Reportaje Afganistán: Embajador Cantone: "Pacificar Afganistán es un interés de todos ..."

(Para Giusy Federici)
06/10/18

"Llevo dos años y medio en Kabul. Un período que me permitió profundizar más en el conocimiento de este fascinante y complejo país. Desafortunadamente, la situación de seguridad actual no permite que se ejecute libremente y esto es un límite, pero las oportunidades para profundizar los diversos problemas no faltan y una permanencia que no es demasiado limitada en el tiempo es ciertamente positiva".

SE Roberto Cantone es nuestro embajador en Afganistán. Nos reunimos con él en la Embajada de Italia en Kabul, ubicada dentro de la Zona Verde, y aprovechamos la oportunidad para entender cuáles son las relaciones de Italia con Afganistán y con otros países, tanto los vecinos como aquellos con quienes compartimos la misión. Apoyo Resuelto de la OTAN.

Embajador Cantone, ¿cómo son las relaciones de Italia con Afganistán?

Las relaciones son excelentes. Italia ha sido uno de los primeros países en establecer relaciones diplomáticas con Afganistán desde principios de los años veinte. Relaciones que durante los diferentes periodos históricos han asumido diferentes valores y dimensiones. A partir del 2001, gracias a nuestra presencia militar dentro de la misión de la OTAN, dirigida a apoyar la democratización del país y combatir el terrorismo, los lazos se han intensificado aún más. La importante acción llevada a cabo por la cooperación de desarrollo italiana que considera a Afganistán como un país prioritario también ha contribuido a esto.

¿Trabajas también coordinando con otras embajadas?

Ciertamente. Sobre todo con los de la UE y países occidentales. El aspecto multilateral aquí es muy importante. Esto se aplica en particular a la gestión de los fondos internacionales utilizados para apoyar a las fuerzas armadas y la policía afgana. Estos son fondos que se pagan con respecto al ejército en el Fondo Fiduciario del Ejército Nacional Afgano, que es operado por una instalación dentro de la OTAN, y con respecto a la policía en el Fondo Fiduciario de Ley y Orden que se usa esencialmente para el pago De los sueldos a la aplicación de la ley. Estos fondos se administran con la contraparte afgana y bajo la supervisión de todos los países contribuyentes. La relación que existe entre nosotros y otras representaciones diplomáticas occidentales es, por lo tanto, muy cercana.

¿Es la misma relación también en el contexto de la transmisión de información? El argumento de la inteligencia siempre es delicado, pero es importante ...

Este tipo de información es esencial en un contexto de guerra como el de Afganistán. Nos permiten tomar todas las medidas necesarias para garantizar la protección del personal y las estructuras italianas en el país. Aquí también la colaboración con la OTAN y las otras embajadas occidentales es muy estrecha.

Herat, donde se encuentra la mayor parte de la misión militar italiana, es la más pacífica de las áreas afganas. ¿También tienes una respuesta como embajada?

Sí, Herat es la parte de Afganistán donde Italia está más presente, tanto con el componente militar como con el de la cooperación para el desarrollo. Sin duda, Herat sigue siendo una de las áreas menos críticas de Afganistán. Esto también depende del excelente trabajo que Italia ha realizado en sus diversos componentes, civil y militar, durante algún tiempo en esa área. Con respecto al componente militar que opera dentro del alcance de la misión de Apoyo Resoluto, se trata de "entrenar" y "asesorar" actividades a favor del ejército afgano. Mientras que, en lo que respecta a la cooperación para el desarrollo, Herat sigue siendo, junto con la provincia de Bamiyan, el área en la que hemos concentrado el mayor número de iniciativas. Proyectos destinados, para el 80%, a la construcción de infraestructuras y para el 20% restante, para apoyar a otros sectores, desde la agricultura hasta la educación y la salud.

¿Cuáles son las infraestructuras que estamos construyendo italianos en Afganistán?

Para citar algunos proyectos, en agosto 2016 inauguramos una carretera que conecta Kabul con Bamiyan. Una arteria que permite hoy hacer este viaje en aproximadamente dos horas y media, mientras que antes tardaba un día entero. En Herat estamos trabajando en varias iniciativas, incluida la expansión del aeropuerto, la construcción de la última sección del ferrocarril que conectará Herat con Irán, una carretera de circunvalación que conectará la estación de ferrocarril con el aeropuerto donde se planea un centro comercial. la construcción de aproximadamente 200km de carretera entre Herat y Chest-i-Sharif. También seguimos otros proyectos: en Bamiyan, siempre con respecto a la infraestructura, se planea construir un desvío que permita el tránsito intenso de la zona arqueológica donde se encontraban los famosos Budas destruidos por los talibanes, para cuya restauración Está discutiendo con japoneses y alemanes. Parece importante revivir este precioso sitio arqueológico que es patrimonio de la UNESCO.

Se dice que Bamiyan y uno piensan en los talibanes que, en su mayor parte, parecen estar orientados a reingresar a la legalidad, como lo demuestra el alto el fuego al final de Ramadán. ¿La embajada italiana también se mueve en esta dirección, junto con la misión RS?

La comunidad internacional en su conjunto tiene todo el interés de que Afganistán encuentre su estabilidad. Las recientes propuestas para un alto el fuego del presidente Ashraf Ghani han recibido nuestro pleno apoyo. Hubo el primero, coincidiendo con el final de Ramadán a principios de junio, que fue aceptado por los talibanes. Fue una señal importante porque fue el primer alto el fuego, aunque temporal, después de 17 años de conflicto. Una segunda propuesta similar, en cambio, ha tenido menos éxito. Algunos creen que la razón se debe al hecho de que durante el primer alto el fuego hubo una gran fraternización entre la población, las fuerzas de seguridad afganas y muchos militantes talibanes. Repitiendo esta experiencia, en opinión de los líderes talibanes, podría haber significado una pérdida de control sobre una gran base de sus militantes. Esta prolongada situación de conflicto se está cansando un poco.

¿Y para futuras elecciones?

Se han establecido dos fechas, el próximo 20 de octubre está programado para las elecciones legislativas, mientras que el 20 de abril del próximo año deberían tener lugar las elecciones presidenciales. Es importante que ambos sean creíbles y transparentes. Sin embargo, hay algunas dificultades objetivas que deben tenerse en cuenta, ya que no todas las áreas del país están bajo control gubernamental e, inevitablemente, en algunos lugares las elecciones difícilmente pueden tener lugar. También hay algunos problemas críticos. La Comisión Electoral Independiente, un organismo responsable de su organización, ha acumulado algunos retrasos y su trabajo es criticado por algunos partidos de oposición. Que las elecciones se lleven a cabo sigue siendo un factor importante para la democratización del país en el que todos hemos invertido fuertemente.

Estamos ayudando a pacificar Afganistán y los resultados están ahí. Y estamos construyendo muchas infraestructuras. ¿También tenemos empresarios italianos que invierten localmente?

Por el momento la situación de seguridad no lo permite. Algunas empresas italianas están realizando estudios de viabilidad para algunos proyectos de infraestructura, pero son realidades muy limitadas, ya que la presencia de empresas occidentales es muy limitada. Hay compañías iraníes, turcas, indias, chinas, pero las condiciones de seguridad no sugieren por el momento la presencia de compañías italianas o que trabajen en el terreno.

China, por otro lado, se está moviendo y expandiendo mucho en Afganistán ...

China es particularmente activa en varios frentes, especialmente en los económicos y comerciales, también debido a su proximidad geográfica. Y también tiene un interés geoestratégico en Afganistán. Al igual que otros países de la región, le preocupa la presencia de grupos vinculados a Daesh que operan en la parte noreste del país, particularmente en la provincia de Badakshan. China, como la mayoría de los países, tiene interés en ver lo antes posible un Afganistán estable donde exista un consenso nacional entre el gobierno y los talibanes y una derrota y marginación del componente islámico más radical.

Sin embargo, China está construyendo muchas infraestructuras, los turcos hacen lo mismo. ¿No nos arriesgamos, mañana, a que lo que hemos hecho nosotros mismos como italianos y occidentales se vea afectado de alguna manera?

En realidad estos son proyectos complementarios. Para el gobierno actual, y en particular para el presidente Ghani, un campo de batalla es precisamente la conectividad regional, lo que implica la existencia de toda una serie de infraestructuras. Hoy estamos trabajando en la construcción de un gasoducto que une Turkmenistán con la India a través de Afganistán y Pakistán, para la modernización de las líneas eléctricas, para la construcción de la línea ferroviaria de cinco naciones que debería unir a China e Irán. Los proyectos financiados por Italia están perfectamente integrados en este plan de desarrollo regional. Las infraestructuras sirven al país, a su crecimiento económico, en última instancia al pueblo afgano, y es también por eso que los talibanes ni siquiera se oponen.

Embajador Cantone, para concluir: ¿cómo describiría a Afganistán?

La situación sigue siendo compleja, lamentablemente vemos todos los días, desde el número de ataques, los enfrentamientos armados. Desde el 2001, la presencia internacional ha permitido al país aprovechar un enorme apoyo, también financiero. Hoy es el momento de darle un buen uso, tanto a través de la lucha efectiva contra la corrupción, como gracias a un proceso de reformas del aparato burocrático. Pero, sobre todo, iniciar una negociación de paz que sea lo más inclusiva posible con la insurgencia. Naturalmente, las ambiciones y esperanzas de todos nosotros son las que pueden suceder lo antes posible. Recientemente, hemos sido testigos de numerosas iniciativas en este sentido, así como del gobierno afgano, también de los Estados Unidos, los países de la región, los del Golfo. También fue importante el papel desempeñado por el componente religioso, el Ulema, con conferencias celebradas en Indonesia y Arabia Saudita, precisamente para tratar de crear un clima positivo que permita el inicio del proceso de paz. Finalmente, debemos considerar que Afganistán sigue siendo un país estratégico para todos. Es por los Estados Unidos, por Rusia, que teme una deriva del terrorismo de Estado islámico en países vecinos como Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán. Además, Afganistán es un país importante para Irán, para Pakistán, para China. Históricamente, siempre ha sido una encrucijada. Los griegos, los persas, Alejandro Magno, Gengis Khan, Tamerlán, ingleses, rusos, dejaron una huella en su paso. La actualidad geoestratégica de este país ciertamente permanece.

A finales del siglo pasado y principios del actual, Afganistán experimentó momentos especialmente difíciles: después de la invasión soviética, la guerra civil y el período talibán. En estos últimos años 20, Occidente ha intervenido para ayudar al pueblo afgano a reconstruir su país y recuperar la paz y la estabilidad. La paz es el gran deseo de los afganos, especialmente de las nuevas generaciones. Y nosotros, como Italia, estamos aquí para continuar apoyando, junto con nuestros socios, este objetivo prioritario.

(foto del autor)