Entrevista con Maria Luisa Maniscalco: Delirios Culturales. Siete, fundamentalismos religiosos, prácticas sacrificiales, genocidio

(Para Maria Grazia Labellarte)
28/03/17

La intensa actividad de investigación sobre conflictos, sobre procesos de paz, sobre las relaciones entre cultura, religión, política y sociedad de María Luisa Maniscalco, ex profesora de Sociología de la Universidad de Roma Tre y coordinadora del Máster en Peacekeeping & Security Studiesmás recientemente, los problemas relacionados con el enraizamiento de las poblaciones musulmanas en los territorios europeos a los que ha dedicado dos volúmenes (Islam europeo Sociología de una reunión, 2012 e Voies et voix de l'islam européen, 2014) y numerosos ensayos.

Attraverso questa intervista la professoressa ci racconta il nuovo volume, curato assieme all’antropologa Elisa Pelizzari, dal titolo Delicias culturales. Siete, fundamentalismos religiosos, prácticas sacrificiales, genocidios.

El libro contiene ensayos de especialistas en diferentes campos (antropología, el derecho internacional, psiquiatría transcultural, sociología) unidos por el deseo de reflexionar sobre los fenómenos sociales, como el terrorismo, las prácticas de sacrificio, el fundamentalismo religioso, así como los genocidios que han caracterizado historia del pasado reciente.

En la comparación interdisciplinaria que anima el volumen, la noción de "delirio cultural" se presenta como una clave transversal con valencia amplia que trasciende la esfera puramente clínica.

Profesor Maniscalco, cómo nace la idea del volumen Delicias culturales. Siete, fundamentalismos religiosos, prácticas sacrificiales, genocidios, publicado por la editorial Harmattan, Italia?

La idea de un volumen colectivo en torno a la violencia y sus vínculos con la cultura nacida dentro de una discusión multidisciplinario patrocinado por Goffredo Bartocci, un psiquiatra y psicoanalista, con una considerable experiencia de la psiquiatría transcultural y Elisa Pellizzari, con un antropólogo una experiencia de investigación sustancial en África y un profesor de "antropología de la violencia". Sin hacer caso omiso de las bases biológicas de la agresión y instintivos, habíamos acordado que la violencia se manifiesta en la vida colectiva como un producto histórico de la cultura que modela la personalidad y comportamiento a través de la educación, la socialización, el adoctrinamiento y la lista de ellos en una dinámica colectiva de pertenencia. De ahí el interés por iniciar un camino de reflexión sobre las dimensiones culturales radicales, totalitarias e inclinadas a la violencia.

¿Qué es un "Delirio Cultural"?

En términos especializados de Bartocci y Zupin el ensayo delirio culturales se define como una estructura cultural que, interiorizado nivel psíquico, que realiza la función de una especie de diapasones que se pueden tomar para pre-establecido representaciones tintes. En términos no clínicos del concepto cruza transversalmente todo el volumen y se utiliza como una idea relativa a una exaltación que se manifiesta a un ritmo fenomenal, en un exceso de certeza y con una incapacidad para ejercer ningún tipo de reflexividad sobre sus acciones. Aparecen perfiles de universos culturales cerrados, agresivamente celosos de su identidad y temerosos de la contaminación. Otros son considerados no humanos, pueden generar repugnancia, disgusto; matan a ellos puede ser el deber de limpiar el mundo (como en el caso del genocidio), para reafirmar una norma religiosa (como en el caso de los crímenes culturales), para lograr un ideal religioso política (como en la yihad revolucionaria), o para obtener un beneficio (por ejemplo, en el caso de prácticas de sacrificio).

Su ensayo dentro del volumen, titulado "La canción de las Sirenas. Las narrativas yihadistas, las dinámicas sectarias y los procesos de radicalización "son, en mi opinión, una reflexión edificante sobre la violencia política radical o la del terrorismo yihadista sunita. ¿Cuáles son las dinámicas socioculturales que apoyarían la radicalización del yihadismo? de cosecha propia, ¿hay un yihadista "típico"?

En los procesos de radicalización jihadista violenta y sus causas, la literatura tiene muchas interpretaciones; en general, algunos se centran en los problemas psicológicos (experiencias traumáticas, trastornos psiquiátricos, el estrés continuo ...) y factores emocionales (angustia personal o socio-culturales, crisis de identidad, las presiones sociales de adaptación, la percepción de que los musulmanes son objeto de persecución), otros sobre factores socioeconómicos (discriminación en el mercado laboral, desigualdades económicas, discriminación ...), otros sobre factores socioambientales (red de parentesco, amistad, vecindad) y sobre experiencias biográficas (familias rotas, prisión, experiencia limítrofe ...) . Finalmente, hay referencias a factores político-ideológicos desde el legado del colonialismo hasta la política internacional y nacional.

En mi ensayo me conceptualicé radicalización como un proceso incremental, un principio sobre todo psicológica, que toma la forma de un cambio de mentalidad como resultado de nuevas convicciones que a su vez se traduce en un cambio de las prácticas diarias. Se procede a una ruptura de las relaciones y los lazos familiares, amistades, sociales y conduce a la asunción de una nueva identidad (con frecuencia marcado con el cambio de nombre) con las declaraciones y comportamientos que hacen grabar el eclipse de la moral ordinaria.

Luego desarrollé un modelo multidimensional que tuvo en cuenta diferentes factores y dimensiones que podríamos resumir: un nivel micro (características psicológicas, historias personales y dinámicas diarias), un nivel meso (tipo de familia y red social, características de las comunidades de la vida y circunstancias desencadenantes) y un nivel macro (ideologías y elementos simbólico-culturales, situación geopolítica internacional).

Finalmente, me centré en los aspectos doctrinales y las narrativas a medida que surgen de la propaganda jihadista con el propósito de proselitismo; esto ofrece un sistema de significados de referencia para dar forma a las percepciones, apoyar transformaciones de identidad, forjar comportamientos e incitar a la violencia. El aspecto de la propaganda islamista militante debe considerarse fundamental tanto en su contenido (como por ejemplo: la idea de que los musulmanes son perseguidos, atribuyendo la crisis de los musulmanes a su abandono del verdadero mensaje divino, la presentación de los yihadistas como los únicos defensores de los sunitas, el mito de la llegada del Apocalipsis ...) tanto en la forma en que se transmite (líderes carismáticos, partidarios de la lengua materna europea ...) y finalmente en los medios (redes sociales, medios ...). A largo plazo, la confrontación ideológica es quizás más relevante que los meros aspectos de la seguridad.

Para su otra pregunta, debo responder que no existe un jihadista "típico", ya que la radicalización es el resultado de caminos personales muy diferenciados y de diferentes categorías sociales; algunas variables son más frecuentes, como el sexo masculino (pero ciertamente hay casos de mujeres que han completado ataques incluso sacrificando sus vidas), jóvenes, pero también en este caso con excepciones como lo demuestra el último ataque Londres (22, marzo, 2017) perpetrado por Adrian Russell Elms (también conocido como Khalid Massood) de cincuenta y dos años y que se quedó en prisión por delitos menores. Incluso esta última variable no siempre es verificable y no presenta un carácter predictivo.

¿Cuáles podrían ser las herramientas socioculturales útiles para combatir la propagación continua de la violencia que rastrea la vida colectiva?

Desafortunadamente, la violencia marca severamente nuestra vida colectiva y ciertamente no es exclusiva del extremismo yihadista. Pero volvamos a la última, que se dedica al ensayo que escribí para el libro "Delirios Cultural", creo que el nivel socio-culturales hay que trabajar mucho con las comunidades musulmanas, evitar la formación de enclaves, sociedades paralelas, no-go zonas en las que se inducen todos los musulmanes se ajustan a un Islam radical porque estas realidades, muy presente en países como Gran Bretaña, Francia, Bélgica, el aumento de las diferencias, fragmentan el tejido social, lo que resulta en el sentimiento musulmanes de extrañamiento del resto de la sociedad. Estos últimos tienen el derecho / deber de sentirse ciudadanos plenos y de vivir su cultura como un factor enriquecedor y no como un punto de contraste.

Pero para que eso ocurra, sin temor a acusaciones islamofobia y sin debilidad, es necesario tener una idea clara de las reglas que queremos ser respetados en nuestro país, evitando ejercicios intelectuales y preguntas estériles sobre nuestra incapacidad para estar en consonancia con los derechos y las libertades que también profesan pero eso nos negaríamos a otros a seguir prohibiendo todos los extremos también dictados de su cultura, empujando el acelerador en una ética de las convicciones en una huida hacia adelante a suspender cualquier asunción de responsabilidad con respecto a las consecuencias y las generaciones futuras.

Quizás todavía no hemos reflexionado lo suficiente sobre cómo avanzar para mantener una vida pacífica y mutuamente respetuosa sin socavar nuestro sistema de valores y garantías.