Turquía vuelve a bombardear Kobane. ¿Nuevas perspectivas ruso-turcas en Siria?

(Para Antonino Lombardi)
23/11/22

Pocos días después del ataque en Estambul y después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan acusara al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) del ataque, ayer Turquía lanzó una serie de ataques aéreos durante la operación "Pence Kilic" contra objetivos kurdos en Siria e Irak.

Sin embargo, el PKK ha negado cualquier papel en el ataque del 13 de noviembre, el más mortífero en cinco años después de una serie de ataques entre 2015 y 2017.

Los bombardeos fueron llevados a cabo por drones en una base en el noreste de Siria utilizada por las fuerzas kurdas y la coalición liderada por Estados Unidos y continuaron con artillería turca en la ciudad de Kobane, en el norte de Siria, controlada por las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por kurdos y en las ciudades de Tel Rifat, Derbysia y Derik.

15 soldados del gobierno y 32 combatientes de las SDF - Fuerzas Democráticas Sirias - (una alianza de milicias kurdas, árabes y asirio-sirias) fueron asesinados. Fuentes de prensa informan que los ataques con aviones no tripulados turcos también alcanzaron un pequeño campo petrolero cerca de la ciudad fronteriza de Al-Qahtaniyah.

Erdogan ha pedido repetidamente una "zona segura" de 30 kilómetros para proteger a Turquía de ataques transfronterizos desde territorio sirio. Al menos tres personas, incluido un niño, murieron en una ciudad fronteriza turca el lunes por un cohete disparado desde Siria. Parece que el presidente turco, de cara a las elecciones del próximo junio, quiere reforzar su política contra los combatientes kurdos y aumentar el apoyo a sus aliados nacionalistas del MHP (Milliyetçi Hareket Partisi).

El conflicto ruso-ucraniano es visto por muchos analistas como la continuación de la guerra en Siria donde, en el campo de batalla de un tercer estado, luchan las dos superpotencias (EEUU y Rusia) y sus respectivos aliados.

Algunos estudiosos se preguntan si los casi siete años de actividad militar en Siria por parte rusa podrían haber condicionado, al menos en parte, la operación en Ucrania y otros argumentan que la cantidad de hombres y equipos presentes en el país de Oriente Medio no justifica tal una interpretación

Los rusos siguen desplegando unos 1971 hombres, varias decenas de aviones y el pleno funcionamiento de la base naval de Tartus en el frente sirio. Sobre esta última, nacida en 2017 con acuerdos entre los soviéticos y el padre de Bashar al-Assad como base logística, desde XNUMX Rusia ha adquirido plena soberanía de la zona, ha ampliado y modernizado las estructuras convirtiéndose en un punto estratégico en el Mediterráneo y un centro crucial para el comercio en el área y más allá, dada su proximidad al importante Canal de Suez.

La intervención rusa en Siria se puso en marcha en septiembre de 2015 con el objetivo de apoyar al presidente del país y luchar contra el terrorismo representado por el Estado Islámico. Los rusos han defendido al régimen de Bashar al-Assad que ahora controla al menos dos tercios del país y han contribuido a reducir considerablemente la presencia del Estado Islámico que en todo caso continúa con su acción en el territorio. Algunos académicos especulan que si bien la intervención rusa ha animado al debilitado régimen de Assad, la operación puede haber creado una mayor unidad entre los rebeldes y haberlos impulsado a unirse a la causa anti-Assad. Sin embargo, Rusia ha basado su apoyo en nombre de la lucha contra el Estado Islámico ganando más legitimidad que la intervención estadounidense.

Como parece estar sucediendo en Ucrania, la lucha probablemente continuará también en Siria. por procura. Los principales componentes de un guerra de poder ellos son1 la suministro de hombres, de materia, laasistencia financiera ed asistencia no militar. Esto conduce a consecuencias inevitables, como la dependencia a largo plazo entre el benefactor y el beneficiario, la expansión e intensificación del conflicto original, su extensión más allá de las fronteras iniciales y las posibles repercusiones, al final de la guerra, para los participantes.

La participación militar directa de Rusia en la guerra civil en curso de Siria ha generado preocupaciones sobre sus verdaderas motivaciones. Las preocupaciones han dado lugar a varias explicaciones e interpretaciones, que incluyen:

  • intereses geopolíticos, geoeconómicos y geoestratégicos y esfera de influencia en el Medio Oriente que Rusia debe proteger de la invasión occidental;
  • Rusia intervino en la guerra civil siria para defender los principios de la ONU de no injerencia, soberanía estatal y para evitar que la ONU sentara un precedente que Occidente podría utilizar en el futuro para interferir en el conflicto interno de cualquier país soberano con un régimen antioccidental. y cambiarlo;
  • participación en la guerra civil siria para obviar la posibilidad de que Siria se convierta en un bastión fundamentalista islámico y yihadista;
  • ejercer el poder en forma de fuerza militar contra la oposición occidental para proteger sus intereses nacionales y preservar su supervivencia nacional en un sistema internacional hostil.

La acción militar de Rusia en Siria, por lo tanto, es parte de la política del presidente Putin para recuperar la esfera de influencia y las ventajas estratégicas perdidas de Rusia. Este esfuerzo comenzó en 2005 con la victoria en la Segunda Guerra Chechena, seguida por la invasión de Abjasia en 2008 para recuperar el control del puerto de Ochamchire en la costa del Mar Negro, la reconstrucción del puerto de Tartus en Siria 2008-2009, la invasión y la anexión de Crimea a Ucrania en 2014 y la invasión de Ucrania en febrero de 2022.

Rusia había limitado previamente su papel en la guerra civil siria a proporcionar al gobierno sirio apoyo diplomático, suministro de armas y municiones, así como entrenamiento militar y servicios de asesoramiento al ejército sirio. Sin embargo, los grupos terroristas islámicos y el ejército regular siguieron ganando posiciones y terreno hasta obligar al régimen a trasladar sus tropas desde la provincia de Latakia a Damasco para defender el tambaleante poder de Bashar al-Assad que parecía estar al borde del abismo. de la derrota Por ello, Rusia, también con vistas a evitar el resurgimiento del terrorismo en la región del Cáucaso Norte sujeta a nuevas actividades terroristas, ha considerado oportuno intervenir en Siria.

El interés de Rusia en el Mediterráneo es vital para la estrategia militar. Parece que los soviéticos, a pesar de que el conflicto en Ucrania requiere enormes recursos, siguen manteniendo viva y presente su influencia también en Siria para no dejar demasiado espacio a Turquía.

La intervención rusa de 2015 permitió a Assad reconquistar gran parte del país y ahora es este último quien apoya claramente al presidente ruso al anunciar el envío de milicias sirias al frente ucraniano y reconocer formalmente a la República Popular el pasado 29 de junio de Donetsk y el República Popular de Luhansk, como naciones soberanas. Evidentemente Bashar al-Assad se siente protegido por Rusia no solo en su propio territorio sino también en la ONU donde puede contar con el derecho de veto ruso en el Consejo de Seguridad.

Mientras tanto, los sirios siguen muriendo

El conflicto representa la mayor catástrofe humanitaria del mundo: 14 millones de sirios necesitan asistencia humanitaria y 6,7 millones de sirios han huido del país y casi el 60% de la población está al borde de la inanición. En los primeros seis meses de este año, 1568 civiles (114 niños) fueron asesinados. El último atentado informado por la prensa es el del 22 de julio en el que siete personas, entre ellas cinco niños, murieron tras un bombardeo ruso en un barrio de Jisr al-Shughur en el norte del país. En las áreas fronterizas con Idlib y Alepo hay alrededor de 4 millones de personas, desplazadas y hacinadas en ciudades de tiendas de campaña, viviendo en condiciones extremas. Estos están cada vez más bajo el control turco.

Desde el inicio del conflicto, los ataques indiscriminados de las fuerzas gubernamentales contra zonas densamente pobladas han sido una constante. Se llevaron a cabo con bombardeos de artillería, morteros, cohetes, tanques y ataques aéreos, pero también mediante bombas de racimo o termobáricas. Desde 2015, los rusos con la fuerza aérea han atacado barrios civiles y lugares concurridos o han llevado a cabo ataques que han matado y herido a la población y dañado lugares de atención.

Los grupos armados, no solo Daesh, Hay'at Tahrir Al-Sham y las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo han lanzado numerosos ataques indiscriminados con morteros y cohetes, y artefactos improvisados.

La acción militar de la coalición liderada por Estados Unidos para retomar Raqqah dañó o destruyó hasta el 80 por ciento de los edificios, matando e hiriendo a miles de civiles y desplazando a otros tantos.

En las recomendaciones, la proporción de Red Siria de Derechos Humanos, pide al Consejo de Seguridad que “dejen de usar su veto para proteger al régimen sirio, que ha cometido cientos de miles de violaciones, muchas de las cuales constituyen crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra” y tomar otras medidas después de la adopción de la resolución 2254, es decir “Cese todos los ataques contra civiles”. también requiere "a todas las agencias de la ONU para que hagan mayores esfuerzos para proporcionar ayuda humanitaria, alimentos y asistencia médica". Este último se ha convertido en un tema que ha desatado una amarga disputa en el Consejo de Seguridad. De hecho, a Moscú le gustaría que el gobierno sirio se hiciera cargo de esta tarea para evitar que las poblaciones de las áreas controladas por los rebeldes lleguen fácilmente a la ayuda. Parece que hace unas semanas se llegó a un acuerdo para permitir la entrada de ayuda humanitaria al norte de Siria a través de Turquía.

En la cumbre de Teherán del 19 de julio se reunieron los presidentes de Rusia, Irán y Turquía y también se habló de Siria: a pesar de muchas diferencias, coincidieron en la necesidad de que Estados Unidos y la OTAN abandonaran el país. Rusia e Irán han formalizado nuevos contratos comerciales como el de Gazprom y la Compañía Nacional de Petróleo de Irán. Han surgido viejos rencores, por otro lado, entre Rusia y Turquía sobre la zona de seguridad a lo largo de la frontera turca que permitiría a Ankara mantener alejados a los kurdos y, mientras Moscú insinúa algunas posibilidades, Ebrahim Raisi dice que una “El ataque a Siria sería perjudicial para Turquía en beneficio de los terroristas” acusando también a Israel de sus continuos ataques a la infraestructura civil.

El Consejo Europeo prorrogó hasta el 1 de junio de 2023 las medidas restrictivas de la UE contra el régimen sirio debido a la represión que sigue ejerciendo contra la población civil del país.

Las sanciones incluyen un embargo a las importaciones de petróleo, un congelamiento de los activos del banco central sirio en la UE y restricciones a la exportación de tecnología que podría usarse para la represión interna. También están dirigidos a empresas y empresarios que se benefician del régimen y la economía de guerra.

La presencia del terrorismo islamista (IS) y otros grupos en Siria supone una grave amenaza para el país, Oriente Medio y la comunidad internacional. La estrategia europea desarrollada en Siria e Irak para hacer frente a la amenaza terrorista de IS/Daesh se adoptó en marzo de 2015. Su objetivo es apoyar a la coalición internacional para luchar contra Daesh, reducir la afluencia de combatientes terroristas extranjeros, fondos y armas a Daesh, mejorar la frontera seguridad y brindar asistencia humanitaria a las poblaciones afectadas.

El régimen parece incapaz de poner fin a las rebeliones a pesar de la ayuda externa y no muestra interés por la diplomacia. Con estos supuestos y la voluntad del gobierno de Assad de cometer brutalidades e ilegalidades, no hay lugar para futuros cambios en la dirección del conflicto.

1 Mumford

Foto: SANA

defensa de rheinmetal