Taiwán: "Nunca habrá una guerra con Pekín"

(Para Giampiero Venturi)
24/05/16

La atención está de vuelta en el estrecho entre Formosa, como lo llamaron los portugueses, y la China continental. Regresó por unos días, más allá del límite de guardia que para la "China rebelde" siempre es alto en 60 años.

El 20 May 2016 ha instalado en Taipei el nuevo presidente Tsai Ing-wen y ha dejado un rastro de clamor en los medios de comunicación de todo el mundo.

El gran énfasis se debe esencialmente a tres razones. Una demagógica: Tsai Ing-wen es una mujer, la primera en Taiwán en convertirse en jefa de estado y en cuanto a cada debut femenino, la alfombra roja de los lugares comunes se desenrolla rápidamente. En este sentido, es bueno prepararse para el escenario para la coronación de Clinton en la Casa Blanca en enero 2017 ...

En segundo lugar, el nuevo presidente es un exponente del Partido Demócrata Progresista que con la victoria en las elecciones presidenciales del 2016, por primera vez en la historia de la isla, deja de lado el Kuomintang. Este segundo punto es un punto de inflexión no tanto en las relaciones entre Taipei y Beijing, sino entre Taiwán y Occidente, que siempre ha tenido una relación controvertida con el nacionalismo taiwanés, particularmente en los últimos años de 20, cuando el proceso de reformas en la isla Comenzó a cambiar la imagen del país.

Mientras el legado de Chiang Kai-shek sirviera para contener el peligroso rojo chino, todo era caldo. Desde que China se ha convertido en un socio privilegiado de Europa y los Estados Unidos, las cartas sobre la mesa han cambiado en nombre del interés mutuo y la hipocresía: cerramos los ojos sobre los derechos humanos y el autoritarismo político chino; El levantamiento nacionalista e independentista de Taipei comenzó a ser incómodo. En realidad, durante un tiempo se sienten incómodos en el mismo Taipei, donde la ceremonia de la inauguración del nuevo presidente ya no está bajo la imagen de Chiang Kai-shek, sino bajo la atenta mirada de Sun Yat-sen, otro padre de la patria, pero desde las posiciones más suaves y resilientes en un Occidente drogado "políticamente correcto".

La tercera razón por la que el presidente Tsai hizo la noticia es su posición oficialmente independiente. No es casual que los periódicos continentales hayan evitado las noticias del asentamiento, manteniendo fe en las dos posiciones históricas de China: Taiwan no es más que una provincia rebelde; Cualquiera que aparezca públicamente como un independentista y no reconozca la legitimidad formal de la reunificación bajo la bandera de Beijing, no puede ser un interlocutor.

En su discurso inaugural, Tsai no mencionó la singularidad del estado chino, creando un muy mal humor en Beijing. El nuevo presidente incluso ha sido parte del grupo de expertos políticos que trabajaron en la idea de "uno China-dos Estados", lo que llevó a la declaración de independencia de Beijing. 

Sin embargo, detrás del humo de la cubierta, hay muy poco y la independencia de los Tsai representa una posición más formal. Más parecido a un maestro de literatura que a un feroz campeón del separatismo taiwanés, el nuevo n.1 parece seguir los pasos de su "padre político" Lee Teng-hui, ex presidente de Taiwán, un partidario de una vida de independencia pero bien Lejos de hacer algo para declararlo.

En otras palabras, nada se hace en Taipei. Tanto el nuevo presidente (la forma de gobierno se está acercando a la república presidencial de tipo occidental) como la república popular reafirman su posición histórica, que está ladrando tanto que nadie muerde: Taiwan continúa haciendo alarde de su autonomía sin proclamarla; Beijing amenaza las invasiones cada seis meses y aumenta los ejercicios militares en el estrecho, sabiendo muy bien que la guerra nunca estará allí.

Para entender la situación, simplemente eche un vistazo a las relaciones diplomáticas de Taipei, de facto en vigor con casi todos, pero oficialmente solo con el Vaticano y una serie de estados geopolíticamente insignificantes. Entre los primeros en cerrar la embajada en Taipei bajo el lema de "No ofendemos a Pekín" estuvo la progresiva Sudáfrica de Mandela ...

Sin embargo, Taiwán está de vuelta en términos de actualidad y continúa desempeñando un papel estratégico fundamental en el Lejano Oriente. Si a las tres guerras amarillas De los EE. UU. (Japón, Corea y Vietnam) seguirá un cuarto con China en el siglo XXI, aún es temprano para decirlo. Sin embargo, Taiwán sigue siendo uno de los tres puntos de detección de temperatura en las relaciones entre Estados Unidos y China, junto con la península de Corea y el Mar de China Meridional. La isla representa el punto medio entre las fricciones alrededor de las islas Paracel frente a las costas de Vietnam y el punto del Pacífico del VII.a Flota estadounidense, oficialmente en bancarrota contra Pyongyang, en realidad centinela en el expansionismo chino.

Il futuro dei rapporto fra Taipei e Pechino è più regolato dalla finanza che dai muscoli. Gli investimenti cinesi a Taiwan sono aumentati del 38% tra il 2015 e il 2016 e le esercitazioni militari di gennaio del 101° Battaglione di Ricognizione (gli uomini rana famosi come draghi di mare) sull’isola di Kinmen in funzione anti-cinese lasciano il tempo che trovano.

Da non dimenticare che taiwanesi e cinesi continentali sono entrambi prevalentemente di etnia Han, cioè la stessa gente divisa da uno stretto e dalla politica (finora). Possiamo dire quindi un popolo, una nazione e mezzo? Probablemente si  

Considerando la crisi economica di Taiwan e l’inizio di un decremento di crescita per Pechino, è fin troppo evidente che l’escalation degli attriti che durano da decenni e la guerra che ne potrebbe conseguire sono scenari che non convengono a nessuno e che in realtà nessuno vuole.

El choque entre China y los Estados Unidos pasará por el estrecho, pero con toda probabilidad no tocará ningún lado de China.

(foto: 中華民國國軍)