CHIPRE: el nuevo Gdansk

(Para Andrea gaspardo)
22/02/20

Cuando revisamos un atlas geográfico que intenta identificar las principales áreas de crisis que sostienen nuestro mundo aquí y allá, pocas personas recuerdan prestar atención a lo que está sucediendo en un rincón remoto del este del Mediterráneo, donde isla que, según la tradición mitológica, dio a luz a la diosa Afrodita (Venus para los romanos): la isla de Chipre.

De hecho, de todas las disputas, Chipriota es una de las más peligrosas porque, una vez que se consideran los intereses y actores involucrados, tendría el poder de causar la implosión de la OTAN y la Unión Europea. Y no hay ninguna posibilidad remota de que todo pueda suceder pronto, muy pronto.

La crisis de Chipre es tan antigua como la moderna república del mismo nombre. Proclamado el 16 de agosto de 1960, y reconocido internacionalmente el 1 de octubre del mismo año, después de la conclusión de los acuerdos de Londres y Zurich de 1959, coronando una lucha de diez años por la independencia dirigida por el arzobispo y primado de la Iglesia Autocéfala de Ciprio, Makarios III, la República de Chipre ha tenido una vida muy problemática desde el principio.

Con la independencia obtenida, Makarios III, anteriormente "Etnarca" (líder político-religioso) de los grecochipriotas, también se convirtió en presidente de la República presidiendo un engorroso sistema de órganos políticos colegiales diseñados para mantener la paz entre las diversas comunidades que viven en la isla. Su historia, compuesta por invasiones y dominios extranjeros, y su envidiable posición geográfica, a caballo entre las principales rutas comerciales, han hecho de Chipre el lugar ideal para el encuentro, la confrontación y la convivencia de diferentes pueblos. La composición étnica de la época vio la presencia del 77% de grecochipriotas, 18% de turcochipriotas y 5% de "otros" (entre los que se destacaron los armenios y maronitas más influyentes).

La disputa extrema entre las dos comunidades principales, así como la imposibilidad por parte de los tres "garantes" (Grecia, Turquía y Gran Bretaña, esta última también posee la posesión perpetua de las bases de Akrotiri y Dhekelia) para hacer que las existentes funcionen. los acuerdos de paz significaron que, ya en 1963, la isla se derrumbó en una especie de guerra civil progresiva que terminó solo en 1974 cuando, tras un golpe de estado instigado en Chipre por el régimen militar de Grecia, Turquía trajo al final de una operación militar a gran escala llamada "Operación Atilla" (Operación por la Paz) que tuvo el resultado finalocupación de un tercio de la isla y su división en dos entidades distintas y rivales: en el sur y el oeste, en un territorio que comprende el 59% de la isla, la República de Chipre continuó existiendo, mientras que en el norte y el este, la República turcochipriota (más tarde declarada unilateralmente independiente en 1983) se formó en un territorio que comprende aproximadamente el 36% de la isla. Las dos repúblicas enemigas están separadas por una zona de amortiguación, controlada por la ONU, que equivale al 4% de la superficie del país.

La guerra civil progresiva y la invasión turca (con la campaña militar breve pero intensa posterior) dejaron un legado muy fuerte de destrucción y odio mutuo que el tiempo logró aplacar solo débilmente. Desde 1974 hasta hoy, las iniciativas diplomáticas destinadas a restaurar la unidad de la isla y la retirada de las tropas turcas, tanto por parte de actores locales como de organismos internacionales, se han multiplicado sin llegar a ningún tipo de solución. negociada. Los principales obstáculos en los que se enfrentan los contendientes, los tres "garantes" y los organismos internacionales responsables de resolver la disputa son esencialmente tres:

- La organización política con la que la isla debe estar dotada.: aunque en términos de principio diplomático, tanto los grecochipriotas como los turcochipriotas están de acuerdo en la posibilidad de reunir la isla, sus posiciones difieren en lo que debería ser la futura división de poderes. Si bien los grecochipriotas favorecieron el regreso a la organización existente en 1960, los turcochipriotas decididamente rechazaron esta eventualidad, porque ya había demostrado estar históricamente en bancarrota, optando por la creación de un estado federal binacional;

- La permanencia de las tropas turcas en la isla.: las autoridades grecochipriotas siempre han mantenido firme el punto de que, cualquier organización político-administrativa habría llegado a la isla al final de las conversaciones de paz, las tropas turcas presentes en el territorio nacional tendrían que irse porque eran consideradas tropas de ocupación extranjeras;

- El destino de los "colonos turcos": a partir de 1974, Turquía ha favorecido una migración constante de grupos de "colonos", procedentes además de las zonas más pobres de Anatolia, hacia la República Turcochipriota con el fin de explotar económicamente su territorio y aumentar el El poder de negociación de los turcochipriotas en la negociación al aumentar la población turca en la isla. Es imposible saber con certeza el número de los llamados "colonos", pero, según numerosas indicaciones, parece claro que, frente a una población de 120-150.000 turcochipriotas, hay hasta 450.000 "colonos". Aunque la ONU y otros actores internacionales activos en el proceso de mediación siempre han tratado de acomodar los "deseos" de los actores locales, tanto la permanencia de las tropas turcas como la asignación masiva de los colonos de Anatolia le han valido a Turquía una condena internacional unánime. .

Entre las innumerables iniciativas que la diplomacia internacional ha logrado a lo largo de los años, una mención de honor va al llamado "Plan Annan", llamado así por el ex Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan, quien, prácticamente totalmente acogedor Las solicitudes turcas preveían la reunificación total de la isla en un estado binacional, garantizando a los turcochipriotas importantes palancas de poder.

Fruto de la llamada "diplomacia secreta" entre las partes y ignorando casi por completo la sensibilidad de los grecochipriotas, el "Plan Annan" fue literalmente "torpedeado" en el famoso referéndum de 2004. Si bien, con una participación del 87% de los titulados, los turcochipriotas aprobaron el plan con el 65% de los consentimientos, los grecochipriotas, con una participación del 89% de los titulares, lo rechazaron con el 76% de los votos. Curiosamente, aunque el plan había sido rechazado con un margen tan amplio, seguía siendo la base de cada ronda de negociación posterior, incluida la última, que comenzó en 2014 y terminó dramáticamente el 7 de julio de 2017.

La etapa de otra "tragedia chipriota" fue la encantadora ciudad suiza de Crans-Montana donde, en presencia del Secretario General de la ONU, António Guterres, las delegaciones griega, turca, grecochipriota y turcochipriota se midieron en lo que , según la prensa de la isla, tuvo que ser la entrevista decisiva. Sorprendiendo a todos, y en contra de la opinión tanto de su pueblo como de su propio partido, el Presidente de la República de Chipre, Nicos Anastasiades, anunció a sus homólogos que la República de Chipre estaba lista para aceptar el "Plan Annan" en su versión final ( el quinto) y sin más modificaciones. Sin embargo, la apertura de Anastasiades fue recibida con escepticismo por el canciller de Turquía, Mevlüt Çavuşoğlu, quien, según el testimonio dado a los periodistas por el entonces canciller griego Nikolaos Kotzias, alegó que "Anastasiades" podía hablar al máximo. como "representante de la comunidad étnica griega de Chipre", pero ciertamente no como el líder de un estado (que Turquía no estaba dispuesta a reconocer de todos modos) y que, más allá de lo que quieren los griegos, Turquía nunca se dará por vencida ni derechos sobre Chipre o mantener una presencia militar sólida allí. Posteriormente, en un breve comunicado de prensa, Çavuşoğlu mismo comentó que: "En vista del fracaso de las negociaciones, Turquía en adelante emprenderá su camino para resolver el conflicto de Chipre siguiendo sus planes B y C"..

Existe una sospecha espontánea de que el colapso del acuerdo había sido planeado durante algún tiempo por la élite de Ankara, en particular por el presidente Recep Tayyip Erdogan (quien en enero de 2017 también había prometido a su electorado que las tropas turcas permanecerían en Chipre "para siempre") para proceder con sus planes de expansión territorial. Varios observadores, incluido el autor de este análisis, han denunciado el dramático giro que Turquía ha tomado hacia una política exterior agresiva y potencialmente fuera de control durante varios años. Baste recordar la facilidad con la que Erdogan ha involucrado a su país en casi todas las crisis que han conmocionado al mundo árabe desde finales de 2010 hasta la actualidad o la lucha del brazo contra Israel en relación con el conflicto israelí-palestino (especialmente en el frente de Gaza), que termina con el apoyo evidente a movimientos atroces como Ahrar al-Sham, Jabhat al-Nusra o incluso el propio ISIS en los conflictos de Siria e Irak.

Aunque hasta ahora los episodios ofensivos del "Sultán" en tierras sirias y mesopotámicas han sido reducidos tanto por la inesperada resistencia de los gobiernos sirios e iraquíes como por la intervención providencial de Irán y Rusia en el complicado juego del Medio Oriente, no se cree que Erdogan haya renunciado sus reclamos En los últimos años, de hecho, la escena política turca ha sido sacudida repetidamente por un fantasma que muchos creyeron muerto y enterrado: el "Misak-ı Millî". Por este nombre se entiende el llamado "Pacto Nacional" adoptado por el padre de la República de Turquía, Mustafa Kemal Atatürk, entre el final de la Primera Guerra Mundial y el estallido de la Guerra de Independencia de Turquía, y con el que el último parlamento otomano ( y primer parlamento de la nueva Turquía republicana) declaró qué territorios pertenecían al pueblo turco por derecho y que Turquía no estaba en absoluto dispuesta a intercambiar; Aunque Chipre había sido durante mucho tiempo una colonia británica, su territorio fue mencionado en la misma declaración.

La referencia obsesiva de Erdogan y la mayoría de los políticos turcos (no solo militantes de su propio partido, sino también de sus oponentes) a Misak-ı Millî debe ser tomada tremendamente en serio por todos los tomadores de decisiones políticas y los militares en Europa como en el resto de Occidente, Rusia, Israel, Oriente Medio y otros lugares.

Lo que, al parecer, parece una fantasía que se puede encontrar para uso y consumo internos, en realidad representa una declaración coherente de expansión territorial comparable a la memoria de Hitler "Lebensraum" y Erdogan nunca lo abandonará (incluso si las derrotas en Siria e Irak han obligado a cambiar temporalmente las prioridades estratégicas, por ejemplo, en Libia!). La pregunta chipriota representa, de hecho, un excelente campo de entrenamiento para el "Sultán" y para unificar al país en torno a una pregunta que está realmente cerca del corazón de todos los turcos, ambos para probar el verdadero sello de la Unión Europea.

Mirando hacia el futuro, la Unión Europea podría encontrarse enfrentando la peor crisis de su historia, y esta vez será una crisis político-diplomática y militar en toda regla. Después del fracaso definitivo de las conversaciones de paz, Turquía ahora puede culpar cómodamente todo el fiasco a la intransigencia pasada de griegos y grecochipriotas y organizar un referéndum para la independencia de la República turcochipriota y su posterior anexión a Turquía . Tanto la República de Chipre como Grecia interpretarán correctamente esta medida como una declaración de guerra y se enfrentarán a la dramática elección de responder con armas o renunciar a la reunificación de la isla.

En realidad, sin embargo, esta elección es solo ficticia. Incluso si los griegos y los grecochipriotas deciden tragarse el sapo y no hacer nada, la anexión de la República turcochipriota solo será el primer paso hacia la conquista total de la isla por los turcos.

El valor intrínseco de Chipre reside en los gigantescos depósitos de gas y petróleo ubicados en el lado marítimo grecochipriota, en la abundancia de mares frente a la isla y, sobre todo, en su posición geográfica, lo que permitiría a los turcos fortalecer la presión hacia el Levante y ganar una invaluable plataforma de lanzamiento hacia mar abierto y el Canal de Suez; en pocas palabras, la "profundidad estratégica" que Turquía perdió cuando dejó de ser un imperio y que debe recuperar absolutamente si quiere volver a serlo.

Como no hay absolutamente ninguna manera de lograr esto pacíficamente, es por esta razón que Erdogan no puede parar y "debe" crear el "casus belli". Y tal "casus belli" ya podría existir y tener el nombre de Verosia. Un pueblo ubicado en la costa este de la isla, no lejos de la ciudad de Famagusta, Verosia tuvo la desgracia de mudarse rápidamente de un lugar famoso por sus playas a un "pueblo fantasma" en el espacio de una noche, cuando los habitantes locales huyeron rápidamente y furia ante el avance de los tanques turcos en 1974. Posteriormente, la ciudad, como el resto de los alrededores, se convirtió en parte del llamado "cinturón desmilitarizado" bajo el control de las Naciones Unidas, evitando cualquier iniciativa de reabastecimiento hasta alcanzar un verdadero y su propio tratado de paz. Sin embargo, en los últimos años, las autoridades turcochipriotas y chipriotas han mostrado más intolerancia hacia el régimen del statu quo, temiendo en repetidas ocasiones la integración completa de la "ciudad fantasma" en el territorio de la República turcochipriota.

La última declaración en orden vino de Fuat Oktay, vicepresidente de Turquía y muy leal a Erdogan, quien luego de una inspección en el área dijo que: “Es nuestro derecho, no aceptaremos el estancamiento de las conversaciones como un destino inevitable. Esta es una oportunidad histórica para revivir el turismo ". No hace falta decir que sus palabras elevaron el espacio de arrastre proverbial. Aún así, los observadores internacionales no deberían sorprenderse por las palabras y la forma de actuar de las autoridades de Ankara, dado que en la cuestión chipriota, y no solo, cada vez que los líderes turcos han decidido proceder unilateralmente en el escenario mundial, siempre han preparado el se basa sabiamente a través de elaborados esquemas verbales destinados a probar la resolución de los oponentes, y luego proceder con la acción, confiando en la impunidad. En el caso de Chipre, entonces, las provocaciones de hoy caen "de pincel" porque 2020 es también un año electoral para la República Turcochipriota. El 12 de abril, de hecho, el presidente saliente Mustafa Akıncı buscará la reconfirmación contra el actual primer ministro y jefe de la oposición Ersin Tatar.

El evento electoral no es de importancia secundaria porque los dos contendientes están posicionados en polos opuestos precisamente sobre qué relaciones deberían estar con Ankara. De hecho, Ersin Tatar es considerado por todos como "el Hombre de Erdogan" en el gobierno y su eventual victoria desencadenaría escenarios oscuros. Es la opinión puramente personal del autor que, en un lapso de tiempo entre 2020 y 2023, Chipre se convertirá en un nuevo Gdansk y los países de la Unión Europea deberían comenzar a prestar mucha atención al hecho de que, Si fracasamos en el trabajo de proteger la integridad territorial y la salvación de Chipre y Grecia, entonces la Unión quedaría tan desacreditada como para perder su razón de existir.; además, una Turquía fortalecida proyectada hacia una verdadera expansión naval representaría una amenaza estratégica para el continente europeo y, aún más, para Italia que no podemos permitirnos dormir en nuestros laureles ni siquiera por un minuto. Además, fue justo sobre los cielos de Chipre que, según el mito griego, se libró la batalla final de Titanomachy, la lucha que se opuso a los Titanes y a los Olímpicos por el dominio de la forma en que se crearon.

Foto: Türk SilahlÄ ± Kuvvetleri / web