Irak y Siria: se están librando dos guerras diferentes contra ISIS

(Para Giampiero Venturi)
10/06/16

El asedio de la fortaleza de Fallujah del ISIS ha atraído la atención de los periódicos y la televisión sobre Iraq. Hora tras hora actualización de las noticias sobre los acontecimientos militares en toda la provincia de Anbar, en este momento la ofensiva de las Fuerzas Armadas iraquíes, ya en las afueras de la ciudad se ralentiza para el uso de escudos humanos por parte de la milicia del Califato.

La espera del destino de los civiles y el resultado final de la batalla permiten que la lucha contra el Estado islámico se vea envuelta en un solo manto de angustia y temor.

Aparentemente, la guerra que se libró en Siria e Irak es una. Al menos de esa manera tiende a simplificar el corriente principal los medios, tratando de distinguir lo bueno de lo malo de una manera maniquea. En realidad, los dos grandes escenarios pertenecen a cuadrantes geopolíticos opuestos.

Lo primero es lo primero.

Las dificultades militares de ISIS en los últimos meses en Siria están ahora en el dominio público. Igualmente conocida es la ofensiva a gran escala de las fuerzas del gobierno iraquí para erradicar el terrorismo.

Lo que es bueno distinguir es quién pelea qué.

En Siria, la guerra real contra el Estado Islámico es realizada por las Fuerzas Armadas Sirias y sus aliados: principalmente rusos, hezboláMilicianos chiitas iraquíes y milicianos chiítas entrenados por Irán. Los kurdos desempeñan un papel importante en el frente norte en sus declinaciones YPG e SDF. Su peso ha crecido significativamente en los últimos meses con la ayuda directa de los Estados Unidos, desbloqueada después de años de tirones y resortes.

Contra el terrorismo institucionalizado por el Califato, la coalición de países virtuosos encabezada por Washington también luchó en papel, pero no se observaron rastros reales en Siria durante tres años. De esta coalición también forma parte oficialmente de países como Arabia Saudita, en cuya estrecha relación con el radicalismo sunnita Wahabita no hay mucho que agregar.

Sin embargo, los desarrollos militares en el marco sirio han cambiado las tarjetas hasta el punto en que Estados Unidos se ve obligado a intervenir de manera visible: CVN Eisenhower Hará una parada en Nápoles en los próximos días antes de llegar al Mediterráneo oriental y comenzar a operar. De esta manera, la participación en la derrota del temido Estado islámico será descarada e indiscutible.

Sin embargo, es importante subrayar que Occidente, en el mapa enemigo de ISIS, en Siria, también es un enemigo de Damasco, que es el gobierno sirio reconocido oficial e internacionalmente. 

En Irak, la situación es prácticamente la contraria. Las fuerzas que luchan contra el Califato son apoyadas por Occidente, de las cuales se dirigen la emanación. Las Fuerzas Armadas Iraquíes, a diferencia de las sirias, han sido constituidas, entrenadas y armadas por los Estados Unidos de los cuales son una especie de dependencia. Solo una foto para aclarar tus ideas.

En Irak, así como en Siria, junto con las fuerzas regulares luchan contra las milicias chiítas, animadas por el odio atávico contra la dominación sunita (y minoritaria) en el país. Faluya ya era un bastión sunita en el momento de la invasión estadounidense del 2003, tanto para resistir con un año de guerra de guerrillas urbanas y para merecer bombas de fósforo y plutonio en la famosa masacre del 2004. No es una coincidencia que el número de ejecuciones sumarias de milicias chiítas contra civiles sunitas que huyen de la ciudad acusados ​​de colaborar con los terroristas de ISIS esté comenzando a multiplicarse.

A diferencia de Siria, que ha sido alimentado desde el exterior una guerra de agresión contra un Estado soberano revendido como Primavera árabe, Irak está sufriendo una guerra civil, un legado de la guerra 2003 básicamente nunca se terminó.

La revuelta contra Assad comenzó en el 2011 e ISIS asumió el control solo en el 2014 con milicias principalmente de origen extranjero. 

Irak, por otro lado, es la cuna original del Califato que creció a la sombra del choque entre chiítas y sunitas, endémico en el país. Faluya, feudo sunita, está a 120 km de Kerbala y a menos de 200 de Najaf, santuarios chiítas. La fricción es muy fuerte.

Básicamente, hoy en Irak, por un lado, hay transfronterizas. de instituciones militares iraquíes disueltas (fuerzas armadas, fiesta Baath y la policía) y las milicias de la "internacional sunita" que apoya al Estado Islámico; por el otro, las nuevas instituciones apoyadas por los Estados Unidos, que están flanqueadas por los chiítas por meros intereses de poder.

La differenza principale è tutta qui: mentre l’Occidente (gli USA) non ha nessun interesse affinché Damasco prevalga sullo Stato Islamico, in Iraq la vittoria del governo di Baghdad legittimerebbe in parte la scellerata avventura del 2003 e l’eliminazione di Saddam. Se l’ISIS perdesse in Siria, per gli Stati Uniti e gli occidentali che li hanno seguiti sarebbe una mezza sconfitta. Se viceversa l’ISIS fosse sconfitto in Iraq, per Washington e alleati sarebbe una quasi vittoria.

Desde aquí entendemos la oscuridad mediática que rodea las victorias de Damasco en Siria y el énfasis en la ofensiva iraquí en Faluya.

Irak y Siria, son el escenario de dos guerras diferentes pero igualmente absurdas, resultado del mismo fracaso. 

(foto: القوات المسلحة العراقي)