Jura el curso 131 ° Students Carabinieri

01/05/14

Las mañanas de abril en Turín son un juego desconcertante entre los ciudadanos y el clima extraño que caracteriza a la ciudad. En la mañana del último día del mes, el clima resultó ser amenazante, un viento helado y un aguacero bautizaron la ciudad justo antes del 8.

Al mismo tiempo, mientras los turineses luchaban con paraguas con la esperanza de llegar ilesos al trabajo, el día de los estudiantes carabineros comenzó en la Caserma Cernaia, un día especial para ellos y para familias de toda Italia.

En este día de plomo de una primavera fugitiva, jura el curso 131 ° Allievi Carabinieri, que lleva el nombre de MOVM Raffaele Porrani.

El muy joven carabinero fue asignado a una columna móvil involucrada en acciones de lucha contra la guerrilla en el 1943. Tomando parte en numerosas peleas, fue herido por un arma de fuego, rechazó toda ayuda y continuó luchando. Capturado junto con sus compañeros, a pesar del consejo de eliminar a los magnates de los carabineros para evitar una represalia, quiso preservarlos y no dudó en declarar que pertenecía al arma. Condenado a muerte junto con el comandante de la columna, mostró un orgullo inamovible y un coraje implacable, rechazando cualquier compromiso con las leyes del honor militar y la total dedicación a su país.

La razón por la cual el Carabiniere Porrani fue galardonado con la medalla de oro parece ser una historia de otra época, pero como cualquier ejemplo real, su historia contiene una gran enseñanza para los jóvenes estudiantes.

El uniforme de la policía no se quita nunca, incluso cuando no usar la puerta que ha cosido en el interior, el oficial debe estar en posición vertical, respetar el juramento que prestó a la República pero sobre todo tiene que ser el guardián de ese orden en el que cada uno al ciudadano se le otorgan los derechos fundamentales que lo hacen un hombre libre.

El juramento no solo estaba convirtiendo la vida de uno en la República Italiana, sino que fue un momento de reflexión para estos jóvenes compatriotas, una confirmación de su carabinieri, con la colocación de las ranas en los uniformes.

Este simple gesto fue hecho para cada uno de los estudiantes por un miembro de sus familias, la emoción obvia de los padres y madres que, con mano temblorosa, colocaron en las solapas de sus hijos las muy buscadas ranas.

En el despliegue hay mujeres 34, una de las cuales está casi en frente del escenario donde me encuentro para observar la ceremonia.

El padre del joven tiene los ojos llenos de lágrimas, la cara roja de alguien que apenas puede contener sus emociones, roza el rostro de su hija con los dedos y le sonríe como solo lo puede hacer un padre lleno de orgullo.

Un gesto muy natural de una dulzura ilimitada, arrebata una sonrisa a la joven estudiante que, asintiendo con la cabeza, despide a su padre y luego vuelve a la seriedad que implica su trabajo, una barbilla alta y un rifle en el hombro.

La ceremonia a la que asisten cientos de personas no es un ejemplo perturbador de militarismo latente, no hay ostentación de la fuerza o el deseo de mandar. Pero hay tanto orgullo y ganas de hacerlo bien, el deseo de ser una referencia para los ciudadanos, el deseo de ser una de esas historias que todavía rinden homenaje a la herencia de nuestro país, lejos de esas historias de mala reputación que apreciamos mucho últimamente.

Estos muchachos son el rostro de nuestra redención, son ellos quienes lo harán bien y que aún creen en un país mejor gracias a su contribución.

Junto con los departamentos desplegados para compartir la lluvia y el viento incesante, el comandante del Cuerpo de Ejército Carabinieri, general del cuerpo del ejército Ugo Zottin y, a su lado, muy orgulloso de sus hombres, el coronel Franco Frasca, comandante de la Escuela.

Detrás del escenario central, junto con el general Zottin y el coronel Frasca, bajo un gran escenario coronado por una gran carpa, encontramos un homenaje a los estudiantes y sus familias, la mayoría de las asociaciones de armas de nuestro país: Ejército, Guardia di Finanzas, Policía del Estado y Silvicultura del Estado. Se saludan como hermanos retirados de Arma. Se amontonan alrededor de la nueva generación para que el pasado no se olvide. Ser una carabinera es también una cuestión de tradición.

Lo que se observa es una ceremonia importante, solemne pero es sobre todo un festival, donde la gente se reúne, saludamos a usted es feliz de pertenecer al mismo uniforme, y todos estamos bajo la misma bandera que las torres se bañaron el patio del cuartel, el italiano.

Aunque no conocía a nadie en las filas del juramento, este ambiente acogedor me hizo sentir como en casa y participar en la fiesta.

Al final de la ceremonia, sin paraguas, cruzaré el patio de los barracones bajo una lluvia torrencial y haré el slalom entre los familiares para llegar a la salida.

Con cierta renuencia, voy a dejar el único lugar que queda seco antes de toparme con una pared de agua sin la cual me sentiría, sintiendo que un niño pequeño me golpea en el hombro y me pregunta si quiero que me acompañen a la puerta principal con el paraguas. Acepto de buena gana y caminar me dice: "¡Mi hermano la vio sin paraguas y me pidió que la acompañara!".

Protegido por el hermano de un carabiniere el día de su juramento. Una buena manera de comenzar una larga carrera, espero.

Denise Serangelo

defensa de rheinmetal