Lo logramos: es oficial que Turquía se ha instalado militarmente en Libia

26/08/20

Si bien la noticia pasó tranquilamente en las cadenas de televisión italianas, el 17 de agosto de 2020 en Trípoli tuvo lugar un hecho gravísimo, que con el tiempo tendremos que sufrir las consecuencias desde el punto de vista geopolítico y económico. Los funcionarios de defensa turcos Halusi Akar y Khalid al Attyha de Qatar firmaron un acuerdo con el primer ministro de Trípoli, Fayez Al Serraj, gracias al cual parte del El puerto de al-Khums se transformará en una base naval turca con una concesión de 99 años. Bajo el mismo acuerdo la fuerza aérea militar turca podrá utilizar la base aérea de al-Watya en Tripolitania occidental. Qatar, por otro lado, gestionará la reconstrucción y rehabilitación de todos los centros de seguridad y Trípoli destruidos o dañados durante la última guerra, incluida la reorganización del ejército. Naturalmente en simbiosis con las fuerzas turcas.

Es interesante el rumor no confirmado de que también se ubicarán centros de entrenamiento en Qatar donde, en Doha, se construirá una sede para militantes del GNA. Según fuentes de la televisión libia, también se acordó establecer un centro de coordinación tripartito (Qatar, Turquía y Libia) que se reunirá mensualmente en Misrata a nivel de jefes de gabinete.

Una derrota política italiana

Con la firma de este acuerdo, Turquía ha logrado efectivamente su objetivo de ampliación en el Mediterráneo para garantizar la explotación de una zona marítima y norteafricana de gran importancia. Libia es de hecho un país rico en reservas de petróleo y gas que limita con importantes rutas comerciales en el Mediterráneo. Un país de importancia estratégica para el Mediterráneo con una larga y convulsa historia en la que los destinos de Turquía e Italia se han encontrado en varias ocasiones. Históricamente, Tripolitania fue gobernada por el Imperio Otomano desde 1551 hasta 1912; incorrectamente llamado el Reino de Trípoli desde 1711 hasta 1835 en realidad era una provincia otomana dirigida por un pasha (gobernador), siempre miembro de la dinastía Karamanli. Además del territorio central de Tripolitania, la región de Cyrenaica también formaba parte del dominio de Trípoli, ya que estaba gobernada por el mismo bajá.

Fue con el estallido de la guerra italo-turca (1911) que Tripolitania y Cyrenaica fueron anexadas a Italia (junto con la región interna de Fezzan) con un real decreto del 5 de noviembre de 1911, posteriormente legitimado por el Tratado de Lausana que fue firmado 18 de octubre de 1912 entre el Imperio Otomano y el Reino de Italia.

En esos años, se hizo famosa una pieza musical patriótica "Trípoli bel suol d'amore" escrita por Giovanni Corvetto en 1911 poco antes de la guerra italo-turca y compuesta para propagar la inminente guerra del Reino de Italia contra el Imperio. Otomano para la conquista de Libia. Notas ahora olvidadas, arrastradas por los impetuosos vientos del este.

En ese momento, Libia se consideraba un territorio fértil en el que se podían cultivar trigo y frutas, rico en depósitos de azufre y una salida para frenar la gran emigración al extranjero. Los italianos fueron allí, colonizaron la tierra que no estaba seca con resultados. pero no descubrieron la verdadera riqueza del subsuelo, el petróleo. Conocemos su historia reciente: desde la llegada de Moammar Gaddafi, la expulsión de los italianos, la política visionaria del máximo líder hasta su ruinosa caída que llevó al país al caos.

¿Qué está pasando ahora en Libia?

Después de más de cien años, el Acuerdo de Trípoli del 17 de agosto de 2020 ha transformado efectivamente a Tripolitania nuevamente en un protectorado bajo el control de Turquía y sus aliados, socavando los débiles esfuerzos de Europa para crear zonas neutrales en Sirte y en el aeropuerto de Jufra. , ocupada por las fuerzas del general Khalifa Haftar y sus aliados. Este hecho histórico es consecuencia de la política activa de Ankara, ya presente en el territorio libio en la época del dictador Gaddafi. Turquía en los últimos meses ha brindado apoyo al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) tanto a través de acuerdos de cooperación (con un volumen estimado de inversiones en varios miles de millones de dólares estadounidenses) como militar para oponerse al avance del Ejército Nacional Libio de Khalifa. Haftar que cuenta con el apoyo de varios países políticamente no cercanos a Turquía.

En ese país atormentado asistimos a la lucha entre dos facciones, encaminada a apoderarse de los ingentes recursos que, bajo Moammar Gaddafi, tal vez habían encontrado una posibilidad de explotación más equitativa. Un botín demasiado rico que sin duda fue tentador para algunos países que, extraño caso, después de haber contribuido a la caída del dictador y llevado al país al caos actual ahora se alinean en los dos bloques. Hay quienes también ven la existencia de una motivación política entre las dos partes ya que Turquía, que apoya al GNA, siempre ha apoyado a los grupos libios cercanos a los Hermanos Musulmanes durante la guerra civil que llevó a la caída de Gaddafi. Por otro lado, el apoyo a Khalifa Haftar proviene de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, que consideran a los Hermanos Musulmanes como una fuerte amenaza para su estabilidad. Un lío que también ve a Rusia del lado de Haftar que, después de haberse asentado militarmente en Siria, ahora puede contar con una poderosa flota mediterránea apoyada por una base naval eficiente, y una siempre presente, aunque a menudo ambigua en su comportamiento, Francia de Siempre interesado en pozos petroleros.

Pero este indudable éxito político de Ankara no solo está ligado al maquiavélico político turco sino también a un demérito político del gobierno italiano que, a pesar de estar en posesión de una importante Armada (una de las más importantes del Mediterráneo) ha degradado su papel ( al menos en su uso) para apoyar a la Fuerza Armada. Una falta de toma de decisiones o un incomprensible esperar y ver en una situación delicada como la que vivimos en el Mediterráneo desde hace años. Un despliegue naval disuasorio en aguas chipriotas en apoyo del buque SAIPEM habría aclarado de inmediato nuestra política para proteger nuestros intereses petroleros en el Mediterráneo oriental, mitigando los reclamos de los aliados turcos. Lo mismo podría haber sucedido con una política más decisiva en territorio libio, aplicando, sin mucha imaginación, la misma política de integración generalizada que utiliza Ankara.

Desde el punto de vista de la cooperación militar, hubiéramos tenido la ventaja de años de colaboración militar, realizados con cursos de capacitación para oficiales, suboficiales y soldados libios, y no menos importante con actividades de apoyo a la población como el hospital militar de Misrata. Es desarmador saber de la prensa que este hito de salud militar italiano se ha vuelto repentinamente incómodo porque está demasiado cerca de la próxima base naval turca y que fuimos invitados calurosamente a cambiar de área permitiendo espacio para nuestros trabajadores de la salud (que a estas alturas habrían sido muy útiles en la patria para la emergencia del COVID 19) en otros hospitales locales. Todo esto sobre la base de un acuerdo anunciado por el ministro Lorenzo Guerini el pasado 5 de agosto, concluido al término de un acuerdo bilateral con el presidente al-Sarraj. En esa ocasión Guerini afirmó "Estamos totalmente preparados para iniciar de inmediato las nuevas iniciativas de cooperación definidas hoy. En los últimos años hemos realizado importantes esfuerzos para desarrollar la colaboración civil / militar con las autoridades locales que desarrollaremos con un compromiso renovado".

¿Cuáles son estas actividades importantes, aunque solo sea para salvaguardar nuestros intereses? Con algo de aprensión leí "Recuperación y desminado de artefactos improvisados", solicitado por Libia a nuestros especialistas, entre los mejores del mundo. Sin duda una actividad importante para la reconstrucción, pero ... ¿en beneficio de quién?

Las ventajas parecen recaer solo en la coalición turco-qatarí que encontrará aeropuertos y carreteras limpias, mientras que al final de este lío ni siquiera nos quedarán migajas si no la espina en el costado de los migrantes que seguirán encontrando un buen punto en las soleadas playas libias. de partida.

Andrea Mucedolawww.ocean4future.org)

Foto: presidencia de la república de Turquía / web / Agencia Anadolu / ministerio de defensa