¿Soldados o policías?

(Para Tiziano Ciocchetti)
10/11/22

Quienes viven en las grandes ciudades italianas ya están acostumbrados a ver guarniciones fijas de soldados armados frente a "puntos sensibles", o para quienes viven en la capital, frente a los "palacios del poder".

La operación "Safe Roads", inaugurada en 2008, es actualmente la misión numéricamente más importante del ejército italiano.

La operación fue establecida con el decreto ley n.92 de 23 de mayo de 2008 y posteriormente convertida en ley el 24 de julio siguiente.

Luego se prorrogó hasta el 30 de junio de 2015 (con un aumento en el número de efectivos del Ejército empleados de 3.000 a 4.500 soldados y de 600 a Exposición 2015), posteriormente, hasta el 31 de diciembre del mismo año, para luego prorrogarse por los años siguientes.

En definitiva, 14 años después de su creación, "Carreteras Seguras" aún no parece haber llegado a su fin.

Sin embargo, el uso del Ejército para apoyar a la policía (con todas sus perplejidades) ciertamente no es una novedad para el estado italiano sino que tiene sus raíces en el siglo XIX, es decir, desde los primeros años de la unificación nacional. Entre 1861 y 1865, el Ejército Real involucró a unos 120.000 hombres en las operaciones de contraguerrilla dirigida a la erradicación del fenómeno de la bandidaje. A esto último se sumaba también el crimen organizado (mafia y camorra) frente al cual los demás poderes del Estado se mostraban (ya entonces, ndd) impotentes, ineficaces y, muchas veces, intrigante.

La acción de los soldados se manifestó principalmente en la permanencia de escuadras en las pequeñas aldeas del campo, con el fin de tranquilizar a la gran clase de terratenientes, blanco frecuente de los ataques de los bandoleros. También es cierto que en la época de las operaciones contra el bandolerismo, los soldados aún realizaban largas patrullas por las zonas rurales y montañosas, sometidos al constante peligro de las emboscadas de los bandidos.

Cabe destacar que el bandolerismo del sur de Italia fue un fenómeno político-social muy complejo y, en parte, preexistente a la unificación del Reino de Italia. Por lo tanto ciertamente no pudo ser combatido y aniquilado con el solo uso de la fuerza militar, tanto es así que muchas de las causas que lo generaron sobreviven y aún hoy se manifiestan con el crimen organizado.

Terminada la emergencia del sur, entre finales del siglo XIX y 800, las convulsiones sociales y especialmente el descontento en las ciudades y el campo del norte, provocado por la miseria y la mala educación de las clases trabajadoras, desembocaron en violentas manifestaciones contra los Poder central.

El 8 de mayo de 1898, con motivo de los graves disturbios en Milán provocados por la fuerte subida del precio del trigo, el general Bava Beccaris ordenó a los soldados disparar contra los alborotadores (incluso con un cañón), matando a 80 personas.

¿Por qué el Ejército fue llamado a tal puesto?

Por un lado, el estado liberal de fines del siglo XIX fue incapaz de resolver los graves y atávicos problemas sociales y económicos del país; por otro lado, debido al déficit presupuestario crónico, no había posibilidad de destinar (como ahora) un número suficiente de fuerzas policiales para controlar el territorio. En consecuencia, ante la proliferación de conflictos sociales y la agudización de las tensiones internas, el recurso al Ejército de forma cada vez más masiva se convirtió en una solución obligada, un hábito más que una excepción.

La primera víctima de esta política fue el propio Ejército. que se convirtió en una especie de fuerza a medio servicio, barata y buena para todos los trabajos, con oficiales y suboficiales mal pagados y maltratados, así como departamentos movidos de un lado a otro, desmembrados y arrebatados a sus comandantes.

El general de Chaurand de Saint Eustache escribió al respecto en 1929: “El uso generalizado de distraer numerosas y fuertes unidades de tropa de sus atribuciones normales a cada susurro de hojas, para ponerlas a disposición de las autoridades políticas y de seguridad pública, inducidas a hacer fuertes pedidos de hombres, para cubrir en todo evento su propia responsabilidad , contribuyó a alimentar el malestar del Ejército. Estos departamentos debían permanecer ociosos en los cuarteles, o en otras estancias, generalmente confinadas y mohosas, donde el soldado a menudo carecía de la oportunidad de sentarse, fomentando el descontento y las recriminaciones. Disciplina sufrida como consecuencia, pérdida de tiempo surgida a expensas de las instrucciones militares, constatando que este servicio, dependiente de criterios políticos cambiantes, dejaba las responsabilidades no bien definidas..."

Estas declaraciones se reflejan no poco en el uso actual de los militares para el control del orden público. El desempeño de las funciones propias de los agentes de seguridad pública es perjudicial para la eficiencia y cohesión de los departamentos, pues implica la ruptura de vínculos orgánicos y la disolución de compañías y pelotones y, además, perjudica significativamente la realización del proceso normal de formación.

El uso de reclutas con el propósito de mantener el orden público, causó un enorme daño a las clases llamadas a las armas desde 1900 hasta 1914, ya que estaban mal entrenados, hubo prueba de ello durante la Guerra de Libia y en la Primera Guerra Mundial.. Entonces como ahora, una de las razones por las que el Ejército aceptó tal trabajo fue la necesidad de labrarse un papel dentro de la sociedad, es decir, parecer indispensable para el mantenimiento del orden establecido. Hoy en día, solo Francia ha utilizado soldados en las calles de manera igualmente masiva, sin embargo teniendo una situación social muy diferente a la italiana.

Retrocediendo más de un siglo, en la Alemania "militarista" de Guillermo II, donde los movimientos socialistas eran muy fuertes, el Estado Mayor alemán tuvo cuidado de no usar el ejército para necesidades internas, con el fin de garantizar su eficiencia operativa.

La utilización del Ejército para emergencias internas, que no son tales como las que duran siglo y medio, demuestra claramente la incapacidad del Estado para enfrentar los problemas.

Los soldados han obedecido la política en el pasado y aún continúan haciéndolo, ¡porque es su deber! Sin embargo no se puede callar que su principal uso es el de defensa exterior, mientras que para otros usos, como la operación “Strade Sicure”, paga precios muy altos en términos de capacitación y eficiencia general.

Es indudable que los períodos de uso intensivo de las fuerzas armadas para necesidades internas coinciden con las crisis morales y sociales de la nación, con menor confianza en las instituciones así como menor eficiencia material y moral de las Fuerzas Armadas.

La opinión pública debería preguntarse por qué los numerosos cuerpos policiales que se supone que controlan el territorio nacional todavía necesitan del soldado para hacer, en paz, el trabajo más ingrato para proteger la seguridad de los ciudadanos: un trabajo que nunca ha sido el suyo.

Foto: Ejército italiano / web

defensa de rheinmetal