El caso Ligado sobre 5G y cabildeo en el sector militar

(Para Alexander Virgili)
15/05/20

¿En qué medida pueden las presiones de los grupos económicos y financieros guiar algunas de las opciones estratégicas militares de los Estados Unidos? Esta parece ser una de las preguntas básicas del problema de Ligado, la controversia que actualmente involucra a las principales jerarquías militares, la FCC (Comisión Federal de Comunicación), el Pentágono, el SASC (Comité de Servicios del Ejército del Senado) y otras entidades económicas e institucionales, incluida la Casa Blanca. En la mesa parece estar en juego la seguridad operacional del GPS (principalmente para usos militares, pero no solo), el dominio de los EE. UU. En algunos sectores, el desarrollo de 5G en los EE. UU., Algunas estrategias de la política militar internacional de los EE. UU. Y algunas opciones de gestión de redes satelitales en el futuro cercano.

Ligado es una compañía de comunicaciones satelitales, llamada precisamente Redes Ligado. Nacido bajo el nombre de LightSqared, a fines de la década de 80, de dos compañías que se ocupaban de las telecomunicaciones, mediante la adquisición de varias licencias y el uso de algunos satélites, administró las telecomunicaciones en los EE. UU. y Canadá con la red MSAT; Había intentado un acuerdo de colaboración con un socio británico, pero sin éxito.

En el 2010 LightSquared se había fusionado con Comunicaciones SkyTerra, adoptando eso como el nombre oficial. Después de una situación de quiebra en el balance, fue adquirida por algunos grupos financieros, que invirtieron varios miles de millones de dólares, y con JP Morgan controlaba las participaciones de control. En resumen, se ha convertido en una inversión rentable en un sector como el de las comunicaciones por satélite que promete estar en auge.

Una de las compañías financieras que adquirió Ligado ha llevado a cabo un intenso lobby. En 2019, según algunas estadísticas, se encontraba entre las 250 principales empresas de EE. UU. Por dinero gastado en cabildeo, por un monto de más de dos millones de dólares. La compañía ha tratado de establecerse no solo con transmisiones satelitales sino también con el Banda ancha inalámbrica 4G LTE, luego, en telefonía móvil con repetidores en el terreno, pero el riesgo de interferencia con el GPS en uso condujo al bloqueo de autorizaciones y a una situación de bancarrota.

En 2015, Ligado había estado bajo el control de algunas compañías financieras de inversión privadas y había firmado acuerdos con otras compañías para la coexistencia de sus actividades, en determinadas frecuencias, con las de las compañías que administran GPS. La administración, en años anteriores, parece haber recibido apoyo formal y público e inversiones regulares de personalidades importantes como el senador Obama (futuro presidente) y algunos altos funcionarios. La Ligado (ya SkyTerra) llegó a tener la aprobación para la realización de un 5G parcial, parcial en el sentido de que, en opinión de algunos técnicos, la banda de señal utilizada por el Ligado no permitiría el desarrollo de todo el potencial del 5G, además de poder interferir con la red GPS actual.

Los intereses actualmente en juego, como se puede ver, son múltiples y en varios niveles. La aceleración del choque se produjo en las últimas semanas, cuando la Comisión del Senado es impugnada por la FCC con la emisión de una autorización al Ligado para usar frecuencias generalmente dentro de la competencia exclusiva del Pentágono, lo que plantea el riesgo de posibles interferencias de radio graves que dañaría el uso de la red actual. Esto, aunque Ligado se ha asegurado de que con algunos cambios técnicos no haya riesgo de interferencia o daños en la red GPS actual.

Intentando leer más allá de las declaraciones y posturas técnicas específicas de los numerosos jugadores involucrados, parece surgir una de las debilidades del sistema estadounidense, justo en el momento en que China y otros competidores internacionales se aceleran para proponer un nuevo estándar. internacional para 5G y para telecomunicaciones en general.

La fragilidad viene dada precisamente por la necesidad de equilibrios continuos entre fuertes presiones que no siempre son amalgamables entre sí: grupos de presión financiera con sus propios fines; el Pentágono, que tiene deberes institucionales internos, pero también un papel internacional de dominio tecnológico que quiere mantener; empresas que suministran tecnologías al Pentágono y que reclaman un papel adecuado y la continuidad de las inversiones para mantener ciertos estándares tecnológicos; actores políticos institucionales que a menudo son principalmente representantes de áreas geográficas específicas e intereses partidistas en lugar de colectivos federales.

También es evidente que el choque entre los intereses de los inversores ahora tiene un campo relativamente nuevo y, en cualquier caso, aún prometedor: el del espacio y las tecnologías y aplicaciones relacionadas. Los temas son, como en el caso de Ligado, concentraciones económicas y financieras, que cambian su nombre, expanden o restringen las actividades realizadas, invierten y desinvierten también en otros países, siguiendo las necesidades del mercado, o más bien, tratando de orientarlo.

Le sociedades de cartera tienen perfiles cambiantes, son camaleónicos, usan el sistema liberal de mercado pero al mismo tiempo intentan alterarlo para aprovecharlo. No se excluye que, habiendo cerrado el caso Ligado de alguna manera, los mismos inversores vuelvan a proponer sus estrategias con otras denominaciones y en contextos similares.

Como se transmitió el emperador Vespasiano dijo "Pecunia no olet".

Foto: DoD de EE. UU. / Twitter