librar una batalla según sus esquemas, condenándolo a una larga jornada en la que agotó parte de su ejército.

1 C. De Laugier, Memorias concisas de un soldado napoleónico, Turín, Einaudi, 1942, p. 66.

2 D. Lieven, La tragedia de Napoleón en Rusia. 1807-1814: el final del sueño imperial, Milán, Mondadori, 2010, p. 205.

3 Entre los heridos también estaba el mariscal Davout y al final del día había 14 generales del cuerpo de ejército, 33 generales de división entre muertos y heridos. La lista también incluía 12 oficiales de estado mayor, 86 ayudantes de campo y 37 coroneles de regimiento. En total, el treinta por ciento de los participantes en la batalla habían sido alcanzados. D. Chandler, Las campañas de Napoleón, Milán, Rizzoli, 1992, vol. 2, pág. 968.

4 M. Marbot, Mémoires, París, Plon, 1892, Vol. IIII, pp. 136-137.

5 G. De Faber du Faur, Campagne de Russie 1812 d'aprés le journal d'un témoin oculaire, París, Flammarion, sd, pp. 157-158.

defensa de rheinmetal