Estamos mucho más allá de la fruta: estamos en el baile

(Para Nicolò manca)
08/08/20

Aunque tienes la sensación de que con el pasar de los días se levanta el viento de la censura, para usar una jerga marina, desde viento fuerte hasta tempestad moderada, gracias a la web la opinión pública acaba llegando a saber qué potencia, en un sentido amplio, le gustaría que no supiéramos o que se nos conociera en una versión endulzada y mínima en forma y sustancia.

Un ejemplo reciente es la bofetada que dio a Italia Libia (¿o Turquía?) Cuando 40 soldados de nuestro ejército, que desembarcaron en Misurata con un C130 para hacerse cargo de la mayor cantidad de compañeros, se vieron obligados a hacer media vuelta, volver al avión y volver a Italia porque ... ¡porque no tenían los sellos de sus pasaportes! (v.articolo)

También en Libia, en Trípoli, los hombres de la misión Miasit operan desarmados, incluida la escolta del comandante, porque eso es lo que quieren los anfitriones que se benefician de nuestro apoyo.. En la práctica, el soldado italiano se equipara con un colaborador, un auxiliar, un voluntario, una especie de misionero en definitiva.

¿Reacciones desde arriba? Si ha habido, no se ha sentido ningún eco. También podríamos reemplazar a nuestros soldados con asistentes del Vaticano o del Ministerio de Relaciones Exteriores, siempre que estén dispuestos a rechazar los roles al estilo de “Silvia Romano”.

También gracias a la web, las imágenes de una unidad armada de la Armada que, a las órdenes de una comandante-mujer con pañuelo y sable ... ¿tal vez desfilaba en desfile llegaron ante los ojos asombrados del ciudadano incrédulo? ¡Por supuesto no! ¿Asistes al izamiento de la bandera? ¡Ninguno! Toca muy bien en un baile de ballet cursi, compuesto de pequeños pasos hacia adelante, pequeños pasos hacia atrás y hacia los lados, varios balanceos y todo tipo de movimientos elegantes (v.video).

Recordando los famosos bailes de la ministra Trenta retransmitidos con motivo de una peregrinación militar a Lourdes, el ciudadano de cierta edad se ve obligado inevitablemente a sentenciar: "En los bailes es la Trenta la que traza el surco, pero es su escuela la que la defiende".

El torpedo partió puntualmente del personal naval para dar la bienvenida a los responsables del ballet incondicional que sin duda será una advertencia para quienes en el futuro quieran darse el gusto de actuaciones similares.

En realidad, otro video llamó recientemente la atención de la gente de Facebook, mostrando un grupo de lagunas armadas que, en presencia de su comandante y la pancarta del departamento, realizaban una actuación de salón de baile desorganizada.

Pensando en ello, no debería sorprendernos este tipo de actuaciones; si de hecho algún personaje ha sido catapultado de un teclado disk-jockey a un puesto ministerial, ¿por qué no aceptar que un experto en dance hall acaba en uniforme? El límite para ambos es el de no deslizarse del goliardico al cialtronesco, que es pintoresco para un ministro pero inaceptable para quien lleva un arma o empuña un sable.

El tiempo justo para sentirse tranquilizado por el torpedo providencial que arrancó el SMM de que el ciudadano medio vuelve a caer en la depresión cuando facebook le ofrece el video de un representante sindical en los Carabinieri que, masticando "frutos secos" con la boca entreabierta y sin darse por vencido. un elegante frotamiento de la nariz con el dedo índice de su mano derecha, lanza públicamente duras críticas al mando general del Arma porque aún no ha emitido el "decreto de notificación" de su ascenso a teniente coronel.

Moraleja: el oficial en protesta andará con las filas de teniente coronel en el hombro izquierdo y mayor en el derecho. Es inevitable tomar nota de cómo incluso en el lado sindical, Trenta ha dejado una huella indeleble tanto en las tres fuerzas armadas (29 sindicatos ya en funcionamiento) como en el Arma.

Es comprensible que en este punto el ciudadano medio, sobre todo si tiene antecedentes en uniforme, tenga un colapso emocional y haga uso de una fórmula, reprensible pero humanamente comprensible, como una vieja nación:

“Pero, ¿dónde vive y qué diablos ... o hace la jerarquía de este oficial? ¿Y por qué no hay una oleada de orgullo a nivel político por manejar con dureza el comportamiento indecible de Libia? "

Los soldados, carabineros y marineros que respetan el uniforme y creen en su misión esperan fuertes señales desde arriba que marquen un punto de inflexión en la política de defensa (traducido: poner fin a la desgracia de las fuerzas armadas en ambos lados del más allá de nuestras fronteras). De no ser así, dudan que la situación se esté saliendo de control, cuando en cambio se trata de comportamientos por valoración política incorrecta o falta de control.

Es cierto que hasta que nuestra clase política no plantee la cuestión de la credibilidad militar de las fuerzas armadas, sus deseos de paz y colaboración serán acogidos por cualquier interlocutor con una sonrisa de lástima, y ​​en esa sonrisa se desvanecerá, como en Libia, la nuestros intereses nacionales.

Evidentemente, un grito de dolor por parte de las fuerzas armadas no sería bienvenido por el poder político porque, en el mejor de los casos, lo considerarían una sugerencia pero un obstáculo para su infatigable y cotidiano "trabajo por el bien de Italia y de los italianos" su diario “compromiso democrático y antifascista”, cuyo significado oculto ha estado eludiendo al soldado durante décadas.

Sabiendo que no pasará nada, salvo unos esporádicos torpedos de reparación, el ciudadano con pasado militar sólo tiene el orgullo de haber formado parte de las fuerzas armadas con las que hoy le cuesta identificarse; un orgullo empañado por la amargura de leer los reflejos de viejos y nuevos compañeros de armas:

“Me alegro de no tener que usar más uniforme. Me habría sentido muy avergonzado. ¡Quizás hayamos servido a otra institución! Muchos piensan de la misma manera ".

“He sido parte de Arma durante treinta años y, como tú, asistí a la Nunziatella. ¡Déjame solo con mi ira y mi dolor! "

"Como marinero, no sé si estar más avergonzado de esos miserables ballets o haber sido educado para colaborar en lugar de oponerme a esta invasión de inmigrantes ilegales, ya sean astutos, delincuentes o simples importadores de Covid 19".

Foto: web / Facebook / ministerio de defensa