Cursos y recursos. Algunas consideraciones sobre la guerra rusa en Donbass

(Para filipo del monte)
18/01/23

En las últimas semanas de 2022, la consolidación de la línea defensiva rusa "estratificada" al este del río Dniéper y las trincheras excavadas en el Donbass parecían confirmar la utilidad para Moscú de ralentizar las operaciones militares en Ucrania. Y, sin embargo, "ralentización" no es lo mismo que "estasis", por el contrario, está claramente presente la necesidad de movimiento y acción encaminados a ajustes tácticos y, en lo posible, también a revertir la iniciativa estratégica. Del mismo modo, la ralentización de las operaciones no equivale en absoluto a la voluntad política de iniciar negociaciones con Kiev y es mucho más probable que los rusos necesiten tiempo para empezar a explotar los efectos beneficiosos -reales o sólo supuestos que dirá el campo de batalla- de la parcial movilización y por tanto de la mayor disponibilidad de tropas y recursos; beneficios hasta la fecha aún no calculables ya que, pero ya se decía en círculos militares rusos en el momento del anuncio de movilización de Putin, las medidas para el aumento orgánico de tropas no conducirían a cambios sustanciales antes de seis a siete meses.

La propia estrategia del general Surovikin (que sigue siendo la que se debe seguir a pesar de que Gerasimov asumió el mando desde el 11 de enero), basada en una profunda presión contra la infraestructura y las cadenas logísticas ucranianas, solo puede tener resultados de cierto tipo si luego puede tener fuerzas altamente maniobrables y bien armadas que Rusia actualmente no puede desplegar.

En este sentido, destacamos la opción de no lanzar inmediatamente a la palestra a los reservistas y tropas recién movilizadas que aún necesitan formación y actualización, prefiriendo apoyarse en unidades más experimentadas en sectores clave, como la presencia masiva de mercenarios Wagner en Soledar ( según la inteligencia británica, los combatientes de la compañía de Yevgeny Prigozhin constituyen el 10% del total de las fuerzas empleadas por los rusos en Ucrania) indica.

La ofensiva rusa actualmente en curso en la línea Berestove-Klishchiivka, con epicentro Bajmut, en el Donbass, pone de relieve la importancia de ese frente en el que se juega la verdadera partida de la guerra, aunque en algunos momentos, especialmente en la fase inmediatamente posterior a la gran la contraofensiva ucraniana del verano pasado, aparecía para la mayoría como un escenario de importancia secundaria con respecto a la vasta franja del Dniéper y la costa suroeste.

En la batalla en torno a Bajmut parece reproducirse el mismo patrón de los enfrentamientos por la conquista de Sievierodonetsk y Lysychansk, con los rusos que primero rodearon y luego atacaron en profundidad el centro de las ciudades y los ucranianos que optaron por una defensa total. , desatando hacer uno materialeslacht, con el objetivo de actuar como un "yunque", atrayendo tantas fuerzas enemigas como sea posible en un escenario restringido e impidiendo el avance inmediato de una gran parte de la línea del frente.

El despliegue defensivo ucraniano depende de Kramatorsk y la conquista de Bajmut por parte rusa muy probablemente desencadenaría una nueva "crisis táctica" para las fuerzas de Kiev. En la actualidad es difícil imaginar hasta dónde pueden llegar los rusos, también a la luz de las consideraciones anteriores sobre su capacidad real para llevar a cabo una ofensiva a gran escala, pero al mismo tiempo, el riesgo de crisis del sistema defensivo en el Donbass, explica la resistencia "hasta el último hombre" de los ucranianos.

Una estrategia de ralentización de las operaciones a la espera de tiempos mejores, que no "arrastra" con una táctica de espera, sino que casi impone el activismo, es prueba de que toda la retórica y los viejos análisis basados ​​en el mito del "General Winter han sido superados definitivamente por la guerra entre Rusia y Ucrania. Ya no hay 'almuerzo' y ambos bandos están, en varios sectores, a la ofensiva.

Por absurdo que parezca, quien no tiene la iniciativa en el campo está obligado a no cristalizar el frente y eso explica que las tropas rusas hayan desatado una ofensiva en el Donbass a estas alturas.

Desde principios de diciembre, el presidente Vladimir Putin ha comenzado a hablar públicamente sobre los preparativos en curso para una guerra prolongada, reflexionando también sobre los errores estratégicos y tácticos que Rusia ha cometido hasta ahora al realizar operaciones en Ucrania.

Putin ha identificado cuatro prioridades: la mejora del proceso de movilización, la revitalización del sistema productivo del complejo militar-industrial, el reforzamiento de los controles estatales sobre los medios de comunicación y el aumento de competencias en manos del Ministerio de Defensa. Queda por ver cuánto de este complejo programa político-militar deseado por el Kremlin se puede implementar en los próximos meses.

Mientras tanto, el martillo ruso golpea con violencia en el Donbass, esperando la "crisis táctica" ucraniana o, al menos, la imposibilidad de una reacción de Kiev.

Foto: Ministerio de Defensa de la Federación Rusa / Ministerio de Defensa del Reino Unido

defensa de rheinmetal