Carta a Online Defense: "Italia en la OTAN y en la Unión Europea"

30/11/22

Los debates sobre política exterior y la política militar estrechamente relacionada son raros en la prensa nacional. Las críticas son escasas, tal vez eclipsadas por los apremiantes problemas de carácter económico. Sin embargo, compartiendo estas críticas, tanto para reivindicar una postura personal como para motivar las conclusiones de mi intervención, considero oportuna una premisa: el escritor es un raro y ya extinto ejemplo de practicante de virtud de la desobediencia predicado por De Gaulle. De hecho, durante mi vida militar critiqué reiteradamente la labor de los líderes político-militares, hasta el punto de impugnar abiertamente el contenido de una agenda de un jefe del SME en torno a la Guerra del Golfo ("El casco de Escipión y la Tormenta del Desierto" - " Il Mattino” del 20/20/5). Esa crítica concluyó con una sentencia severa: “Dicho esto, mi orgullo de ser parte del ejército italiano comienza a sufrir después de 31 años de uniforme, golpes muy duros, y si tuviera que decir que me sacudo ante la idea de poder llegar a ser general en este ejército ya completo. de coroneles y generales, estaría mintiendo”.

La firma fue un coronel en la víspera de su evaluación. Tres años más tarde, el general Nicolò Manca criticó duramente ("Con el bicornio bajo el casco", publicado el 21 de enero de 1994 por "Il Giornale) la política de bienestar de nuestras misiones en el extranjero.

Hace un cuarto de siglo, en junio de 97, di mi palabra por última vez a través de las páginas de algunos periódicos, cuando recurrí a la prensa para que la razón por la que un excomandante de la brigada "Sassari" no terminara en silencio dimitió del ejército en protesta contra una clase política que, tras la conocida polémica sobre la misión en Somalia, instaba a la disolución del "Folgore". También vale la pena recordar, como recordatorio sobre Francia (¡las referencias a Francia son una vez más de gran relevancia!), también la conclusión de esa intervención: “...y para resumir en una palabra mi juicio sobre los que por vocación condenan a priori a los "Folgore" y a las Fuerzas Armadas, sólo puedo referirme a Francia y a lo que dijo el general Cambronne en Waterloo el 16 de junio de 1815: ¡Mierda! ”

Después de esa ocasión guardé silencio, y no rompí mi silencio ni siquiera en marzo de 2013, cuando devolví los honores de commendatore y caballero siempre en protesta. "contra la conducta carente de coraje y orgullo seguida por el gobierno italiano en el caso de los infantes de marina Salvatore Girone y Massimiliano Latorre".

Sin embargo, hoy siento una vez más la necesidad de definir completamente inaceptable la actitud sumisa y sumisa de nuestra clase política hacia los "amigos" o aliados, ya sean estados individuales u organizaciones internacionales. No es fácil de digerir el aplanamiento de nuestros gobernantes sobre una OTAN cuya misión prioritaria ha pasado a ser la defensa de los intereses económicos de Estados Unidos, objetivo que poco tiene que ver con el original que se propuso defender a Occidente de los tanques. soviéticos Tomar partido sin reservas junto a Biden genera cierta perplejidad, teniendo en cuenta además que el objeto de la disputa es la Ucrania de Zelenski, un pintoresco actor conocido por sus actuaciones goliárdicas, que posteriormente se volvió a proponer disfrazado de luchador jenízaro. tanto contra Putin como contra los propios compatriotas prorrusos que vitorean a Moscú. Igual de perpleja es la intención del actual gobierno de destinar ayuda militar a la Ucrania de Zelenski también en 2023; en la práctica, tendremos que echar mano de nuestra desastrosa economía para enviar armamento, en clave funcional a los intereses industriales de Estados Unidos, a una nación que no forma parte ni de la OTAN ni de la UE.

Dentro de la UE también parece objetivamente indigerible que este organismo, coludido y enredado en intereses financieros internacionales, imponga dictados políticos y económicos a una Italia que, no hay que olvidar, estaba entre los 4 primeros antes de la llegada del euro y la UE. /7 potencias económicas del planeta. Para completar el trabajo, entró en escena la habitual arrogancia de otro país amigo, Francia, que, a través del ministro Laurence Boone, declaró que quería mantener bajo observación al gobierno italiano durante "¡Cuida los derechos y libertades... de los italianos!". La presuntuosa intromisión francesa al entrometerse en las decisiones políticas de los demás tampoco parece apreciar, o al menos tener debidamente en cuenta, la discreción italiana de no cuestionar a los franceses por su aversión al bidé.

Finalmente, el adjetivo "vomitivo", también de origen francés, atribuido a la política de una Italia que se ha declarado ya no dispuesta a ser el término de las ONG europeas dedicadas al tráfico clandestino de inmigrantes. Una pregunta surge espontáneamente: ¿quién sabe si algún día Macron (recientemente investigado por corrupción) se declarará dispuesto a ofrecer refugio al terrorista (recién nombrado) Putin, tal como hizo Francia con los terroristas de las Brigadas Rojas?

Ampliando el horizonte de la UE, resulta grotesco que incluso Alemania y Noruega afirmen que Italia es siempre el destino final del tráfico de inmigrantes gestionado por ONG embarcados en barcos con bandera francesa, alemana y noruega.

Finalmente, es imposible aceptar que nuestros líderes institucionales guiñen ambiguamente y se pongan abiertamente del lado de estos países "amigos", citando entre otras razones que los cinco millones de ciudadanos no comunitarios presentes en Italia pueden considerarse, en conjunto, una especie de compensación. de los cinco millones de italianos que emigraron al extranjero. En otras palabras: un juego redondo para ser honrado como... ¡terminó en empate! .

En un entorno militar limitado a nuestro ejército, es difícil aceptar la etiqueta De doble uso (o personal de mantenimiento o medidas provisionales lo que quieras) pegado a la fuerza armada, ahora proyectado permanentemente en tareas de protección civil: emergencia sanitaria, vigilancia vial ("caminos seguros") e incluso la emergencia de residuos, hasta el punto de tocar el problema de los baches en Roma-Capital y otros mano de obra barata ocasional. Compromisos, incluido el de asistente de policía y asistente de guardia de prisiones, que a la larga resultan frustrantes para un soldado.

Si es sacrosanto que en caso de catástrofes naturales, como la que azotó a Ischia, las fuerzas armadas intervengan para echar una mano a los bomberos y protección civil, también es necesario que estas funciones sean competencia de los órganos competentes. lo antes posible. En cuanto a la De doble uso sin embargo, parece que esta fórmula también puede exportarse más allá de las fronteras nacionales, al menos a juzgar por la apuesta en marcha en Qatar, país sede del Mundial de Fútbol, ​​donde se emplean soldados de nuestras fuerzas armadas en la… ¡versión desarmada! ¿Hacer que?

Es difícil imaginar qué tareas fueron encomendadas a nuestros soldados (desarmados) por el liderazgo político (comandante supremo de las fuerzas armadas, jefe de gobierno y ministro de defensa). Es de esperar que en esta circunstancia no se pidiera el consejo, como experto en el mundo del fútbol, ​​del excanciller y actual aspirante a comisario de la UE para el Golfo Pérsico. Lo cierto es que el deber de los militares es en todo caso el de cumplir, en ambos lados de las fronteras nacionales, las órdenes dadas por la cumbre política; pero es igualmente cierto que sin su arma un soldado se convierte en un digno operador de protección civil. Pero ya no es un soldado.

Dicho esto, habiendo tenido el privilegio de ser el primer sardo en comandar la brigada SassariMe siento con derecho a hacer la pregunta: "¿Con qué ánimo pueden los soldados de Sassari empleados en Qatar entonar su himno, ese 'Dimonios' nacido durante el período de mando del escritor, gracias a la inspiración (y mi "ánimo") de un capitán de brigada: Luciano Sechi ?” Traduzco los dos primeros versos de ese himno: “Agacha la cabeza y si estás sentado, levántate... pasa la brigada Sassari”.

Sic stantibus rebus, hoy no me arrepiento de mi gesto de hace 25 años, pero también confieso que no me siento orgulloso de esta Italia complaciente y sumisa, ni extraño a este ejército sindicalizado y De doble uso. Amarga observación para quien, un estudiante de diecisiete años de una Escuela Militar Nunziatella comandado por franco magnani, allá por 1960 cosía las estrellas del ejército italiano.

Pero era otro ejército... de otra Italia.

gen. d. (risas) Nicolò Manca

defensa de rheinmetal