"Un perno de 12"

(Para Gregorio Vella)
02/09/17

El sol se está poniendo y se ha levantado una ligera brisa para mitigar el calor, que se esperaba que fuera más intenso al día siguiente. No quiero ir a casa de inmediato y lentamente pedaleo en la bicicleta de confianza, me siento como una extensión normal de mí mismo; el aire que acaricia mi cara es agradable, me da bienestar. Estoy un poco molesto, porque me pasaron a retirar la licencia, renovado en el organismo y todavía puedo escuchar las palabras de la chica una falta de respeto "¡Hemos llegado a ser querido Almirante Perassi !, esta es su licencia, él sabe que la próxima vez la renovación ya no será en diez, sino en cinco años. Cuarenta y seis euros y treinta, por favor.

¡Y ya! Crecimos, pero como wow he tenido sesenta y siete años. Cuando era joven, realmente no creía que la edad avanzara tan rápida y silenciosamente. El tiempo es como una cosa implacable que te arrastra con una velocidad uniformemente acelerada y que no puedes apreciar, que no se refiere a ciertas referencias; y te sientes atormentado, cuando te encuentras retirado, con la sensación de que no te concierne y te sientes ridículo, cuando tienes que convencer de que has envejecido y no puedes quitar de tu mente y de la actitud que tenías hacia los ancianos y la jubilación, cuando hace más de cuarenta años había comenzado a trabajar.

Pedalo lentamente, con la sensación de que mi bicicleta procede por voluntad y propulsión propia y no por mí para empujar los pedales o doblar el manubrio, sin hacer nada más que apoyar su movimiento.

Me encuentro yendo en una dirección que no es la de ir a casa y voy por la pared del viejo astillero. No es una ruta inusual para mí; a veces aparezco allí; dentro de sus espacios me parece inconmensurable, como su gloria, pasada y ahora casi olvidada, la gloria de haber establecido en tiempos remotos, construido y lanzado cientos de naves, generadas por ingenio ingenioso, por el esfuerzo coral y de la pasión disciplinada de las miles de personas que, durante más de un siglo, habían trabajado de padres a hijos.

Me sorprende que pensar en esa retórica y la puerta de entrada, recibido por Gino, la vieja guardia y el hijo y sobrino del guardián de lo que ahora es sólo un cementerio desordenado de los buques de todos los tipos y tamaños, a la espera de ser demolida . Las demoliciones navales, aquí como en otros lugares, siguen la tendencia en el precio del hierro. Cuando aumentan se intensifican, cuando bajan disminuyen o se detienen y las varias docenas de trabajadores, casi todos asiáticos o orientales irregulares, son enviados a buscar los ingresos para sobrevivir.

Proceda a abrazar en el muelle, evitando con habilidad consumada las pilas de cuerdas, desechos de todo tipo, los viejos sistemas y muebles y todos los desechos de barcos variados que quedan allí.

Entonces, ¿dónde me llevas la bicicleta, hacia el final de la última muelle, más allá de las escaleras, encontrar un viejo amigo, un mal camino y que durante más de una década, los flotadores mal amarrados y se deslizó más de cinco grados a estribor. Desde el lado de la popa hay dos "c", la "s" y una "o", que han dejado su rastro debajo, y el nombre se lee de todos modos.

Scirocco está escrito allí.

Fue mi barco Car Manager durante casi dos años, hace mucho tiempo. Me mantuvo en su vientre vibrante durante veintidós meses, donde crecí en experiencia, sabiduría y grado, experimentando las amistades más hermosas de mi vida y llevándome por el mar para ver el mundo y aprender sobre la vida. Compartí con ella tormentas y bonificaciones, el descuido de los veinte años y las serenas preocupaciones de las primeras responsabilidades reales.

Vengo a visitarla de vez en cuando, no sé si está viva o si está muerta, sino que hablan de mis cosas. Nunca me gustaría volver a subir: demasiados recuerdos. Además de los ratones reguladores, las gaviotas viven allí; Los veo entrar y salir de las ventanas rotas del puente, que seguramente habrán usado vivero.

Inesperadamente, veo una pasarela a popa; es extraño, también porque parece madera pulida, como la caoba; ¿Qué estás haciendo? dado que en los diez años de abandono, el buque ha tomado todo lo que podría ser considerado de valor. Si todavía no se ha demolido se debe a que, antes de su desarme, se pensó que era lo venden a la Armada de Uruguay, luego trabajar su nave museo de Nápoles, a continuación, incluso le dan de forma gratuita a otra persona. Al final, si no han hecho nada, pero disputas administrativas estaban ahora muchos de incartarla hasta el punto de que, probablemente, permanecerá allí hasta que decide ir por sí solo.

"Sr. Perassi! ", La voz que me llama viene del fondo del tazón, debajo del puente de vuelo; Yo distingo a una persona "Sr. Perassi, suba, rápidamente, ¡lo están esperando! Me acerco: "¿Pero quién es ella y quién me está esperando?"El hombre se acerca a la draga y de repente lo reconozco, es Simonini, el Bosun; hace unos años me dijeron que estaba muerto; pero como lo hice para reconocerlo de inmediato, parece un anciano, es andrajoso y sucio. ¿Cómo es que tienes el mono de trabajo con el nombre y el grado? "¡Simonini! ¿Cómo estás? qué placer verte, pero ¿qué haces allí?". "Sabes muy bien lo que hago; Signor Perassi sube! Date prisa, están en las plazas oficiales, también está el almirante que vino de la Inspección.."

No reflexiono, salgo de la bicicleta y me subo a la sólida pasarela de caoba. Y luego porque usa el nombre de "Dios"1? Simonini fue muy respetuoso y sabrá muy bien que soy almirante de "dos barriles" y que hasta el mes pasado estaba de servicio. Entro al corredor, hay una tenue luz que no puedes entender desde donde llegas. De repente reconozco su olor. Cada barco tiene uno, es decir, ni agradable ni desagradable, sino particular y único, que se superpone al omnipresente olor del combustible diesel. En el piso hay una increíble cantidad de material abandonado, Simonini me precede con confianza, casi etéreo, como si siempre hubiera hecho ese camino y supiera perfectamente, incluso en la oscuridad, dónde poner los pies en cada paso. Lucho por seguirle el ritmo porque el barco está patinado, pero puedo salirse con la suya. Subimos la escalera interna que conduce al puente de Copertino, hacia la plaza oficial; Estoy empezando a tener frío. Simonini ha desaparecido frente a mí. Encontrándome a la altura del "cuadrado"2Agarro lo que queda del mango y presiono hacia abajo, tratando de empujar la puerta. No ceda, empujo más fuerte, las bisagras crujido y corroído la parte inferior de la puerta, abriendo con dificultad, se frota contra la oxidación y la corrosión suelo ya sin chaqueta azul Cordova, me deslizo en la brecha y aumento sienten el frío, de repente.

En cuatro, sentados a la mesa, parecen polvorientos y con los uniformes desgarrados, los rostros tienen una apariencia de pergamino y percibo las miradas severas de sus ojos hundidos. A la izquierda reconozco a Drogi, el comandante, a su lado está el segundo3Bastiani, en el centro, se encuentra un almirante de genio con, a su izquierda, con la cabeza inclinada y que, para juzgar lo que queda del cordón, es el ayudante de la bandera del almirante; Ambos me recuerdan a alguien o algo. Tienen frente a unos papeles, uniformemente polvorientos y esparcidos sobre la mesa. También son polvorientos, especialmente en los hombros y en las mangas de los uniformes desgastados; La iluminación es escasa pero puedo ver telarañas que las conectan al mamparo y al techo.

"Perassi, ¡adelante! ¡Finalmente tuvo la voluntad de presentarse! Lo hemos estado esperando durante mucho tiempo."

Es el segundo en hablar. De repente, recuerdo perfectamente lo que era un gilipollas, su severidad servil y no muy autoritaria, poco convincente y centrada principalmente en complacientes superiores.

"¿Quién eres? ¡Qué payasada es esto! De acuerdo, lo entiendo, ¿dónde están las cámaras ocultas? ¿Estoy en un reality show, cámara franca o lo que sea?"

"Perassi! - continúa Bastiani - mira que las travesuras son solo para ella. También tomaremos debidamente en cuenta esta actitud no calificada, además de lo que tenemos que desafiar. Perassi ten cuidado! que su carrera pende de un hilo."

"¡Qué hilo y un hilo! Vamos a parar maldita sea! Y tenga en cuenta que para usted y quien quiera que sea, todavía soy el almirante Perassi y que mi estado de servicio es y siempre ha sido irreprochable; y ahora te saludo! "

"¡Suficiente! - esta vez es el almirante el que habla, como un jadeo estridente y simultáneamente da una gran bofetada sobre la mesa, que con un ruido seco levanta una nube de polvo - ¡Perassi, detente de inmediato y pon atención! Sus desvaríos me atrapan sin preparación, le confieso que al leer sus buenas notas esperaba encontrar a una persona ... diferente, de la que ahora veo tanteada para creerse loca intentar pasarla sin problemas. Sin embargo, estamos aquí para llevar a cabo la investigación concerniente a su persona, por los hechos que se le imputan y en los que tenemos la tarea de determinar las responsabilidades. Le recordamos que en 23 en abril pasado, la caja de cambios de este barco sufrió un daño grave; la extensión del daño aún no ha sido completamente determinada; la consecuencia inmediata fue la cancelación de una misión internacional importante, a la que toda la tripulación se había estado preparando durante meses. No sé si se da cuenta de la magnitud del daño tanto de la imagen como de la economía y de la interrupción de la planificación, además del peligro que han tenido los turcos. Para el Estado Mayor ya han preparado el patíbulo y ciertamente no faltan los verdugos para perderse.

Ahora recuerdo perfectamente el episodio, que ocurrió durante mis primeras semanas de abordar el Scirocco; había sido el primer gran grano de mi carrera y conseguí por un pelo.

Me siento entumecido por el frío y los recuerdos vienen en oleadas.

La cosa no me involucró directamente, ya que coincidió No recuerdo si con el comienzo o el final de una licencia. Todavía recuerdo hoy y muy bien, el sentimiento de culpa que me acompañó durante mucho tiempo porque, moralmente, aún me sentía responsable y no hice nada para mostrarlo. Mi suborden, el pobre Falorni, me acusó, y no pude ayudarme adecuadamente, y que fue desembarcado y enviado a Augusta, en el Arsenal. Más tarde supe que completamente desanimado y desilusionado, que fue despedido, para el deleite de su padre, la viuda multimillonario y dueño de una granja de ganado mayor en Módena que, para enviar de vuelta, regresar por lo que su único hijo, que se había alistado en Marina para seguir su pasión por el mar y los horizontes lejanos y escapar de un destino estrecho y predeterminado, hecho de vacas y cerdos. De él nunca había oído nada y trató de pensar en rico y contento, con una gran cantidad de niños gordos con la esposa de grasa, rojiza y siempre embarazada, entre los olores de estiércol, las nieblas de la llanura, y con su padre que no tenía que la vergüenza de la elección, sacrificar a todos los terneros gordos, quería celebrar el regreso de su hijo pródigo al infinito.

Prácticamente sucedió que, debido a una serie casi perversa de eventos y circunstancias, la reiniciación de los motores principales, tan pronto como se completó un trabajo previo a la misión, se saltaron dos puntos de control. Las puertas de inspección de la caja de cambios habían sido encontradas inexplicablemente abiertas y les faltaban seis pernos de MA12, que se habían metido en los engranajes, devastándolos. Posteriormente, notando las pobres deformaciones sufridas por los tornillos recuperados y que deberían haber sido fresados ​​por los engranajes, para mis escrúpulos hice un par de ellos para el análisis químico, lo que confirmó mi sospecha, ya que resultaron ser de acero al boro cementado, material particular y no es fácil de encontrar, pero está bien adaptado para dañar seriamente los engranajes reductores de engranajes y que era completamente diferente del usado para hacer los pernos de puerta de visita normal, de tipo comercial y en acero de baja aleación. Este aspecto estuvo bien representado en mis informes, pero nunca se realizó una valorización, ni se registró en ningún documento oficial relacionado con el hecho.

La cosa al principio me desconcertó mucho, luego cada vez menos.

"Entonces, Perassi, ¿qué puedes decirme sobre esto? por lo cual, supongo, ¿tendrá más información sobre nosotros?"- es el almirante a hablar y, al mismo tiempo, la mano huesuda de su ayudante, aún con la cabeza inclinada, se mueve oblicuamente hacia adelante, lentamente, como si fuera el obispo de ajedrez, un rayo de doce, grabado y deformado. Alzando levemente la cabeza, en el asistente reconozco a Falorni, tuve un presentimiento. Sostengo mi mano hacia el cerrojo, el frío casi me impide pensar, lo agarro suavemente y luego lo aprieto en mi puño con la poca fuerza que puedo ejercitar. Es en ese momento que llega un carcaj, ligero pero profundo, sin brillo y como si viniera de todas partes. Lo sé muy bien, son los motores principales los que comienzan; pero ¿cómo es posible? La luz casi se ha ido, huelo combustible diesel fresco y un crujido largo y lastimero acompaña la reorganización de la nave, que se está enderezando recuperando el talón. Los cuatro ahora parecen inmóviles, como la cera. Me vuelvo hacia la puerta, no sé qué hacer, no sé a dónde ir. Me encuentro en el pasillo, veo a Simonini al final del pasillo que me hace firmar para acercarme, él sonríe. Tambaleándome lo alcanzo, indica que una puerta, en la parte inferior, está medio abierta. Qué extraño, nunca ha habido una puerta y por eso es una madera perfectamente redonda y pulida, parece caoba como la pasarela. Me hace firmar para entrar. Lo hago, con dificultad pero sin vacilar, deteniéndome solo por un momento para intercambiar una última mirada con él, como una comprensión serena y mutua. Ahora estoy adentro, con la sensación de estar perfectamente cómodo. Camino a cuatro patas con confianza y redescubro la energía, enfrentando y superando obstáculos de todo tipo; ahora tengo la conciencia precisa de estar dentro de uno grande déjà vu y avanzo, cada vez más seguro, como si estuviera recorriendo un itinerario hecho interminablemente, plagado de situaciones difíciles pero todas las previstas, que enfrento con confianza y experiencia consumada. Las paredes de lo que me rodea parecen suaves, tranquilizadoras, cálidas y húmedas, hay un buen olor, como un lápiz templado y es como si pudiera hacer todo lo que hay en él, incluso volar.

Un último pequeño esfuerzo y llegué; El frío ahora se ha derretido en un calor suave.

"Sr. Perassi, despierta. Hay espacio para maniobrar en una hora y somos casi dos por adelantado. El viento fue favorable y los principales4 Fueron como relojes, esta noche encendieron los TAGs.5 durante media hora Son casi las siete, ¿te traigo café?"Así fue como el joven criollo Simonini le dijo a su director, el capitán de la corbeta Mario Perassi, que todavía estaba medio dormido y comenzó a estirar cada músculo de su atlético cuerpo de veintiocho. Había dormido vestido, mecido por el barco; tomando una siesta de cinco horas antes de ver una película en VHS, "The Green Mile" en la mitad del sueño. No se podía recordar nada de la película excepto, extraña y muy bien, solo una breve escena en la que un condenado le decía al protagonista que el Paraíso era como retroceder en el tiempo y revivir el período más feliz de la propia existencia sin fin. Cuando se levantó de la cama, sintió una ligera punzada en el costado derecho y ahora, cuando estaba despierto, recuerda esa molestia que lo había oprimido toda la noche; había algo en su bolsillo que le apretaba la cadera; puso una mano sobre él y tocó un objeto de metal, cálido, angular en un extremo, redondo y moleteado en el otro.

Lo sacó lentamente; era un perno de 12, grabado y deformado.

1 En la Armada, en lugar del rango, los oficiales inferiores se conocen como el "señor". De manera similar, está dirigido a oficiales superiores, con "comandante" y almirantes, con "almirante".

2 Los "Cuadrados" son las salas a bordo para actividades recreativas y la cantina de oficiales y suboficiales. Los graduados tienen el "comedor de la tripulación".

3 "Segundo" es el nombre del segundo comandante.

4 Motores principales.

5 Turbinas de gas