Srebrenica: en el corazón de Europa!

(Para Gian Pio Garramone)
04/08/20

"Veinticinco años más tarde, rendimos homenaje a las miles de víctimas que fueron brutalmente asesinadas y prometemos nunca olvidarlas. Compartimos el dolor de las familias, incluso aquellas en las que ni siquiera se han encontrado los restos de sus seres queridos y reafirmamos nuestra solidaridad con los sobrevivientes. ".

Quiero abrir este artículo citando un extracto del mensaje en video, para el 6 aniversario de la masacre de Srebrenica, del secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Este año, en medio de una pandemia que actualmente está teniendo su apogeo en los Balcanes, se produce el vigésimo quinto aniversario de los eventos de Srebrenica. Incluso en medio de una pandemia, no debemos ni podemos dejar de recordar lo que sucedió hace veinticinco años. Una de las mayores operaciones de limpieza étnica desde la Segunda Guerra Mundial comenzó entre el 22 y el 1995 de julio de XNUMX.

Repasemos los hechos. Después de la muerte de Tito, la República Federativa Socialista de Yugoslavia vio la proliferación de movimientos de independencia dentro de ella. En 1991, las dos primeras repúblicas que se declararon independientes fueron Eslovenia y Croacia, que enfrentaron un conflicto armado con el ejército yugoslavo, al final del cual se sancionó la independencia. Pero la paz en la península no durará mucho, el 3 de marzo de 1992, el presidente Alija Izetbegović declara la independencia de Bosnia y Herzegovina, reconocida por los Estados Unidos y la UE. En este punto, las hostilidades comienzan con los serbios y croatas que unen fuerzas para enfrentar al enemigo musulmán común. El protagonista político del conflicto será el presidente Slobodan Milošević. Para Milošević será una guerra de defensa de las fronteras de Yugoslavia heredadas de Tito, y de la misma etnia serbia amenazada por otros grupos étnicos.

En respuesta al conflicto, la comunidad internacional emitió la Resolución no. 743 del 21 de febrero de 1992, que estableció una fuerza militar multinacional de mantenimiento de la paz - UNPROFOR, con el mandato de crear las condiciones de paz y seguridad necesarias para alcanzar una solución general a la crisis yugoslava. UNPROFOR estuvo activo desde febrero de 1992 hasta marzo de 1995 cuando se cambió a otro tipo de fuerza. Además del mandato principal de UNPROFOR durante el conflicto, se otorgaron otros mandatos que incluyen: la protección del aeropuerto de Sarajevo desde junio de 1992 (Resolución 758); desde septiembre de 1992, protección de la ayuda humanitaria en toda Bosnia y Herzegovina; y protección de los refugiados civiles cuando lo solicite el CICR (Resolución 770); También se le dio el mandato de supervisar las "zonas de seguridad" designadas por el Consejo de Seguridad de la ONU en Bihać, Sarajevo, Goražde, Žepa, Srebrenica y Tuzla. Para este último mandato, la UNPROFOR también estaba autorizada a recurrir al uso de la fuerza para garantizar la protección de zonas rosadas coordinando con la fuerza aérea de la OTAN.

La mayoría de los conflictos de los Balcanes se han caracterizado por numerosas operaciones de limpieza étnica, pero la que se llevó a cabo meticulosamente y a gran escala es sin duda la de Srebrenica y Žepa.

La matanza de Srebrenica fue planeada y perpetrada por el ejército de la República Serbia de Bosnia y Herzegovina, con la culpa de no intervenir por las tropas de la ONU de los Países Bajos, estacionadas en el lugar. La operación tuvo lugar en la ciudad de Srebrenica y sus alrededores, en detrimento de unos 8000 musulmanes bosnios, todos hombres. Esto sucedió a pesar de que el área ya había sido puesta bajo la protección de la ONU, que estableció uno zona rosada bajo protección del contingente danés de la misión UNPROFOR.

Las operaciones fueron dirigidas por el general Ratko Mladić, jefe de departamentos del Ejército de la República Serbia de Bosnia y Herzegovina, con el apoyo de los grupos paramilitares llamados Tigres arcanos comandado por Željko Ražnatović y el escorpiones.

Los escorpiones eran una unidad muy controvertida, al comienzo del conflicto eran un grupo paramilitar, luego se unirán como una fuerza policial serbia especial. El grupo fue fundado en 1991 por Jovica Stanišić, ex jefe de los servicios de seguridad serbios, y colocó a dos hermanos, Slobodan y Aleksandar Medić, quienes le dieron su nombre inspirado en su arma favorita. Los escorpiones estuvieron activos desde 1991 hasta 1999 y fueron empleados en la batalla de Vukovar (Croacia), en el asedio de Srebrenica (Bosnia) y en la masacre de Podujevo (Kosovo).

En el juicio en el Tribunal Penal para la ex Yugoslavia, Medić llamó a declarar sobre los hechos relacionados con uno de sus antiguos camaradas y dijo que la unidad se formó inicialmente para garantizar la seguridad de los campos petroleros de Eslavonia Oriental. Agregó que en 1996 se había convertido en una unidad de reserva del SAJ, la unidad especial antiterrorista del Servicio de Seguridad Pública de Serbia. Estas declaraciones refuerzan el argumento de que la cadena de mando de Milošević ordenó y coordinó a los paramilitares. Después de la masacre de Srebrenica no hubo operaciones de respuesta particulares por parte de las fuerzas de la ONU, que más tarde empujaron a la OTAN a abandonar la organización dual.

Durante los eventos de Srebrenica, los 600 cascos azules de la ONU y las tres compañías holandesas batallón neerlandés No intervinieron. De las posiciones oficiales se desprende que las tropas de la ONU apenas estaban armadas y no podían hacer frente solo a las fuerzas de Mladić. Cuando las tropas serbias se acercaron al enclave de Srebrenica, el coronel holandés Karremans dio la alarma y solicitó una intervención en el avión de apoyo los días 6, 8 y 11 de julio de 1995. Las dos primeras veces que el general holandés Nicolai se negó remitir la solicitud al general francés Janvier en la sede de la ONU en Zagreb porque las solicitudes no cumplían con los procedimientos de solicitud de intervención aérea, ya que aún no eran actos reales de guerra.

El 11 de julio, los tanques serbios entraron en la ciudad, y Nicolaï recibió la primera solicitud de intervención aérea de Karremans, que envió a Janvier, quien se negó. La segunda solicitud del 11 de julio fue aceptada, pero el F16 que ya estaba en vuelo, esperando durante horas la luz verde para el ataque, regresó para repostar en las bases en Italia. Durante este tiempo, las milicias serbias toman el control del enclave y amenazan los cascos azules con la mano, obtienen la cancelación del ataque aéreo. Mientras tanto, parte de la población y los soldados holandeses huyeron para refugiarse en la base militar de la ONU en Potocari. Por la abrumadora superioridad militar de Mladić, los cascos azules se ven obligados a colaborar en la separación de hombres y mujeres para tratar de mantener la situación bajo control, pero esto no sucederá.

Al regresar a casa, los cascos azules holandeses serán muy criticados por los medios de comunicación. Después de los eventos que involucraron al contingente holandés, el gobierno en 1996 ordenó una investigación para determinar si había responsabilidades para sus militares, lo mismo terminó en abril de 2002, causando una avalancha de renuncias tanto del gobierno como de los líderes militares.

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), creado en las Naciones Unidas, acusó a 21 personas de genicidio en Srebrenica, juzgando a la mayoría de ellas culpables. En cuanto a la participación y complicidad del gobierno serbio en el genocidio, no se desprende de los documentos de procedimiento, ya que no hay evidencia ni de órdenes enviadas explícitamente por Belgrado, ni de la intención de cometer un acto de genocidio que se haya presentado a las autoridades de Belgrado. a pesar del reconocimiento de que Karadžić y Mladić dependían de Belgrado. El 21 de agosto de 2006 comenzó un nuevo juicio sobre los eventos de Srebrenica en la Corte Penal Internacional de La Haya, pero el juicio comienza sin los principales acusados, a saber, Radovan Karadzic y Ratko Mladic, los dos líderes políticos y militares serbios de Bosnia, considerados los creadores del masacre de Srebrenica.

Después de la guerra, el proceso de identificación de cadáveres enterrados en fosas comunes en toda el área resultó ser una operación muy compleja. En Tuzla opera el Proyecto de identificación de Podrinje, vinculado a Instituto de Personas Desaparecidas para Bosnia y Herzegovina, que desde 1996 se ha dedicado al difícil trabajo de identificar fosas comunes, especialmente las secundarias. Para llevar a cabo la identificación, los antropólogos forenses tuvieron que proceder y aún proceder con el perfil del ADN.

La Comisión Internacional para Personas Desaparecidas (ICMP) logró identificar 1995 restos humanos desde 6598 en adelante, comparando el ADN tomado de los restos óseos con el ADN de muestras de sangre donadas por familiares de los desaparecidos. Dichos estudios forenses llevan al ICMP a creer que una estimación real de las personas asesinadas puede ser de alrededor de 8.100.

A la luz de los eventos expuestos, uno solo puede estar aterrorizado por la masacre perpetrada en la era moderna en el corazón de Europa. Otra reflexión necesaria es sobre la gestión de las operaciones de casco azul bajo los auspicios de la ONU. Srebrenica ciertamente ha hecho escuela con respecto al manejo operativo de las fuerzas en el campo, modificando el y las mejores prácticas de mantenimiento de la paz. Seguramente los comandantes en varios niveles empleados en este tipo de operación tendrán que tener en cuenta lo que sucedió en los Balcanes.

Cada escenario operativo oculta problemas críticos por derecho propio, y por esta razón la cadena de mando en cada nivel debe hacer una evaluación cuidadosa de los riesgos existentes, pero sobre todo del riesgo evolutivo del escenario donde operan los contingentes, para no repetir nunca errores pasados

Foto: Adam Jones / Evstafiev / web / Rasbak