Desmantelemos la Marina

(Para Tiziano Ciocchetti)
22/06/20

Después de la confirmación oficial de la venta de las dos últimas fragatas FREMM (El objetivo de Schergat e Bianchi) a Egipto (cuando en cambio estaban destinados a unirse a la flota italiana), en los círculos de Defensa la pregunta es cuáles son las intenciones de la mayoría parlamentaria actual con respecto al papel que la Marina tendrá que asumir, tanto a nivel nacional que en futuros escenarios internacionales.

La situación actual de nuestra Armada, tanto con respecto a las unidades en línea como a las tripulaciones embarcadas, ciertamente no es optimista.

Con respecto al buque de combate, la Armada tiene la urgente necesidad de retirar definitivamente la clase. Mistral (foto de apertura). Hasta la fecha, de las ocho unidades que entraron en servicio entre 1983 y 1985, solo cuatro fragatas permanecen operativas (Grecale, libeccio, Esperanza e Zeffiro), con todos los problemas críticos de los barcos con casi cuarenta años de servicio (además, se han superado conceptualmente durante años, ya que su tarea principal era actuar como una unidad de escolta para el barco aliado).

Además, existe una solicitud, realizada desde hace algunos años, para reemplazar a los destructores de dos clases. Durand de la Penne (Durand de la Penne y Mimbelli) Aunque relativamente "jóvenes" (entraron en servicio en 1993), sufren de un diseño obsoleto y equipo a bordo. Las intenciones de la Marina, al menos hasta el año pasado, eran reemplazar a los dos combatientes con la mayor cantidad de DDG pero con un desplazamiento de alrededor de 10.000 toneladas.

Los dos destructores de clase Doria (Andrea Doria - fotos - e Caio Duilio), en general, no demostraron ser una elección feliz (la instalación inadecuada de la pieza 127/64 LW en la proa era completamente inexplicable), también teniendo en cuenta el enorme costo final (alrededor de 1,5 millones de euros). Estas dos unidades se utilizan a menudo en tareas de patrullaje cerca de áreas de crisis, como el Golfo de Sirte, sin embargo, a menudo están libres de misiles antibuque (TESEO Mk2 Bloque iv) y con un suministro de misiles mitades de aire superficial (ASTER-15/30).

El componente de vuelo de la Marina se ve obligado a sufrir los "ataques" de la Fuerza Aérea, más decidido que nunca a someterse paraguas Todo lo que vuela. De hecho, la decisión de asignar 15 STOVL F-35B al Arma Azul, con el consiguiente debilitamiento de las capacidades aéreas de la Marina, sigue siendo absurda, todo respaldado por la complicidad culpable de los Ministros de Defensa de turno.

Las 8 fragatas de clase Bergamini (el FREMM se fue) y la nueva clase Thaon di Revel (16 unidades planificadas, 7 de las cuales ya han sido aprobadas y 3 para ser financiadas) ciertamente no serán suficientes para apoyar el papel estratégico que nuestro país debería asumir en el contexto internacional.

Parece que las fuerzas políticas han elegido conscientemente reducir la Marina a una especie de Guardia Costera, debilitándola en sus capacidades de combate. Por el contrario, los otros Marines de las naciones que bordean el Mar Mediterráneo se están fortaleciendo, teniendo claramente su papel geopolítico.

Recordamos a los lectores que Maritime Power es un concepto estratégico de base amplia que también abarca las capacidades industriales, políticas y de resistencia de una nación (la flota es solo una parte del todo). Capacidades que Turquía ha estado desplegando durante años, lamentablemente, en detrimento de los intereses italianos en el Mediterráneo.

Foto: Armada