Italia apoya a Cirenaica: otro cambio de imagen

(Para Filippo Del Monte)
21/07/20

"Depende de las fuerzas armadas egipcias intervenir para proteger la seguridad nacional libia y egipcia si ven una amenaza inminente para la seguridad de los dos países". y todavia "Los peligros que plantea la ocupación turca representan una amenaza directa para nuestro país y los países vecinos, en particular para Egipto". Estos son algunos extractos de la nota de prensa publicada hace unos días por el Parlamento de Tobruk, la asamblea legislativa libia elegida en 2014 que nunca aprobó el gobierno de Sarraj en Trípoli y que representa el "brazo político" del mariscal de Libia Khalifa Haftar.

Una solicitud completa de ayuda del Parlamento de Cirenaica se dirigió a El Cairo cuando las milicias de Tripoline, con el apoyo de mercenarios sirios y "asesores militares" turcos, están a pocos kilómetros de Sirte.

El presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, aceptó la solicitud de Tobruk y ayer mismo el Parlamento de El Cairo autorizó el despliegue de tropas en Libia si se consideraba que la seguridad nacional estaba amenazada; traducido, Egipto no tolerará la ocupación de Sirte y el consiguiente avance en la "media luna petrolera" por el turco Trípoli. A estas alturas, el gobierno egipcio ya no oculta el hecho de que su verdadero enemigo es Turquía, considerada una potencia ocupante y, sobre todo, capaz de socavar los múltiples intereses políticos, estratégicos y económicos de El Cairo (y del bloque del Emiratos Sunitas-Qatar) en Libia.

Se están librando escaramuzas políticas entre Ankara y El Cairo, pero los actores directamente en el campo son conscientes del hecho de que en su piel se está jugando el delicado juego de la reorganización territorial libia: en Tobruk apoyan la vieja propuesta egipcia de cesar -el incendio que esencialmente prevé la división (y división) de Libia en dos estados y que salvaguardaría Cirenaica, considerada por El Cairo como un área de su interés exclusivo. Una propuesta nunca considerada por Trípoli y Ankara, que no ha tenido éxito ni siquiera en el contexto internacional precisamente porque está agobiada por el veto de la contraparte en el conflicto libio, pero que ahora es vista como la única línea de vida por el Presidente del Parlamento Cirenaico Agula Saleh Issa Dadas las fuertes derrotas sufridas por Haftar en las últimas semanas.

La semana pasada, Saleh voló a Roma para reunirse con el Primer Ministro Conte, el Ministro de Relaciones Exteriores Di Maio y los presidentes de la Cámara y el Senado Fico y Casellati. En esencia, el político libio le pidió a Italia que apoyara el alto el fuego egipcio y la reanudación del diálogo, subrayando también que en Cirenaica, a pesar del bloqueo petrolero impuesto nuevamente por las autoridades de Tobruk a pesar del acuerdo promovido por el CON, el Los intereses italianos, sobre todos los de ENI, no son cuestionados.

La visita de Saleh a la capital italiana es parte de un proceso político que ve a Roma cada vez más en curso con Trípoli (del cual ella también había sido la principal patrocinadora incluso cuando no era conveniente serlo y todo presagiaba una victoria fácil para Haftar) y cada vez más cerca. a las demandas de Francia que, mientras tanto, consciente del hecho de que el apoyo directo al mariscal podría ser perjudicial, está dirigiendo el eje de su "política libia" hacia Agula Saleh.

Una elección peligrosa, así como una confirmación del "doble juego" del que Trípoli acusa a Italia y que Turquía alimenta sin que Roma lo golpee. Incapaces de mantener su posición en un momento histórico del conflicto libio, los italianos prefirieron moverse con los perdedores cometiendo un error que costará caro en un área de interés primario.

Si los Tripolini atacaban, como pretenden hacerlo, Sirte en los próximos días y los egipcios cumplían sus promesas al intervenir militarmente en Libia, todos los problemas no resueltos de la estrategia de bancarrota italiana llegarían a un punto crítico. La defenestración de quienes, entre los técnicos, administraron el expediente libio en Roma y la renuncia de los responsables políticos sería sacrosanta; al menos por una cuestión de dignidad nacional.

Foto: Noticias Al Marsad